viernes, 5 de junio de 2015

El Parque de los Pinos (Plasencia)


"Ut Placeat Deo et hominibus". Plasencia




A Plasencia se la considera la capital del norte de Extremadura. Es conocida como la Perla del Norte o la Perla del Valle. A orillas del río Jerte, en la provincia extremeña de Cáceres, Plasencia cuenta con un casco histórico fruto de su estratégico enclave en la Ruta de la Plata. Esta localidad fue habitada por romanos y árabes hasta que en el siglo XII Alfonso VII la reconquistó y la repobló.


Arcos de San Antón


 A partir del siglo XV la nobleza de la región se traslada a esta ciudad, determinando su fisonomía actual. Palacios, casas nobles e importantes construcciones religiosas componen un singular barrio monumental.




El acueducto de Plasencia es uno de los monumentos más representativos de la ciudad, Está situado en la parte norte de la ciudad, cerca del antiguo cuartel militar, hoy universidad. Esta conducción de agua no es de origen romano, sino medieval, se mandó construir en el siglo XVI por Juan de Flandes, como sustituta de otra del siglo XII y que pasaba por el actual barrio de La Data.
 



Parque de los Pinos







Plegaria del árbol

Tú que pasas y levantas,
contra mí tu brazo, 
que inconsciente me zarandeas,
antes de hacerme daño,
mirame bien.



Yo soy el armazón de tu cuna, 
la madera de tu barca,
la tabla de tu mesa,
la puerta de tu casa,
la viga que sostiene tu techo,
la cama en que descansas.


Pavos Reales acicalándose
 

Yo soy el mango de tu herramienta,
el bastón de tu vejez,
el mástil de tus ilusiones y esperanzas.

Yo soy el fruto que te nutre
y calma tu sed.




La sombra bienhechora que te cobija,
contra los ardores del sol,
el refugio bondadoso de los pájaros,
que alegran con su canto las horas,
y que limpian tus campos de insectos.



Yo soy la hermosura del paisaje,
 el encanto de tu huerta,
la señal de la montaña,
el lindero del camino.



Yo soy el calor de tu hogar,
en las noches largas y frías del invierno;
el perfume que embalsama a todas horas,
el aire que respiramos,
el oxigeno que vivifica tu sangre,
la salud de tu cuerpo,
y la alegría de tu alma;
y hasta el fin,
yo soy el ataud
que te acompaña al seno de la tierra.



Por todo eso, 
tú que me miras,
tú que me plantaste por tu mano,
tú que me diste el ser y,
puedes llamarme hijo...
óyeme bien,
mirame bien...
¡Y no me hagas daño! 
                                  R. Tagore







El Parque de los Pinos consta de 53.900 metros cuadrados, y fue declarado Núcleo Zoológico por la Junta de Extremadura a petición del Ayuntamiento de Plasencia en 1991.



La orografía del parque le confiere una fisonomía única, el punto más alto del parque se encuentra a 415 m. de altitud y su parte más baja se encuentra a 380 m. de altura sobre el nivel del mar.
Esta diferencia de altitud le confiere una fisonomía característica, acompañada de un dosel arbóreo compuesto principalmente por especies autóctonas donde abundan los fresnos, los pinos, las encinas y unos pocos alcornoques, además de otras muchas especies de árboles y arbustos.


Homenaje al tamborilero extremeño

Pavo Real blanco

El pavo real es originario del sur de Asia.
 





Este precioso ejemplar de pavo real albino, nos ha maravillado luciendo en todo su esplendor su magnifico plumaje. Muy presumido él, ha girado 380º,  cual modelo de pasarela, erguido y desafiante sabiéndose admirado.  




Ejemplar de pavo real azul


Este recinto cuenta con una importante variedad de aves, pudiendo observar el visitante patos, gansos, cigüeñas, garzas, grullas, flamenco, etc, en sus charcas y estanques.





La Ley 31/ 2004 del 27 de octubre, que regula la conservación de especies silvestres en núcleos zoológicos, es muy explicita con estos parques y zoos, y pretende que estos lugares no sirvan como meros escaparates donde se exhiban animales y plantas, sino que en ellos se desarrollen actividades encaminadas a la Educación Ambiental, la investigación y los planes de conservación de las especies silvestres como es la cría en cautividad.














Aviario 




Finalizamos el paseo por este pequeño paraíso, lleno de belleza y frescor, en un comienzo de junio muy caluroso. Y regresamos a nuestra ciudad después de un día tan relajante.



 El paisaje cambia totalmente, los verdes de la ida se tornan amarillos, pajizos y sin árboles, estamos en Castilla la Mancha, toda esta esta comunidad no es así, lo se pero, si esta zona por la que regresamos a Madrid.



 Y aquí estamos, dos urbanitas de regreso al asfalto de nuestro Madrid, que nos recibe como corresponde en un domingo por la tarde, con caravana.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario