sábado, 20 de enero de 2018

Palacio del Infantado. Guadalajara







El Palacio del Infantado es una auténtica joya de la arquitectura civil europea. Construido siguiendo una estética propia del tardogótico, refleja una mezcla de estilos e influencias artísticas.

En 1482, el segundo duque del Infantado don Iñigo López de Mendoza, manda derruir las casas de sus antepasados y construir un Palacio, " para mayor gloria de su linaje". El resultado es este magnífico edificio, residencia durante siglos de la familia de los duques del Infantado.

El palacio vivió grandes momentos de esplendor, cubierto de obras de arte y convertido en una pequeña "corte" en torno a los duques del Infantado. Alojó a reyes de España y albergó varias bodas reales, como las de Felipe II e Isabel de Valois y Felipe V e Isabel de Farnesio.







En el siglo XVI, el quinto duque del Infantado decidió ampliar el palacio para dar cabida a su elevado número de familiares y sirvientes, adaptándolo al nuevo estilo imperante: el Renacimiento. Además, concibió un impresionante jardín, adornado con estatuas, fuentes monumentales y con un estanque artificial con barcas y cisnes.

En el siglo XVII los duques se trasladan con la corte a Madrid quedando el Palacio sólo como vivienda ocasional. En 1878 lo ceden al Estado para que se instale el Colegio de Huérfanos de la Guerra. 

En 1936 el Palacio del Infantado fue bombardeado por la aviación franquista y quedó seriamente dañado, conservándose solamente en pie las fachadas y las galerías del Patio de los Leones y la del jardín, manteniéndose en ruinas hasta 1960, fecha en que comenzaron las obras de rehabilitación, finalizadas en 1972 y que dieron al edificio su imagen actual.
 






A pesar de los siglos y las destrucciones, el Palacio del Infantado sigue conservando su nobleza y no pocos elementos artísticos originales, como la fachada principal, en la que se aprecian detalles góticos como la galería corrida de la parte superior, los arcos y tracerías de los garitones o la decoración de la portada. También la estética mudéjar, tan arraigada en España, se puede apreciar en las cornisas de mocárabes o la trama de puntas de diamante. En el siglo XVI se abrirán las ventanas de la planta baja y varios balcones renacentistas, rematadas por un frontón triangular.

Son también interesantes las otras dos fachadas: la de poniente o galería del estanque, fue trazada por Lorenzo de Trillo en 1496 y ejecutada en 1512 por Cristóbal de Adonza y Martín Gamecho. Viene a ser una personal interpretación de las prototípicas "logias" o galerías italianas.

La fachada del ala este fue construida hacia 1911 por el capitán de ingenieros militares de Guadalajara Senén Maldonado, tras ser derribada la iglesia de Santiago que se adosaba al Palacio por este lado. Se inspiraba en las trazas renacentistas de la fachada principal, aunque fue transformada por la rehabilitación de los años 60.
 






Patio de los Leones, el Patio es el elemento central del Palacio, entorno al que se configuran todos los espacios. Las trazas arquitectónicas y decorativas se deven al arquitecto Juan Guas y al escultor Egas Cueman.

Con una riquísima decoración tardogótica, su nombre viene dado por los relieves de la planta baja: parejas de leones enfrentados sujetando tolvas de molino -el emblema del primer duque del Infantado-, y entre ellos, sobre las columnas, los escudos de Mendoza y de Luna en honor a la familia de la esposa del duque. Sobre los arcos de la planta superior están esculpidas figuras de grifos, animales mitológicos de carácter protector, también enfrentados y encadenados a árboles de la vida. Los corredores de esta misma planta están reforzados con ocho arcos decorados con pajecillos que sostienen los escudos de Mendoza y Luna.

En un rincón de la planta baja se encuentra el único artesonado original conservado in situ, de estilo mudéjar.

