sábado, 10 de diciembre de 2016

Comedias de Aristófanes


Los caballeros

La paz

Las avispas

Pluto



Autor: Aristófanes
Título: Comedias
Traducción: R. Martinez Lafuente

Prometeo Sociedad Editorial
Tomo II
Nº de páginas: 232
Edición 1980 

 


Los caballeros

 De todas las comedias de Aristófanes, esta es la que dió más fama a su autor en vida y la que apasionó con mayor vehemencia al público.
 Los caballeros es una comedia política, dirigida toda ella contra el demagogo Cleón, al que designa con el apodo de Paflagonio. Para los atenienses que podían entender todas las alusiones debió ofrecer un interés muy vivo. Nosotros no podemos apreciar Los caballeros del mismo modo, pues por grande que sea la erudición del lector moderno, es imposible comprender muchos rasgos satíricos que debieron hacer las delicias de los contemporáneos.
 Aparte de su mérito como comedia política Los caballeros representa un gran rasgo de valor en la vida de Aristófanes. Su enemigo Cleón era muy popular y querido por las masas democráticas de Atenas. El poeta solo podía contar con el apoyo de la aristocracia o de los caballeros, a los que alagaba en su obra. Los artistas que fabricaban las máscaras para las representaciones se negaron a hacer la de Cleón. Ningún actor quiso encargarse de parodiar a este orador democrático. Pero Aristófanes, sin máscara y con la cara embadurnada, salió a representar este peligroso papel.
 Como el pueblo ama siempre los rasgos de audacia, aclamó al poeta, concediéndole el primer premio, honor que no había alcanzado con sus obras anteriores.
 Los caballeros se representó en 425 (a. de J. C.) durante las fiestas Leneas, poco después de la victoria de Pilos.



 
 La Paz

 La paz se representó en 420 (antes de J.C.), año 13 de la guerra del Peloponeso, obteniendo el segundo premio en el certamen.
 Como en Lysistrata y Los acarníenses, el poeta se propuso demostrar al pueblo los horrores de la guerra y la necesidad de la paz.
 

 
Las avispas

 Aristófanes escribió Las avispas para satirizar la afición de los atenienses en mezclarse en pleitos y tribunales y al deplorable estado que se encontraba la administración de justicia durante los primeros años de la guerra del Peloponeso. Todos los atenienses mostraban una furia por litigar, juzgar y perorar en público. Los campesinos refugiados en Atenas, huyendo de la guerra, buscaron un modo de vivir en la profesión de juez, manteniendo su miseria con los tres ébolos que el estado pagaba por sesión. Fácil es adivinar con que facilidad se vendían estos jueces a los litigantes.
Las avispas se representó un año después de Las nubes, el 423 (antes de J.C.), noveno año de la guerra del Peloponeso. Es de notar la humildad con que habla Aristófanes de su persona en la Parábasis de esta obra, cuando en otras aprovecha el momento para tributarse soberbios elogios.
 


Pluto

 En esta comedia como en La asamblea de las mujeres trata Aristófanes de la desigualdad e injusta distribución de las riquezas. su protagonista es Pluto, el dios del oro, que está ciego y distribuye sus bienes al azar.
Pluto se representó en dos épocas distintas: la primera vez en 409 (antes de J.C.) y la segunda en 399 (antes de J.C.), con el nombre de un hijo de Aristófanes.
 

  


jueves, 8 de diciembre de 2016

Comedias. Aristófanes (445 a. C - 385 a.C)



Las Tesmóforas

Las ranas

La asamblea de las mujeres

Las aves




Las Tesmóforas

 Esta comedia, casi toda ella dirigida contra Eurípides. Sólo una enemistad irreconciliable entre dos poetas puede explicar la virulencia y el apasionamiento con que Aristófanes ataca al famoso autor trágico. En Las tesmóforas su burla es aún mas cruel que en Los acarnienses.
 Las Tesmóforas son las mujeres de Atenas que se reunen para celebrar las fiestas de Ceres y Proserpina y odian a Eurípides por lo que ha escrito contra las de su sexo.
  Esta comedia debió representarse en 412 (antes de J.C.) y parece que no obtuvo gran éxito.

Las aves

 Esta comedia es a modo de una burla de la república imaginaria ideada por Platón. En ella ataca Aristófanes los vicios de las clases sociales más elevadas, y se vale para ello de hacer transcurrir la acción en una república de pájaros.
Las aves se representó en el año 415 (antes de J.C.) año 18 de la guerra del Peloponeso, consiguiendo el segundo premio en el certamen. El primero lo obtuvo la comedia Los bebedores de Amípsias.

