domingo, 24 de enero de 2016

Ingres (1780-1867).


Museo del Prado

Jean-Auguste-Dominique Ingres, nació en Montauban el 29 de agosto de 1780 y falleció en París 1867, es uno de los maestros esenciales de la historia del arte. Llevado por el impulso romántico de búsqueda de la belleza ideal, que en él fue resultado de su atracción por la grandeza del pasado clásico y su fascinación por el arte de Rafael, el pintor francés engrandeció los géneros del retrato, del desnudo y de la pintura de historia.
 
Tienda del museo

 Sus extraordinarias dotes como dibujante le sitúan además en la cúspide de esa disciplina y revelan su insaciable sed de perfección.
Entre los críticos de su época su obra fue recibida con controversia. Erróneamente identificado como un reaccionario opuesto a la libertad romántica que abanderó Eugéne Delacroix, fue sin embargo un colorista de talento singular y un vehemente defensor de su indómito criterio.


Musa griega

 No obstante, en tiempos de exaltación del subjetivismo como fuerza inspiradora, dedicó sus mayores esfuerzos a reformar los principios que regían las instituciones artísticas -pese a que siempre mantuvo una beligerante independencia de ellas-, y su nombre se convirtió en metáfora del amor por la norma artística. Así, la dificultad de encontrar calificativos para definir el arte de Ingres ha hecho que los más prestigiosos historiadores no hayan logrado concederle una clasificación justa en el seno de la disciplina: la potencia de su pintura y de su dibujo ha resultado siempre más poderosa que las palabras o que los movimientos estéticos a los que se le ha tratado de constreñir.


La Gran Odalisca 1814. Ingres. París. Musée du Louvre
Para llegar a la forma bella, no hay que proceder mediante un modelado cuadrado o anguloso. Hay que modelar en curva sin detalles aparentes. Ingres


Ingres traspuso el tema del desnudo mitológico, cuya larga tradición volvió al Renacimiento, a un Oriente imaginario. Este trabajo, su obra más famosa desnuda, fue encargado por Caroline Murat, la hermana de Napoleón y la reina de Nápoles. Aquí Ingres pintó un desnudo con largas líneas sinuosas que llevan poca semejanza con la realidad anatómica, pero rindió los detalles y la textura de las telas con aguda precisión. Este trabajo fue criticado ferozmente cuando se exhibió en el Salón de 1819.
Discretamente seductora esta mujer tendida en un diván se está ofreciendo a sí misma porque está desnuda y vuelve su rostro hacia nosotros. El título de la pintura, que significa "mujer de un harén", y los accesorios a su alrededor evocar lo sensual de Oriente. Pero la mujer también es discreta porque ella sólo muestra su espalda y parse de uno de sus senos. El desnudo era un tema importante en el arte occidental, ya las figuras renacentistas retratadas de esta manera habían sido sacadas de la mitología; aquí Ingres adoptó el tema a una tierra lejana. El tema de la odalisca fascinó a Boucher en el siglo XVIII y más tarde fue elegido como tema por Théodore Chassériau (1819 a 1856) uno de los díscipulos de Ingres. A lo largo de su carrera, muchas de las obras de Ingres son de tema orientalista, como El baño turco, que pintó hacia el final de su vida. Las escenas de desnudo femenino, históricos, y el retrato fueron los géneros favoritos de Ingres. (Autor: Vergnette François)
 

Odalisca de grisalla, 1824-34. Ingres

Esta pintura es una repetición sin terminar, de tamaño reducido y muy simplificado, de la célebre Gran Odalisca de 1814 (Museo del Louvre, París), una obra que fue central en la concepción de Ingres de la belleza ideal. Pinturas en tonos de gris en grisalla, fueron hechos a menudo para establecer variaciones en el tono como una guía para grabadores e impresiones de reproducción en blanco y negro.  
 

