lunes, 30 de diciembre de 2013

Soy leyenda, 2012 Will Smith




El último hombre en la Tierra no está solo



Will Smith interpreta ese único superviviente, una historia épica que fusiona acción y la impactante visión de un Manhattan desolado. Robert Neville (Will Smith) es el último hombre vivo del planeta, pero no está solo. Los demás seres humanos se han convertido en vampiros y todos ansían beber su sangre. Durante el día vive en estado de alerta, como un cazador, y busca a los muertos vivientes mientras duermen...

Basada en la novela del escritor estadounidense Richard Matheson (1926 - 2013) escrita en 1954.

Una primera versión de la novela "The last man on Earth" (El último hombre sobre la Tierra) de 1964 y protagonizada por Vincent Price.

Una segunda versión "El hombre Omega" de 1971 fue protagonizada por Chalton Heston.



Año : 2012
País: Estados Unidos
Director: Francis Lawrence

Música: James Newton Howard
Fotografía: Andrew Lesnie
Productora: Warner Bros

Género: Ciencia Ficción   
Protagonizada:  Will Smith, Alice Braga,
Enma Thompson, Salli Richardson,

Willow Smith. 


 






Will Smith







 

sábado, 28 de diciembre de 2013

Epitafio. Dieciocho cantares de la patria amarga. Yannis Ritsos (1909 - 1990)



Epitafio

"A los heroicos trabajadores de Salónica"

(Salónica. Mayo de 1936. Una madre, en mitad de la calle, llora a su hijo asesinado. A su alrededor y sobre ella, zumban y se rompen oleadas de manifestantes -obreros del tabaco en huelga-. Ella continúa su treno):



2. Charla con una flor


-Flor que sales escondida
de la grieta de la roca
¿de dónde son tus colores?
¿Y el tallo en el que te posas?

-Del interior de la piedra
mamé sangre gota a gota.
Tejí un pañuelo rosado
y trenzo el sol que me dora.



 3. Emboscada


Así, al acecho, furtivas,
fueron creciendo las noches
y la canción arraigó,
árbol sin fin, como un roble.

Entre alambradas los unos,
los otros en el innoble
destierro sacan un "ay"
de hoja de chopo salobre.





12. Niñas flacas


Niñas flacas, niñas pobres 
recogen sal en la orilla
y, amargas, en vez del mar,
ven una pena infinita.

Una blanca vela alegre
las saluda desde arriba
y como no la han mirado
se vuelve negra y marchita.



"Creo en la poesía, en el amor, en la muerte, por eso exactamente creo en la inmortalidad. Escribo un verso, escribo el mundo. Existo; existe el mundo. De la yema de mi dedo meñique fluye un río. El cielo es siete veces azul. Esta claridad es al mismo tiempo la primera verdad, mi última voluntad." 
                                                    Versos del poeta inscritos sobre su lápida.


18. No llores por la Romiosyne

No llores por la romiosyne, ahí donde la ves a punto de doblegarse
con el puñal en el vientre, con la soga al cuello,

mírala, de nuevo se levanta, llena de furia y vigor
y atraviesa a la bestia con el arpón del sol.





Autor: Yannis Ritsos
Título: Epitafio. Dieciocho cantares de la patria amarga

Edición original en griego con la caligrafía del autor
Traducción, prólogo y notas: Juan José Tejero

Versión en romances y cantares castellanos: Manuel García
Cuidado del texto y la edición: Manuel García y Juan José Tejero
Diseño, maquetación y cubiertas: María Jesús Casermeiro Castro

Colección: Romiosyne
Director de la colección: Juan José Tejero

Asesores literarios: A. Martínez y M. García
Editorial: Point de Lunettes
Nº Páginas: 166 



Yannis Ritsos es uno de los más grandes poetas griegos y uno de los más prolíficos. Su biografía abarca más de cien títulos entre los que también se incluyen obras de teatro y novelas. La riqueza de sus imágenes, su alcance universal y una exquisita sensibilidad para la lírica han encumbrado su poesía a lo más alto de la literatura del siglo XX, a la vez que su carismática personalidad y su integridad moral, que le mantuvo siempre al lado de los mas débiles en los momentos más difíciles de la historia reciente de su país (la dictadura militar, la invasión nazi, la guerra civil, la dictadura de los coroneles), hicieron de él uno de los personajes más queridos de su tiempo.



