viernes, 27 de febrero de 2015

Estrella Roja. Alexander Bogdánov (1873 - 1928)


Olga Suvorova
 

¡Comunistas en Marte!
La primera novela steampunk en ruso



Olga Suvorova
 

Alexander Bogdánov fue uno de los primeros colaboradores de Lenin antes de la revolución rusa. Filósofo marxista y escritor, desarrolló el sistema filosófico conocido como "empiriomonismo", que sería atacado fuertemente por Lenin en su ensayo Materialismo y Empiriocriticismo (1906).
Sus ideas posteriores sobre el poder de los trabajadores terminarían de apartarlo de Lenin. Muy comprometido con la difusión cultural del pueblo, fue el principal instigador de la teoría del Proletkult.
Como médico, Bogdánov pertenecía a una organización que elucubraba teorías sobre la sociedad del futuro basadas en las ciencias exactas. Escribió dos novelas de ciencia ficción, de las cuales Estrella Roja (1908) es la más destacada. Bogdánov fue uno de los pioneros en la investigación de las transfusiones sanguíneas, y murió como resultado de una transfusión experimental que realizó sobre si mismo.


Olga Suvorova
 
¿Resulta posible todavía entusiasmarse  con los viajes a otros planetas?...Los niños que buscaron el primer Sputnik en el cielo nocturno de 1957, o los que vieron fotografías borrosas del Apollo 11 en 1969, esperaron que los viajes interplanetarios se convirtieran en algo rutinario...(Pág. 7-8)

Estrella Roja, publicado en 1908, es un producto de lo que los Bolcheviques iban a recordar como el "periodo de reacción" tras la supresión de la Revolución de 1905, una época en la que desaparecieron las organizaciones de trabajadores, los partidos revolucionarios fueron forzados a volverse clandestinos, y gran cantidad de líderes revolucionarios se mantuvieron ocupados con apasionados y enrevesados debates sobre la naturaleza de la materia, la relación entre nuestra percepción sensorial y la realidad objetiva, "la creación de los dioses", y las teorías filosóficas de Richard Avenarius y Ernest Mach.


Olga Suvorova
 
 
Bogdánov (1873-1928), una figura relevante de la ficción  Bolchevique del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, se encontraban en el centro de dichas discusiones...(Pág.9)

...Y la experiencia más reciente de derrotas y cambios de rumbos puede que también ayude a entender que Bogdánov decidiera aventurarse en la ficción utópica, un género que por lo general los marxistas tendieron a evitar. (Noticias de ninguna parte (1893) de William Morris, es otra excepción; y una también escrita en un tiempo en el que las perspectivas políticas  parecían desoladoras)...(Pág. 10) 


Olga Suvorova

...Nostalgia por un futuro es en sí misma una condición inevitable de la vida moderna: después de todo, la presente generación (al menos en el occidente capitalista) es la primera en bastante tiempo a la que no se le ha ofrecido una expectación seria por un futuro que será significativamente mejor que el presente. Por mucho que creamos en el futuro, es difícil aceptar la promesa de frigoríficos que se comunicarán con las tiendas por e-mail como sustituto de la paz mundial o de vacaciones en la luna (...) (Pág. 12)


Olga Suvorova

  
...Incluso los simpatizantes de izquierdas a menudo son cautos y se abstienen de ocuparse más allá de sus preocupaciones más cercanas, y no son dados a permitir que la más mínima sugerencia de una utopía entre en la ecuación; como si las tragedias del siglo XX nos descalificasen para pedir cualquier cualquier cosa que fuese más radical que un espacio en el que respirar entre recortes de presupuesto, y otro espacio para respirar entre guerras imperialistas. En nuestra preocupación desmesurada por parecer "razonables" y "realistas" los militantes de izquierdas podemos terminar dando la apariencia de respaldar la corriente predominante de defensa del capitalismo, lo cual no quiere decir que sea justa, o eficiente, o progresiva, o humana, sino simplemente que existe y que no permite otra alternativa (...) (Pág. 13)


Olga Suvorova

...Estrella Roja es un documento valioso de su propia época, y uno que todavía tiene algo que comunicar a la nuestra; también es una obra de ficción de gran importancia, escrita por un escritor injustamente ignorado. En un momento en que la burguesía se ha olvidado de cómo mantener la esperanza por un futuro mejor, e incluso sus fantasías son fantasías de devastación, la novela abiertamente utópica de Bogdánov nos invita a imaginarnos un mundo diferente (...) (Pág. 21) 
                                                                             Edmund Griffiths
                                                                         Universidad de Oxford
                                                                              Enero de 2010
  

Olga Suvorova

Sobre nuestras cabezas, como si hubieran sido extendidas sobre un mantel, brillaban un millar de estrellas, y debajo de nuestra nave...Miré a través del suelo transparente de la góndola, y pude ver cómo las manchas negruzcas de las casas se iban volviendo más y más diminutas, y cómo las manchas relucientes de las lámparas eléctricas de la capital se iban desvaneciendo mientras aumentábamos nuestra separación de la tierra firme...(Pág.45)