El baño, 1862. Ingres. París. Musée du Louvre

Para su célebre Baño turco, Ingres se inspiró en los fragmentos de un relato dieciochesco -redactado por la esposa de un embajador inglés, Lady Montagu, tras su visita a un baño turco-, en los que se describe cómo unas mujeres se acicalan para la boda de una de ellas. Ingres creó así la cálida y acuosa sensualidad de una escena vetada al ojo masculino. Concluido cuando contaba ochenta ochenta y dos años, su ejecución debió desvelarle durante mucho tiempo, pues se conoce que trabajó en él durante años, dibujando y estudiando el argumento para acomodarlo a su propia estética. Primero lo llevó a un soporte cuadrangular, pero, persuadido por la carga erótica del cuadro, decidió convertirlo en un tondo. Ese nuevo formato, cuya circularidad no hacía sino subrayar la sinuosidad musical de las opulentas curvas sirvió para ofrecer también una contemplación más reservada.


Considerad el arte como vuestra religión. Ni penseis que se produce algo bueno sin la elevación del alma. Ingres


Madame Moitessier, 1844-1856. Ingres. The National Gallery

(Detalle)

jueves, 21 de enero de 2016

Romance de lobos. Ramón del Valle-Inclán




Vamos a plantearnos que todos estamos locos, eso explicaría como somos y resolvería muchos misterios. Mark Twain


Arquitectura de Madrid


Un camino. A lo lejos, el verde y oloroso cementerío de una aldea. Es de noche, y la luna naciente brilla entre los cipreses. Don Juan Manuel Montenegro, que vuelve borracho de la feria, cruza por el camino, jinete en potro que se muestra inquieto y acostumbrado a la silla. El hidalgo, que se tambalea de borrén a borrén, le gobierna sin cordura, y tan pronto le castiga con la espuela como le recoge las riendas. Cuando el caballo se encabrita luce una gran destreza y reniega como un condenado.
El caballero.- ¡Maldecido animal!...¡Tiene todos los demonios en el cuerpo!...¡Un rayo me parta y me confunda!
Una voz.- ¡No maldigas pecador!
Otra voz.- ¡Tu alma es negra como el tizón del Infierno, pecador!
Otra voz.- ¡Piensa en la hora de la muerte, pecador!
Otra voz.- ¡Siete diablos hierven aceite en una gran  caldera para achicharrar tu cuerpo mortal, pecador!
El caballero.- ¿Quién me habla? ¿Sois voces de otro mundo? ¿Sois almas en pena, o sois hijos de puta? (...) (Pág.12)


Barrio de Salamanca,Madrid


Noche de tormenta en una playa. Algunas mujerucas apenadas, inmóviles sobre las rocas y cubiertas con negros manteos, esperan el retorno de las barcas pescadoras. El mar ululante y negro, al estrellarse en las restingas, moja aquellos pies descalzos y mendigos. Las gaviotas revolotean en la playa, y su incesante graznar y el lloro de algún niño, que la madre cobija bajo el manto. , son voces de susto que agrandan la voz extraordinaria del viento y el mar. Entre las tinieblas brilla la luz de un farol...(Pág. 22)
 



Se llegan al presbiterio, se mueven vagorosos alrededor de la sepultura, tantean, se encorvan, y en silencio, con una rodilla en tierra, en un tácito acuerdo, comienzan a levantar la losa. Se les oye jadear. Cuando aparece el hueco negro, pestilente, húmedo...(Pág85)




Romance de Lobos (1908), una de las tres "comedias bárbaras". Del mismo período literario es la trilogía de La Guerra Carlista. Si bien quedan ratimagos estilizantes, aunque de gran estilo, la acción comienza a desnudarse, a decir de modoportentosamente patético. El misterio, lo medieval y supersticioso galaico, el sexo y el hambre dan aullidos por estas escenas conmovedoras, casi inventadas de tan reales.
Cinco lobos, los hijos deprabados de doña María, se reparten cuanto hay en la casona, mientras las mujeres amortajan el cadáver de la señora y llega en la tormenta el vendaval de don Juan Manuel. El "Hidalgo, mujeriego y despótico" en una escena escalofriante, dice: "¡Engendré monstruos y estoy maldito!"