Epitafio y Dieciocho cantares de la patria amarga son dos de sus obras más emblemáticas, entre las que también destacan Sonata del claro de luna, Testimonios, Romiosyne o La señora de las viñas.
Epitafio, basado en un acontecimiento real, es un treno desconsolado de veinte estrofas en el que una madre llora a su hijo muerto en medio de la calle.
Dieciocho cantares de la patria amarga son dieciocho poemas breves de contenido político y popular en donde Ritsos anima al pueblo griego a liberarse de sus opresores. Ambas obras comparten la intensidad con la que fueron escritas.


Tumba de Yannis Ritsos en Monemvasiá


Dimitri Papagueorguiu


Una joya de la literatura universal, un libro de cabecera.





lunes, 23 de diciembre de 2013

El camino. Miguel Delibes (1920-2010)



Daniel el Mochuelo intuye a los once años que su camino está en la aldea, junto a sus amigos, sus gentes y sus pájaros. Pero su padre quiere que vaya a la ciudad a estudiar el Bachillerato.
A lo largo de la noche que precede a la partida, Daniel, insomne, con un nudo en la garganta, evocará sus correrías con sus amigos -Roque el Moñigo y Germán el Tiñoso- a través de los campos, descubriendo el cielo y la tierra, y revivirá las andanzas de la gente sencilla de la aldea.



La simpatía humana con esta mirada infantil nos introduce en el pueblo, haciéndonos conocer toda una impresionante galería de tipos y la fuerza con que a través de rasgos frecuentemente caricaturizados se nos presentan siempre netos y vivos es uno de los grandes aciertos de esta novela.

Feliz evocación de un tiempo cuyo encanto y fascinación advertimos cuando ya se nos ha escapado entre los dedos. El camino es, por su amalgama de nitidez realista, humor sutil, nostalgia contenida e irisación poética no sólo una de las mejores novelas de Miguel Delibes, sino también,una de las obras maestras de la narrativa contemporánea.



(...) Y se retiro de la ventana violentamente, porque sabía que iba a llorar y no quería que la Ucauca le viese. Y cuando empezó a vestirse le invadió una sensación muy vívida y clara de que tomaba un camino distinto del que el Señor le había marcado. Y lloró por fin.



Miguel Delibes nació en Valladolid en 1920. Se dio a conocer como novelista con La sombra del ciprés es alargada, Premio Nadal 1947. Su extensa obra literaria le ha valido numerosos galardones, entre ellos el Nacional de Literatura (1955), el Premio Nacional de las Letras (1991) y el Premio Cervantes (1993). En 1973 fue elegido miembro de la Real Academia, ocupando el sillón "e". Falleció en 2010.


Miguel Delibes









Lo que la verdad esconde, 2000



País: Estados Unidos          Año: 2000
Director: Robert Zemeckis

Guión: Clark Gregg, Sarah Kernochar
Música: Alan Silvestri

Fotografía: Don Burgess
Productora: Dreamwork Pictures/ 20 th Century Fox

Género: terror psicológico
Protagonistas: Harrison Ford, Michelle Pfeiffer



Hace un año que el doctor Norman Spencer (Harrison Ford) traicionó a su mujer (Michelle Pfeiffer). Pero al no conocer Claire la verdad y haber concluido el affair amoroso, la vida y el matrimonio de Norman se antojan perfectos, tan perfectos que cuando Claire le hace saber a Norman que oye voces misteriosas y que ha visto la imagen espectral de una joven mujer en su casa, éste rechaza su creciente terror haciéndole creer que son imaginaciones suyas.



Sin embargo a medida que Claire se va acercando a la verdad, se hace patente que esta aparición no pudo ser rechazada y que ha vuelto ha por el doctor Spencer y...a por su guapa mujer.
 
Harrison Ford y Michelle Pfeiffer protagonizan juntos, por primera vez, este fasciunante thriller lleno de suspense.






No me imaginaba al buenecito  de Harrison Ford tan malo, egoísta y perverso. Pero hay esta Michelle y no le dejará salirse con la suya.




lunes, 16 de diciembre de 2013

El amante. Marguerite Duras (1914 - 1996)



Marguerite Duras:
 
La mujer y la escritura
No recuerdo exactamente que año fue. Era primavera -de eso sí estoy seguro-, el sol de parís lucía, como siempre tímido, atravesando a duras penas la frescura de un aire suave y claro, y el bulevar de Saint Germain des Pres, al lado de la iglesia del mismo nombre, justo en el cruce con la calle Bonaparte, seguía siendo una isla en el corazón del viejo París inmutable. El tráfico, las tiendas, los turistas...