La asamblea de las mujeres

La asamblea de las mujeres es una burla de las teorías peligrosas difundidas por Protágoras y luego por Platón en sus libros de República. Aristófanes, que había combatido a los filósofos en Las nubes, volvió contra ellos en esta comedia para ridiculizar el comunismo de bienes y otras doctrinas.
  Debió representarse el 393 (antes de J.C.) en esta comedia falta la Parábasis, sin duda porque el gobierno de los Treinta Tiranos, que dominaba entonces Atenas, prohibió a los poetas cómicos hacer alusiones personales y atacar la política.

Las ranas

 Esta comedia la escribió Aristófanes únicamente para atacar a Eurípides con más rudeza aún que en Los Acarnienses y Las Tesmóforas, por ver en él a un coruptor de la tragedia. En realidad, la mayor parte de las críticas que formula son justificadas.
 Otra de las singularidades de Las ranas es la burla descarada que hace en ella de varios dioses, especialmente de Baco, dios titular del  arte teatral y cuya fiesta se solemniza con la representación de esta comedia.
 Las ranas se puso en escena el 406 (antes de J.C.), año 26 de la guerra del Peloponeso, y agradó tanto, que los espectadores pidieron una segunda representación, honor raro en aquella época.
 

  
Autor: Aristófanes
Título: Comedias
Traducción: R. Martinez Lafuente

Sociedad Editorial Prometeo
Tomo III
Nº de páginas: 244















viernes, 2 de diciembre de 2016

El hándicap de la vida. Rudyard Kipling (1865-1936)



"Dios ha hecho munchas mentes, pero hay un único  corazón en el mundo"
                                                                                                 Gobinda Sadhu




En India septentrional se alza un monasterio conocido bajo el nombre de Chubára de Dhunni Bhagat. Nadie recordaba quién ni qué había sido Dhunni Bhagat. Ese hombre había vivido su vida, había hecho algun dinero y lo había gastado todo, como cualquier buen hindú ha de hacer, en una obra piadosa: el Chubára. Estaba lleno de celdas de ladrillo, pintadas con amenas figuras de dioses, reyes y elefantes; allí los sacerdotes cansados podían sentarse a meditar sobre...(Pág. 11)




Antes de mi primavera
tuve riqueza de otoño;
antes que el tiempo llegara,
lució su grano mi campo,
brindó el año sus secretos
a mi insistente requiebro.
Hoy, forzada, desflorada,
cada estación yace enferma
entre las sombras del medro
que va hasta la decadencia.
Yo vi la puesta de sol
cuando otros vieron el día,
yo, que en exceso conozco
eso que ignorar debía.
                                              Aguas amargas
 




Rojas son nuestras caras y plomo es el cielo,
de par en par las puertas del infierno,
y sus vientos furiosos están sueltos;
sube el polvo a la faz del firmamento
y bajan las nubes, sudario ardiendo,
peso al subir y duras al posarse.
El alma humana pierde su alimento,
lejos de la pequeñez y el esfuerzo,
dolido el corazón, enfermo el cuerpo,
como polvo de un sudario se hecha al vuelo
el alma, que se aparta de su carne,
como el cuerno de cólera, en su estruendo.
                                                                  Himalayo


Cuatro hombres, cada uno con derecho "a la vida, a la libertad y a la conquista del bienestar", jugaban...(Pág. 53)
 

  

 Josep Rudyard Kipling, profundo conocedor de la vida y costumbres de la próspera colonia británica, llegó a Londres en 1899 desde India precedido de una fama que iría incrementándose hasta alcanzar el Premio Nobel en 1907. Poeta y novelista, su talento despunta en el relato breve, en el que demostró una habilidad especial para narrar con asombrosa viveza y un agudo sentido de la observación las peripecias de unos personajes siempre enfrentados a su destino.

 El hándicap de la vida (1891) recoge un amplio conjunto de narraciones ambientadas en la India colonial, un universo en el que conviven multitud de religiones, lenguas y razas con su inevitable mistrio. Una sucesión gozosa de cuentos entre los que se encuentran algunos de sus relatos más famosos, como "La marca de la bestia", que revela el talento juvenil de Kipling.


 



Autor: Rudyard Kipling
Título original: Life's handicap
Traducción: Ana Poljak
Ediciones Siruela, S.A.
Nº de páginas: 270