 


Autor: Ramón María del Valle-Inclan
Título:Romance de lobos. Comedia bárbara dividida en tres jornadas

Colección Austral Nº 681
Editorial: Espasa - Calpe, S.A.

Edición: 1961
Nº de Páginas: 141






martes, 19 de enero de 2016

La otra España del Temple. Rafael Alarcón




NON NOBIS DOMINE, SED NOMINI, TUO DA GLORIAM
Nada para nosotros, Señor, nada para nosotros, sino para la gloria de tu nombre (Salmo 113:9.)

San Bernardo de Cleval lo impuso a la Orden de los Caballeros del Temple como lema, San Bernardo fue el primer padre espiritual de la Orden. 


Basílica de San Pedro, Roma


 A veces pensamos que ya no hay dragones, ni valientes caballeros, ni princesas que se deslinzan entre bosques secretos encantando con su sonrisa a venados y mariposas.
 A veces pensamos que la nuestra es una era sin fronteras, sin aventuras. El destino se nos pierde más allá del horizonte; hubo sombras resplandecientes que galoparón por allí hace mucho tiempo, y se esfumaron.
 ¡Que placer equivocarse! Princesas, caballeros, encantamientos, dragones misterios, aventuras...no sólo están aquí y ahora: son lo único que vivió jamás sobre la Tierra.
 Pero, por supuesto, en nuestro siglo han cambiado de atavío.
 Y sin embargo, dueños de la realidad, siguen visitándonos en sueños para decirnos que nunca hemos perdido el escudo que necesitamos contra los dragones, ese voltaje de fuego azul que nos atraviesa y nos permite cambiar nuestro mundo según nuestros deseos. 
 La intuición susurra la verdad: ¡No somos polvo, somos magia! "Puente al infinito" Richard Bach
  
 
Basílica de San Pedro, Roma


 Una vieja que vive muy pobre en la parte más alta del pueblo, que posee una rueca inservible, una virgen y dos gatos negros, mientras hace la ruda calceta con sus secos y temblones dedos, rodeada de buenas comadres y de sucios chiquillos traviesos, en la paz de la noche tranquila, con las sierras perdidas en negro, va contando con ritmos tardíos la visión que ella tuvo en sus tiempos. "Balada ingenua" F. García Lorca


Basílica de San Pedro


 Me es imposible decir hasta cuándo durará esta situación, pero es cierto que al sur de los Pirineos vive todavía una sociedad que antepone las más profundas necesidades del alma humana a la organización técnica necesaria para alcanzar un nivel de vida más alto. Es ésta una tierra en la que crecen conjuntamente el sentido de la poesía y el sentido de la realidad."Al sur de Granada" Gerald Brenan


Basílica de San Pedro


 No te apegues exclusivamente a ninguna religión de modo que dejes de creer en las otras; perderás no poco bien; más aún, nunca acertarás a reconocer la verdadera verdad. Porque Dios es el omnipresente y el omnipotente y no puede estar encerrado en ningún credo ni religión, porque dice "dondequiera que os volváis, allí está el rostro de Dios". Cada cual reza lo que cree; su Dios es su hechura de sí mismo y, al rezar, se ora así mismo; por eso anatematiza las creencias de los demás, lo cual no haría si fuese justo, porque el desagrado hacia la religión ajena se basa en la ignorancia. "Futuhat". Ibn Arabí


Basílica de San Pedro


 Satisfacción perfecta de todo deseo y paraíso, esto es el Grial, la piedra de la luz, ante el cual todo resplandor terrenal no es nada.