Nada que hacer. Hay lugares que no cambian jamás, por los que apenas pasan los años, espacios inmóviles a lo largo del tiempo. los dos cafés de la zona, el Deux Magots y el Flore parecen haber estado allí desde los tiempos de Pardaillan, cuando todos estos parajes eran terrenos de la abadía de Saint Germain, los prados aledaños al parís primitivo que se apelotonaba detrás, entorno al Sena.

Salíamos de la librería La Hune, y uno de nuestros amigos se sentía desdichado por algún contratiempo amoroso. De repente, se apartó para saludar a una amiga, una especie de viejecita arrugada, enfundada en un viejo gabán, cuyos ojos, sin embargo, relucían vivisimos tras unas gruesas gafas de concha. Al momento, mi amigo comenzó a hablar sin parar, gesticulando como si llorase. "Le está contando sus penas", dijo otro de los acompañantes, "es Marguerite Duras".

El rostro devastado de la escritora nos era ya familiar, y me acerqué lentamente para ver de cazar algo de la conversación. El amante desdeñado desgranaba su corazón dolorido ante la vieja amiga. "Fue un error -decía- no debí haber telefoneado". Suavemente, Marguerite Duras suavizó la tierra labrada de sus arrugas, sus ojos parpadearon y dijo quedamente: "Il n'y a pas d'erreur. Il n'y a que des actes bizarres." Traduzco aproximadamente, como es de necesidad: "No hay errores. Sólo hay actos extraños."

No sé si esta frase pertenece a alguno de los libros de esta escritora secreta -y creo haberlos leídos todos- que de repente ha saltado a sus setenta años a los primeros lugares de esa ambigua celebridad que hoy constituyen a medias la industria cultural y los medios de comunicación de masas.(...)

(...) Marguerite Duras, que todavía no se llamaba así, era una joven licenciada universitaria que trabajaba en tareas editoriales, tras haber cursado estudios de derecho, matemáticas y ciencias políticas. Había nacido en la Indochina francesa, en las cercanías de Saigón, en el seno de una familia de la administración colonial francesa, justo en el año en el que comenzaría la primera  gran guerra del siglo XX pródigo en ellas y en tragedias de toda índole: 1914. Su padre era profesor de matemáticas, pero murió pronto, y sus tres hijos -dos varones, además de la futura escritora- quedaron al cuidado de la madre, que era maestra, pero que intentó también establecerse como colono agrícola.

Marguerite Duras iba a contar después la historia de aquellos años difíciles en varias de sus obras, una de ellas precisamente este El amante que le ha dado un gran triunfo
La joven Marguerite Duras se estableció definitivamente en Francia en 1932, contrajo sucesivamente dos matrimonios -el primero con Robert  Antelme, autor de un libro importante y solitario, La especie humana, en 1939, y tres años después con Dyonis Mascolo, autor del El comunismo, del que tuvo un hijo-, militó intensamente en el partido comunista francés, del que se separaría bastantes años después, y combatió también en las filas de la resistencia contra los alemanes.
 
Su carrera de novelista se inició durante la guerra, en 1943, cuando publicó en la editorial Plon su primer libro, Les impudents,. Eran los años del combate político y militar en la clandestinidad, cuando se iniciaba también como periodista y se acercaba al círculo de Les temps modernes, la revista de Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir. De la mano de este grupo, la obra de Marguerite Duras entra en la editorial Gallimard, la más importante de Francia, donde publica ya al año siguiente su segunda novela, una historia de adolescentes en el mundo rural titulada La vida tranquila; a partir de entonces, la escritora publicará en esta casa editorial casi toda su producción, alternándola, en sus últimos años, con Les Éditions de Minuit y con otra empresa filial de Gallimard, Mercure de France.

 "El amante"

La narración delicada y grandiosa, El amante, que resulta ser el final y el resumen de esta larga y rica vida de una artista ejemplar.(...)
¿Y qué cuenta este libro? En un principio, el tema podría ser la primera piedra de escándalo: se trata de los amores entre una niña blanca de quince años de edad y un joven y rico comerciante chino, en el Vietnam -entonces se llamaba Indochina- dominado por el colonialismo francés de finales de los años veinte.