Sobre el Patio se pueden apuntar varias curiosidades:

  • Hay 48 figuras de leones y otros tantos grifos. 
  • Los leones son todos diferentes, el escultor les dio rasgos distintivos.
  • Entre la decoración vegetal fueron esculpidas pequeñas figuras de animales, varios caracoles, un camaleón y una rana, que se esconden entre la hojarasca.






Tránsitos es el título de la exposición permanente del Museo de Guadalajara. En esta muestra se han reunido algunas de las piezas más relevantes de las colecciones de Bellas Artes, Arqueología y Etnografía de este Museo, cubriendo un período cronológico que comprende desde el Paleolítico hasta el siglo XX.

En Tránsitos se ha creado un discurso unitario de carácter antropólogico en torno a la idea de la vida, muerte y religiosidad, presente en todas las culturas que se han sucedido en la provincia de Guadalajara.
 



La vida en tránsito, adj. Dicho de una persona: Que no reside en el lugar, sino que está en él de paso.

La vida es el bien más preciado de cada ser humano y a su conservación encamina una gran parte de sus actos, siendo consciente de que su paso por el mundo es breve. 

A lo largo de la Historia ha pasado de la mera recolección ha los productos en su estado natural a  producirlos y transformarlos para garantizarse el sustento.

Y para hacer su existencia más llevadera ha ingeniado técnicas, ha creado instrumentos, ha diseñado momentos de diversión y de gozo y ha intentado prevalecer sobre el resto del grupo mediante la posesión de riqueza y el ejercicio del poder.
 

Trillo. madera, hierro y sílex
  
Luisa Roldán. Primeros pasos de Jesús (1692-1704)

Tránsitos muestra el ansia ancestral del ser humano por no desaparecer, porque su muerte no signifique el fin.

Su título quiere expresar el camino, continuado pero lleno de etapas, trazado por nuestros antepasados y las fases por las que el ser humano como individuo ha de pasar durante su existencia material de camino hacia la vida eterna, idea común en todos los seres humanos pero con distintas formas según las épocas y culturas. 
 

Luisa Roldán. La Virgen niña con san Joaquín y santa Ana. (1654-1704) 

sábado, 13 de enero de 2018

Odd y los Gigantes de Escarcha. Neil Gaiman



Érase un chico que se llamaba Odd, y aunque Odd significa "raro" en inglés, llamarse Odd no tenía nada de raro ni de insólito, por lo menos en aquella época y en aquel lugar. En esos tiempos Odd quería decir "punta de espada" y era un nombre que daba buena suerte.
 Pero es cierto que el chico era raro. O eso pensaban los demás aldeanos. Y buena suerte era precisamente lo que el muchacho no tenía...(pág. 11)


En lo más crudo de un invierno interminable, Odd siente que no tiene suerte: para correr sus propias aventuras, solo dispone de un hacha, único recuerdo de su padre vikingo, y una pierna destrozada.
 Una oscura mañana, Odd se pone la ropa que más le abriga, hurta un lomo de salmón y, con su hacha y su muleta, parte hacia la nieve.



Autor: Neil Gaiman
Título original: Odd and the Frost Giants
Ilustraciones: Chris Riddell
Traducción del inglés: Inés Beláustegui Trías
Edición: 2016
Ediciones SM
Nº de páginas: 123
 


-¡Dioses!-chilló el águila.
-¿Dioses?-dijo Odd.
-Sí. Dioses -respondió el oso-. A eso iba ahora. Yo soy el gran Thor, señor del trueno. El águila es Odín, padre de todas las cosas, el más grande de los dioses. Y este zorro entrometido con orejas de renacuajo es...
-Loki-dijo el zorro con voz zalamera-. Hermano de sangre de los dioses. El más listo, el más agudo,el más brillante de todos los habitantes de Asgard. o eso dicen...

lunes, 8 de enero de 2018

La historia del Town-ho. Herman Melville (1819 - 1891)



El Town-ho,, una nave ballenera de Nantucket, surca el océano Pacífico con la tripulación alarmada por una misteriosa avería que amenaza con hundirlo.  Todo empeora cuando el primer oficial y un valeroso subalterno se enfrentan para defender su honor. Un desesperado motín parece ser, entonces, la única opción para resistir a la furia ciega y temeraria del capitán, quien ignora la cercanía de Moby Dick.
 