 Ahora veo claramente todo aquello que la lengua no podría expresar jamás ni el corazón pensar. Aquí veo el principio de las grandes audacias y la causa de las pobrezas, aquí veo la maravilla de las maravillas. "Parzifal" Wolfram von Eschenbach


Museo Capitolino,Roma


 El Grial es, sin lugar a dudas, el símbolo más rico, polémico y controvertido de la Tradición Ancestral Universal. Todo en él resulta nebuloso, desde su origen: ¿céltico, islámico, cristiano?, hasta su significado: ¿religioso, filosófico, político?; desde su existencia como símbolo puramente abstracto, hasta su concreción material en un determinado objeto: caldero, copa, piedra, cofre, mesa; desde los caballeros artúricos que lo demandaban, hasta los caballeros que lo custodiaban vistiendo blanca túnica con roja cruz: los templarios.
 La identificación de la Orden del Grial con la Orden del Temple...(Pág. 95)

lunes, 18 de enero de 2016

Vida y fugas de Fanto Fantini. Álvaro Cunqueiro (1911 - 1981)


Anna Berezovskaya


"Si es un milago, cualquier testimonio es suficiente, pero si es un hecho, es necesario probarlo". Mark Twain



Anna Berezovskaya


Álvaro Cunqueiro nació en Mondoñedo (Lugo) el 22 de diciembre de 1911, reconocido sobre todo como narrador dotado de una extraordinaria capacidad de fabulación, de la que son excelente muestra sus novelas "Las crónicas del Sochantre" (galardonada con el premio de Crítica) y "Un hombre que se parecía a Orestes" (Premio Eugenio Nadal 1968).

Destacó también como poeta y periodista al frente del periódico gallego "El Faro de Vigo". Álvaro Cunqueiro fallecio el 28 de febrero de 1981.


Anna Berezovskaya


En "Vida y fugas de Fanto fantini" se nos relatan las aventuras de Fanto Fantini della  Gherardesca, valeroso condottiero italiano del siglo XV, a quien un rayo arrancó del vientre de su madre en el momento de nacer. Este hecho marcó huella indeleble en  la conducta del que sería aguerrido capitán, pues sus habilidades para la emboscada y para fugarse de las cárceles más duras y vigiladas de su tiempo denotan en él una huella de la naturaleza huidiza del rayo. Ayudado por su criado Nito, su braco Remo y su caballo Lionfante -que le defendió en un famoso discurso ante el senado de Venecia, pues poseía el don del habla-, es capaz de solucionar las más difíciles situaciones que le plantea su bélica profesión.





 Fanto Fantini della Gherardesca veía su vida extendida ante sí como uno de aquellos pequeños valles que atravesaban los caminos que iban, en su tierra natal, de ciudad a ciudad. Sentado a la sombra de las bardas del corral en que encerraba a los caballos del trato el camargués, su huésped, dejaba que el sol de abril le acariciase los pies descalzos. Oía cantar a Flamenca que asomaba a la ventana...(Pág.108)
 


Anna Berezovskaya




Autor: Álvaro Cunqueiro
Título:Vida y fugas de Fanto Fantini della Gherardesca

Editorial: Ediciones Destino
Colección: Áncora y Delfín
Volumen: 408

Edición: 1972
Nº de Páginas: 186



Anna Berezovskaya




miércoles, 13 de enero de 2016

Obra Poética. J. Luis Borges


Natalia Rak
El  Sur

 Desde uno de sus patios haber mirado
las antiguas estrellas,
desde el banco de la sombra haber mirado
esas luces dispersas
que mi ignorancia no ha aprendido a nombrar
ni a ordenar en constelaciones,
haber sentido el círculo del agua
en el secreto aljibe,
el olor del jazmín y la madreselva,
el silencio del pájaro dormido,
el arco del zaguán, la humedad
-esas cosas, acaso, son el poema.
                                               J. Luis Borges



 Carnicería

 Más vil que un lupanar
la carnicería rubrica como una afrenta la calle.
Sobre el dintel
una ciega cabeza de vaca
preside el aquelarre
de carne charra y mármoles finales
con la remota majestad de un ídolo.
                                                J. L. Borges




Los Borges

Nada o muy poco sé de mis mayores
Portugueses, los Borges: vaga gente
Que prosigue en mi carne, oscuramente,
Sus hábitos, rigores y temores. 
Tenues como si nunca hubieran sido
Y ajenos a los trámites del arte,
Indescifrablemente forman parte
Del tiempo, de la tierra y del olvido.
Mejor así. Cumplida la faena,
Son Portugal, son la famosa gente
Que forzó las murallas del Oriente
Y se dio al mal y al otro mar de arena.
Son el rey que en el místico desierto
Se perdió y el que jura que no ha muerto.
                                                                         José Luis Borges