Ya se sabe que la obra de Marguerite Duras surge precisamente en aquellos mismos parajes, donde nació la propia escritora, y este escenario y contexto se transparentaban ya desde años antes en la obra de esta autora. El argumento resuena entonces , como el reflejo de múltiples ecos, como si proviniera de muchas de las obras anteriores de Marguerite Duras. (...)


Tony Leung Kar Fai y Jane March (El amante, 1992)

(...) Sabemos que la obra de la escritora había ido derivando en los años anteriores al alcohol hacia un erotismo cada vez más exacerbado, había ido rompiendo barreras expresivas, ahondando en los oscuros y ambiguos terrenos del deseo, en los dominios terrenales de los cuerpos desvalidos y omnipotentes, como si hubiese encontrado en los abismos de su búsqueda los más oscuros puntos de apoyo, los territorios materiales donde anclar una búsqueda inocente y tremendamente pervertida.



(...) La misma autora lo dice en una de las páginas de este libro. "Nuestro amor podía llevarnos a la cárcel". Pero el lector va teniendo la sensación de que por una parte se le escamoteaba la consabida dosis de erotismo a la que estamos acostumbrados, que esas descripciones encarnizadas no nos conceden el habitual consumo del placer impotente, y de que, por otra, se nos está arrastrando hacia oscuros dominios donde el placer rinde homenaje a la búsqueda del deseo(...) Rafael Conde

                                                                                                      






Autora: Marguerite Duras
Título: L'amant

Traducción: Ana María Moix

Introdución: Rafael Conte
Editorial: Turquets Editores

Nº páginas: 155







domingo, 15 de diciembre de 2013

Desde París con amor, 2010.



Año: 2010
País: Francia

Director: Pierre Morel
Guión: Luc Besson, Adi Hasak

Música: David Buckley
Fotografía: Michael Abramowicz



Productora: Europa Corp / Grive productions

Género: Acción / Thiller

Protagonistas: John Travolta, Jonathan Rhys Meyers



A Charlie Wax (John Travolta), un agente secreto estadounidense, le ha sido encomendada una peligrosa misión en París relacionada con el terrorismo y el tráfico de cocaína.


El conflicto surge cuando tiene que vérselas con James Reece (Rhy Meyers), un empleado de la embajada norteamericana que se muestra contrario a los métodos de Wax.








viernes, 13 de diciembre de 2013

El apartamento, 1960



                               Jack Lemmon
          Shirley MacLaine
  Fred MacMurray


The  Mirisch Company  "El apartamento"
Una producción de Billy Wilder 

Escrita por Billy Wilder y I.A.I.Diamond
Dirigida por Billy Wilder

Música: Adolph Deutsch.
Fotografía: Joseph Lashell (B & W).

                     País: Estados Unidos.                        
Género: Comedia dramática.
Año: 1960.


Protagonizada por: Jack Lemmon, Shirley MacLaine y Fred MacMurray.

Co-Protagonistas: Ray Walston, Jack Kruschen, David Lewis, Joan Shawlee, Naomi Stevens, Hope Holiday y Edie Adams.


5 Oscar: Película, Director, Guión original, Montaje, Dirección artística (10 Nominaciones).

3 Globos de Oro: Incluyendo mejor película, (4 Nominaciones).

Bafta: Mejor película.

Festival de Venecia: Mejor actriz (Shirley MacLaine).

Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor película (ex-aequo), Director y Guión.



C.C. Baxter (Jack Lemmon) es un modesto y ambicioso empleado de una compañía de seguros en Manhattan. Está soltero y vive solo en un discreto apartamento que presta a sus jefes para sus citas amorosas. Con la intención de que estos favores le sirvan para mejorar su posición en la empresa.



La situación cambia cuando se enamora de una ascensorista (Shirley MacLaine) que resulta ser la amante de su jefe (Fred MacMurray).





Jack Lemmon (1925 - 2001).





Fred MacMurray (1908 - 1991)


Fred MacMurray y Marlene Dietrich


Shirley Maclean Beaty (24 de abril de 1934)



Una maravillosa película, una obra de arte del mundo del cine.