Olga Suvorova
 



Autor: Alexander Bogdánov
Título original: Krásnaia Zvezdá (1908)
Prólogo: Edmund Griffiths
Postfacio: Marian Womack
Ilustraciones: Sofía Rhei



Editorial: Nevsky Prospects
Traducción: James y Marian Womack
Nº de Páginas: 270

Esta edición de Estrella Roja se terminó de imprimir
el 19 de febrero de 2010, aniversario de la emancipación
de los siervos rusos en 1861.
                                                     Nevsky





jueves, 26 de febrero de 2015

La España de la rabia y de la idea. Javier Figuero


Gran Vía. Madrid


Conversación política con la generación del 98

En el camposanto de la literatura sucede, felizmente, en ocasiones, con los muertos ilustres. La literatura de sus obras cambia, renueva, transforma constantemente sus expresiones. El eco de las mismas tiene infinitas voces...

De eso no hay duda. La temporalidad aquí es una falacia, un epitafio orientativo...

De las infinitas voces de mis muertos ilustres, me fijo en la de ahora, la que les hace vivos. Los Azorín, Baroja, Machado, Maeztu, Unamuno y Valle-Inclán, que conversan conmigo en estas páginas, son seres de hoy mismo (...) (Pág. 13) 

    
"Nosotros...los ególatras del 98, estábamos entonces dispuestos a vender el alma por un acta de diputado...creíamos haber nacido para renovar la patria, para hacer de España el solar de los españoles, un pueblo de yos y no un rebaño de electores y contribuyentes". (Miguel de Unamuno)




 Tren de cercanías. Madrid


Para ti mi cadáver, Reportero,
el día que me llevan a enterrar
fumarás a mi costa un buen veguero,
te darás en La Rumba un buen yantar...
                                                       Valle-Inclán


 
 El periodismo ha creado ha creado un tipo frívolamente enciclopédico, de estilo brillante, de suficiencia abrumadora..."el tipo que no es nada, pero que lo representa casi todo..." el periódico exige que se hable de todo. Dentro de treinta años todos seremos periodistas, es decir, nadie sabrá nada de nada. Nos limitaremos a sospechar las cosas...(Azorín, pág. 31)

 -La Historia es arte de nigromántico. Toda historia puede ser de diferente manera de como es. Los pequeños hechos tienen eso: que se prestan a todo...el arte está en escogerlos, agruparlos, generalizarlos, hacerles decir lo que el historiador quiere que digan. (Azorín, pág.34)


Estación de Príncipe Pío. Madrid





 
Yo no creo que haya nada útil, nada aprovechable en el nacionalismo, no me parece, ni mucho menos, el régimen del porvenir. Si ya a los hombres nos empieza a pesar el ser nacionales; si ya comenzamos a querer ser sólo humanos, sólo terrestres, ¿cómo vamos a permitir que nos subdividan más, y el uno sea catalán, y el otro castellano, y el otro gallego, como una obligación? (Pío Baroja. Divulgaciones apasionadas, op.cít. (Pág. 98)


 
-La gente ama la Humanidad en abstracto, quizá porque la odia en concreto. Se entusiasma con las grandes frases caritativas o filantrópicas, pero le importa poco el vecino miserable; se siente fraternal con los hombres, pero le basta una pequeña ofensa o una rivalidad para mostrarse como una fiera. (Pío Baroja. Rapsodias, op.cit.) (Pág. 107)


 
_La llevada y traída y calumniada Generación del 98 ha amado a España como nadie, nos duele España -como dijo, y dijo bien, ese donquijotesco don Miguel de Unamuno- como a nadie ha podido dolerle jamás patria alguna. (Antonio Machado) (Pág.112)

martes, 24 de febrero de 2015

Janet Cardiff & George Bures Miller.


Monumento en honor de Manuel Tolosa Latour (1906 - 1967)
Médico español especializado en pediatría
Académico de Número, Sillón 7, Real Academia Nacional de Medicina






Monumento a S.M. el rey Alfonso XII






Janet Cardiff & George Bures Miller
El hacedor de Marionetas

Palacio de Cristal    
19 nov. 2014 - 16 mar. 2015
Entrada gratuita     
    
 




Palacio de Cristal. Parque del Retiro.



 El Palacio de Cristal del Retiro fue construido por Ricardo Velázquez Bosco, y su proyecto de construcción se inspiraba en el Crystal Palace, levantado en Londres en 1851 por Joseph Paxton.
 



En Londres se había levantado  el Crystal Palace en Hyde Park en el contexto de la Exposición de Trabajos Industriales, y en España se levantó el Palacio de Cristal para la Exposición de las Islas Filipinas.
 
 


 Su estructura es de metal, y está totalmente  recubierto por planchas de cristal, de ahí su nombre.