 

Una rosa y Milton

De las generaciones de las rosas
Que en el fondo del tiempo se han perdido
Quiero que una se salve del olvido,
Una sin marca o signo entre las cosas
Que fueron. El destino me depara
Este don de nombrar por vez primera
Esa flor silenciosa, la postrera
Rosa de Milton acercó a su cara,
Sin verla. Oh tú, bermeja o amarilla
O blanca rosa de un jardín borrado,
Deja mágicamente tu pasado
Inmemorial y en este verso brilla,
Oro, sangre o marfil o tenebrosa
Como en sus manos, invisible rosa.
                                                       J.L.Borges

 



Edgar Allan Poe

Pompas del mármol, negra anatomía
Que ultrajan los gusanos sepulcrales,
Del triunfo de la muerte de los glaciales
Símbolos congregó. No los temía.
Temía la otra sombra, la amorosa,
Las comunes venturas de la gente;
No lo cegó el metal resplandeciente
Ni el mármol sepulcral sino la rosa.
Como del otro lado del espejo
Se entregó solitario a su complejo
Destino de inventor de pesadillas.
Quizá, del otro lado de la muerte,
Sigue erigiendo solitario y fuerte
Espléndidas y atroces maravillas.
                                                              José Luis Borges



domingo, 10 de enero de 2016

American Gods. Neil Gaiman



"El que domina a los otros es fuerte pero, el que se domina a sí mismo es poderoso." Lao Tzo

San Francisco

¿Los límites de nuestro país, señor? Pues por el norte limitamos con la Aurora Boreal. por el este con el Sol Naciente, por el sur con la procesión de los equinocios y por el oeste con el Día del Juicio Final. - The American Joe Miller's Jest Book. (Capítulo Primero, pág. 13)


San Diego

Una cuestión que siempre me ha intrigado es qué les ocurre a los seres demoníacos cuando los inmigrantes abandonan su tierra natal. Los irlandeses americanos recuerdan a las hadas, los noruegos americanos a los nisser, los griegos americanos a los vrykólakas, pero sólo en relación con hechos ocurridos en su país de origen. Una vez pregunté por qué tales demonios no aparecían en Estados Unidos y uno de mis informadores sonrió confuso y respondió: "Tienen miedo de cruzar el océano, está demasiado lejos", y añadió que Jesucristo y los apóstoles nunca vinieron a Estados Unidos. Richard Dorson, " A Theory for American Folklore"


San Diego

Abiertas de par en par, sin vigilancia, esperan nuestras puertas, y una multitud diversa y salvaje las atraviesa. Hombres de las estepas tártaras y del Volga. Figuras de expresión inerte del Huang-ho. Malayos, escitas, teutones, eslavos y celtas, vuelan sobre el antiguo mundo del desdén y la pobreza; traen consigo dioses y ritos desconocidos, esas pasiones feroces para que saquen aquí sus garras, qué extrañas lenguas llenan calles y alamedas, acentos amenazantes llegan a nuestros oidos, voces que antaño conoció la Torre de Babel. Thomas Bailey Aldrich 
  
                                           
San Diego

  
 Los dioses hindúes son, en cierta manera, inmortales -porque nacen y mueren- y por ello experimentan la mayor parte de los dilemas de la Humanidad y a menudo sólo se diferencian de los humanos en aspectos triviales...y de los demonios, incluso en menos. Aun así son considerados por las clases hindúes seres por definición totalmente diferentes a los otros, su vida nunca puede regirse por arquetipos. Son actores que interpretan un papel que, en realidad, está hecho a nuestra medida, son las máscaras bajo las que vemos nuestros propios rostros. Wendy Doniger O'Flaherty

          

San Diego

Tres pueden guardar un secreto si dos de ellos están muertos.