Incluida en el capítulo LIV de Moby Dick


 Ahora bien, como ustedes saben muy bien, en este mundo convencional nuestro -acuático o no- no es raro que una persona situada en puesto de mando sobre sus camaradas humanos, cuando descubre que uno de ellos lo supera decisivamente en el natural orgullo de la virilidad, pronto concibe contra ese hombre una antipatía u una aversión invencibles; y si tiene oportunidad, derribará y destrozará esa torre subalterna hasta reducirla a un montoncito de polvo...(Pág. 11)
 


 Autor: Herman Melville
Título original: Moby Dick, The Town-ho's Storry
Traducción: Enrique Pezzoni
Ilustraciones: Luis Scafati

Libros del Zorro Rojo
Biblioteca del faro
Edición 2005
Nº de Páginas: 35
 



domingo, 7 de enero de 2018

Victoria Civera. Every Day. Ni la palabra ni el silencio.



La exposición Every Day. Ni la palabra ni el silencio ha sido concebida por Victoria Civera (Puerto de Sagunto, Valencia, 1955), figura clave del arte español de las últimas décadas, específicamente para el Centro de Arte Alcobendas. La muestra puede considerarse una suerte de retrospectiva sintética para rescatar lo esencial de su práctica y detenerse en trabajos que permiten abordar cuatro décadas de trayectoria desplegada en todas las disciplinas: pintura, escultura, instalación, fotografía, vídeo y dibujo.




 

El recorrido está planteado como una sinuosa travesía entre las obras, durante la cual un conjunto de instalaciones recientes dialogan con piezas emblemáticas de toda su trayectoria.

 

 
"El tiempo es circular en el silencio".
  

"La imaginación no alcanza a más, en sus sueños".




viernes, 5 de enero de 2018

El Zar Saltán y otros Cuentos Populares Rusos. Aleksandr Pushkin (1799 - 1837)





"Las estrellas asomaban en un cielo de cobalto, las olas rompían agitadas y las nubes tormentosas flotaban sobre el azul del firmamento mientras el barril navegaba sobre las aguas encrespadas. Dentro del tonel la reina lloraba como una viuda desconsolada, mientras el bebé crecía y crecía no por días, sino por horas"



Aleksandr Pushkin (Moscú, 1799 - San Petersburgo, 1837) es el padre de la literatura rusa moderna. Su obra influyó decisivamente en Gógol, Dostoievski y Tolstoi y su romanticismo, escribió poesía, teatro, novelas y cuentos. Descendiente de una antigua familia de la aristocracia, imitó en su juventud a los grandes de la literatura europea y fue amigo de Nikolái Gógol, que le influyó decisivamente. Rescató numerosos relatos de la tradición oral de su país, dotándolos de valor literario. Impregnó las notas de compositores como Chaikovki y Músorgski.
 

 



Iván Bilibin (Seppälä, 1876 - San Petersburgo, 1942) es uno de los ilustradores rusos más influyentes del siglo XX. Diseñó el escenario para varios ballets rusos, inspirándose en el folclore eslavo y alcanzó una gran popularidad en su país cuando en 1899 publicó sus innovadoras ilustraciones de los cuentos populares rusos. Después de la Revolución pasó un tiempo en El Cairo y Alejandría, y en 1925 se estableció en París.
 


Autor: Aleksandr Pushkin
Título. El Zar Saltán y otros Cuentos Populares Rusos
Ilustraciones: Iván Bilibin

Traducción: José Fernández Bueno
Edita: Reino de Cordelia
Diseño y maquetación: Jesús Egido

Corrección y pruebas: Pepa Rebollo
Encuadernación: Felipe Méndez
Nº de páginas. 93






¡¡ Feliz Día de Reyes !!