La decoración cerámica utilizada en pequeños frisos y remates es obra de Daniel Zuloaga; de ella destacan las figuras de grutescos con cabezas de ánades.



La gran impresión que debió de causar el palacio queda en la descripción aparecida  en El Globo, en 1887.
     

Pongamos que hablo de Madrid

Allá donde se cruzan los caminos,
donde el mar no se puede concebir,
donde regresa siempre el fugitivo,
pongamos que hablo de Madrid. 



Donde el deseo viaja  en ascensores
un agujero queda para mí
que me dejo la vida en sus rincones,
pongamos que hablo de Madrid.



Las niñas ya no quieren ser princesas
y a los niños les da por perseguir
el mar dentro de un vaso de ginebra,
pongamos que hablo de Madrid.



Los pájaros visitan al psiquiatra,
las estrellas se olvidan de salir,
la muerte pasa en ambulancias blancas,
pongamos que hablo de Madrid.



El sol es una estufa de butano,
la vida un metro a punto de partir,
hay una jeringuilla en el lavabo,
pongamos que hablo de Madrid.



Cuando la muerte venga a visitarme
no me despiertes, déjame dormir,
aquí he vivido, aquí quiero quedarme,
pongamos que hablo de Madrid.
                                          Joaquín Sabina



El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía presenta la obra de los artistas canadienses Janet Cardiff (Bruselas, Ontario, Canadá, 1957) y George Bures Miller (Vegreville, Alberta, Canadá, 1960) creada específicamente para el Palacio de Cristal del Parque del retiro de Madrid.



La instalación combina diferentes elementos como el sonido, la narrativa y la escenografía, para formar un conjunto visual y sonoro que logra trasladar al espectador a una realidad imaginaria.
 


Bajo el titulo El Hacedor de Marionetas, la obra juega con los sentidos creando una atmósfera donde objetividad y ficción se funden invitando al público a participar de ella como un ejercicio de voyeurismo.



En este espacio, y siguiendo la línea de sus anteriores obras el público se encontrará ante un nuevo collage conceptual.
 


La instalación, creada en línea de obras anteriores, como The dark pool (1995) y Opera for a amall room (2005), nos invita a acercarnos y observar una escena ajena a nosotros y a ser voyeurs de un espacio, un tiempo y una vida que corresponde a otra persona.



Una roulotte solitaria situada en el centro del Palacio de Cristal, se ve coronada por unos grandes altavoces que emiten sonidos que despiertan la curiosidad del espectador y le invitan a acercarse. No se puede entrar, pero las ventanas y una puerta entreabierta dejan ver lo que sucede dentro.



Descubrimos a una mujer que parece absorta en un sueño eterno.Los artistas, inspirándose en el poema Briar Rose (Sleeping), de la escritora americana Anne Sexton, recrean a tamaño natural a esta "bella durmiente" de silicona con la apariencia de la propia Janet Cardiff. Aquí la realista figura dormida se convierte en una metáfora que nos lleva a intuir otras historias escondidas.


Janet Cardiff & George Bures Miller
 



La Bella Durmiente
(Fracmento)

Al cumplir quince años
se pinchó el dedo
con un huso chamuscado
y se detuvieron los relojes.
 


Sí, en efecto. Se durmió.
El rey y la reina durmieron,
los cortesanos, las moscas en la pared.
El fuego en el hogar quedó inmóvil
y la carne asada dejó de crujir.
 


Los árboles se convirtieron en metal
y el perro en porcelana.
Todos estaban en trance,
catatónicos,
atorados en la máquina del tiempo.



Incluso las ranas eran zombies.
Sólo creció un rosal silvestre
y formó un gran muro de tachuelas
alrededor del castillo.
Muchos príncipes
trataron de atravesar las zarzas



porque habían oído de Aurora,
pero no se habían fregado las lenguas
y fueron detenidos por las espinas
y crucificados.
 


En su debido momento
transcurrieron cien años
y un príncipe logró pasar.
Los rosales se separaron como para Moisés
el príncipe halló intacto el cuadro.
 


Besó a Aurora
y despertó con la exclamación:
¡Papá! ¡Papá!
¡Listo! ¡Salió de prisión!
Se casó con el príncipe
y todo estuvo muy bien
salvo el miedo...
 


El miedo a dormir,
Aurora padecía insomnio...
No podía dormir
Ni acostarse a dormir
sin que el farmacéutico de la corte
la mezclara una gotas de inconsciencia
y nunca ante el príncipe.
 


Sí ha de llegar, afirmó,
el sueño debe agarrarme desprevenida
mientras me río o bailo
para que no conozca ese lugar brutal
donde me acuesto con púas de ganado,
abierto el agujero en mi mejilla.
 


Además, no debo soñar,
pues entonces veo puesta la mesa
y una bruja temblorosa en mi lugar,
los ojos quemados por los cigarrillos...
                                         Anne Sexton
                                                  (1928 - 1974)