                                                    Ben Frnaklin, Poor Richard's Almanack




América ha invertido su religión y su moral en valores rentables. Ha adoptado la inalcanzable posición de nación bendecida sólo porque merece serlo y sus súbditos aunque mantengan o descuiden cualquier otra teología, suscriben sin reservas el credo nacional. Agnes Repplier




La gente vive en la oscuridad, no sabe qué hacer. Yo tenía una linterna pequeña, pero también se fundió. Alargo a mano. Espero que tu también estés. Sólo quiero estar contigo en la oscuridad. Greg Brown




Todo en este continente es a gran escala. Los ríos son inmensos, el clima violento en el frío y el calor, las vistas magníficas, el trueno y el relámpago tremendos. Los desórdenes que inciden en el país hacen temblar a todos los elementos. Nuestros errores garrafales aquí, nuestra mala conducta, nuestras pérdidas, nuestras desgracias, nuestra ruina, todo es a gran escala. Lord Carlisle, a George Selwyn, 1778




Lanzó la moneda al aire con un impulso del pulgar. Brilló con un destello dorado en el cielo de mediados de verano como si nunca fuera a caer. Y puede que no lo hiciera nunca. Sombra no se quedó a mirar. se marchó andando y así siguió.
 


jueves, 7 de enero de 2016

La ilusión del lejano Oeste.




"Si se ha de herir a un hombre, debe hacerse tan gravemente que no se pueda temer su venganza." 
                                                                 Nicolás Maquiavelo


Indio Porcupine. Biblioteca del Congreso, 1905

El Museo Thyssen-Bornemisza presenta una exposición que propone, seguir los pasos de los artistas que en el siglo XIX abrieron el camino al Oeste estadounidense para representar sus paisajes,  desconocidos y exóticos,  y las formas de vida de los indios americanos que desaparecían ante sus ojos por efecto de un programa ideológico, político, militar y colonizador.


Robert Duncan





Estos artístas contribuyeron a crear desde muy pronto el "mito" del Lejano Oeste, un territorio salvaje, paradísiaco y peligroso. Combinando el entusiasmo romántico y la admiración genuina con los tópicos, prejuicios y espectativas que enturbiaban la mirada del hombre blanco; una imagen que en adelante se convertiría en el mito del indio salvaje, viviendo en las praderas en comunión con la naturaleza, muy alejado de la visión que el cine popularizaría años más tarde y que estuvo centrada en mostrar el punto de vista de los ocupantes y las fatigas y peligros a los que tuvieron que enfrentarse.
 




1. Explorar el Nuevo Mundo

En el Oeste, la leyenda precedió la realidad. Desde Florida y Nuevo México, las expediciones españolas partieron en busca de quiméricas riquezas y la expansión de las colonias británicas avanzó imparable, obedeciendo a un destino manifiesto, hacia un nuevo Edén. Llevó siglos cartografiar esa gran terra incognita y los mapas tempranos muestran los itinerarios de las expediciones, la ubicación de las tribus, los presidios, las misiones y las primeras ciudades. El Mississipi fue larguisima frontera y eje de colonización; en su curso alto, las cataratas de San Antonio se convirtieron en símbolo de pérdida de la naturaleza virginal.




Charles Wimar. El rastro perdido, 1856





2. Pueblos y paisajes inéditos

Las primeras expediciones artísticas al Oeste tuvieron motivaciones antropológicas. Karl Bodmer acompañó a Maximilian Wied-Neuwied en un temprano viaje a lo largo del Misuri en el que documentaron las costumbres de tribus hoy desaparecidas. La representación de la grandiosa naturaleza norteamericana estuvo muy influida por el Romanticismo con tintes religiosos de Thomas Cole. Albert Bierstadt hizo del paisaje un espectáculo y Thomas Hill, junto a fotógrafos como Edward S. Carter, Carleton E. Watkins y William Henry Jackson, sensibilizaron a ciudadanos y gobernantes para que protegiesen las áreas más valiosas, como el valle de Yosemite y Yellowstone, a través del innovador sistema de Parques Nacionales.