lunes, 25 de diciembre de 2017

El maravilloso viaje de Nils Holgersson. Selma Lagerlöf (1858 - 1940)



¡Vuela por los cielos de Laponia y Suiza a lomos de
un ganso blanco el pequeño Nils Holgersson! 




 Tras haberse burlado del duende, el travieso Nils sufre un hechizo que lo convierte en un ser diminuto...

 Lo primero que a Nils le llamó la atención fue comprender el lenguaje de los animales: era capaz de descifrar lo que decían sin el menor esfuerzo. Por un instante, se sintió tentado de responderles...



Autora: Selma Lagerlöf
Título original: Le merveilleux voyage de Nils Holgersson

Traducción: Isabel Soto
Adaptación: Kochka 

Ilustraciones: Olivier Latyk 
Nº de Páginas: 60

Editorial: Edelvives
Edición: 2016




El maravilloso viaje de Nils Holgersson obra de la escritora sueca Selma Lagerlöf, publicado en dos partes en 1906 y 1907. Fue un encargo de la Asociación Nacional de Maestros en 1902, un libro de lecturas de geografía para las escuelas públicas.
 "Ella dedicó tres años a estudiar la naturaleza y familiarizarse con la vida y costumbres de los animales. Investigó en el folclore y en  las leyendas de diferentes zonas de Suiza. Todo este material lo entrelazó ingeniosamente en su historia". (De la introducción al inglés de Velma Swanston Howard).


Selma Lagerlöf
 

¡Feliz Navidad!




Copos de nieve sobre Wivenhoe

Entrecruzados caen, se aglomeran
y un segundo después se han dispersado.
Caen y dejan caer a la caída.
Inmateriales astros intangibles;
infinitos, planetas en desplome.
                                                           J.E. Pacheco




sábado, 16 de diciembre de 2017

Jane Austen en la intimidad. Lucy Worsley




"La artista más perfecta de entre las mujeres, la escritora de títulos inmortales".
                                                                                                    Virginia Woolf


El mundo que evocan las novelas de Jane Austen, retratado en incontables películas, es hogareño, ordenado y acogedor. Sus personajes habitan agradables casitas de campo, refinadas mansiones rurales y elegantes residencias en Londres o en Bath.
   Y su vida tiende a contemplarse bajo el mismo prisma.
   Es la impresión que uno se lleva, inevitablemente, cuando contempla la coqueta y florida casita de campo de Chawton, en el condado de Hampshire, que finalmente proporcionó a Jane, a su hermana y a su madre el hogar que tanto anhelaban. Jane se trasladó a esa casa en 1809, seguramente pensando que llevaría allí una vida larga y feliz. Se equivocaba.
   Para Jane, la cuestión del hogar fue siempre un tanto espinosa. ¿A qué tipo de residencia podía aspirar con sus escasos medios (...) La idea de tener una casa propia debió de parecerle a jane un sueño inalcanzable. En posesión de un capital irrisorio ganado de su escritura con mucho esfuerzo, la muerte de su padre la obligó a vivir a salto de mata en alojamientos de alquiler, cuando no en casa de un pariente a otro, que la utilizaban como niñera a cambio de casi nada.
  No debe sorprendernos, pues, que la búsqueda de un hogar propio sea un motivo recurrente en la ficción de Jane. Buena parte de sus escenas transcurren en interiores, donde las personas hablan y hablan sin abandonar nunca la habitación, por lo general un salón. Y, sin embargo, cuando los personajes de Jane se proponen conversar acerca de temas trascendentes -de sus sentimientos, de la verdad- suelen hacerlo al aire libre. Huyen de las garras de los salones que confinan sus vidas.

   Los jóvenes que leen a Jane Austen por primera vez toman sus novelas por historias que tratan de amor, de encontrar pareja y de fundar un hogar. Sin embargo, si algo caracteriza a sus heroínas es la carencia de un hogar feliz, por más que lo ansíen con toda su alma. Todas las protagonistas de Jane sehan visto obligadas a abandonar su casa...(Pág. 12)

 



 "Por favor, páguese a la señorita Jane Austen la suma de cien guineas".
                                                                       Cheque imaginario escrito por jane en la niñez


 Así pues, las novelas de Jane Austen están repletas de hogares amados, perdidos y ansiados. En la primera obra que publicó, Sentido y sensibilidad, será la muerte de un miembro de la familia la que obligue a Elinor y a Marianne a abandonar su casa de infancia. En Orgullo y prejuicio, Elizabeth Bennet y sus hermanas serán expulsadas del hogar a la muerte de su padre. En Mansfield Park, Fanny Price tendrá que separarse de los suyos para vivir en la mansión de unos parientes adinerados, igual que le sucedió a uno de los hermanos de la escritora. Anne Elliot añora su vida rural en Kellynch Hall cuando la facturan a Bath en Persuasión. incluso Catherine Morland de La abadía de Northanger y Emma Woodhouse de Emma, las dos en plena juventud, al quedarse sin hogar, serán muy cuidadosas al escoger su futura situación doméstica (...)




 "No necesita más que apariencia. O, si quiere darle
 un nombre más sugestivo, diga esperanza".
                                                                    Sentido y sensibilidad

 "...de todas las fórmulas químicas, la tinta es la más peligrosa."
                                                                Jane Austen en The Loiterer





Autora: Lucy Worsley
Título original: Jane Austen at Home- A Biography
Traducción: Victoria Simó
Edición 2017 
Ediciones Urano
 Nº de Páginas 446
 



"Qué vidas tan apacibles llevaban...Ni la Revolución francesa ni los demoledores
desafíos de las Guerras Napoleónicas perturbaban su paz."
                                                                                 Winston Churchill sobre  Orgullo y prejuicio
 




sábado, 9 de diciembre de 2017

La Guerra de los Mundos. H.G. Wells (1866 - 1946)




Sobre La guerra de los mundos

La guerra de los mudos fue la primera obra en la que los habitantes del planeta Marte invaden la Tierra. Por un lado, H.G.Wells delinea el contexto científico de finales del siglo XIX en el que se observaba la fascinación por el planeta rojo, y en el que la humanidad empieza a pensar seriamente en construir máquinas que le permitiesen volar.
Por el otro, construye un relato ficcional que, sin embargo, indaga los discursos decimonónicos que tanto le apasionaron y que tanto influyeron sobre las realidades sociales de la época y geografía: el darwinismo ("Nuestra propia especie ha destruido, no solo especies de animales, sino también razas humanas inferiores") y el imperialismo británico.

Al ser destronado por los marcianos, el ser humano reflexiona acerca de lo que implica esa superioridad que él mismo detenta con violencia sobre otros: "Seguro que, aunque no hayamos aprendido nada más, esta guerra nos ha enseñado la piedad, piedad hacia esas almas sin razón que nosotros dominamos". La ética entra en juego al cuestionar los exabruptos de dudosa justificación: "- ¿Porqué permiten tales cosas? ¿Quiénes son esos marcianos?", pregunta el vicario. "-¿Y quiénes somos nosotros?, le responde el narrador.
 



El 30 de octubre de 1938, como broma de Halloween, el actor, director y guionista estadounidense Orson Welles adaptó La guerra delos mundos a un guión de radio que, teatralizado en forma de noticiario, narra el arribo de naves marcianas a la ciudad de Nueva York.
Los oyentes que sintonizaron la emisión ya comenzada y que, poe ende, no habían escuchado la introducción aclaratoria, fueron presa de un estado de pánico que se extendió rápidamente por la ciudad.
"Muchas verdades se han dicho en broma", escribió H.G.Wells en su célebre libro. sociedades con poderosos ejércitos y altamente armadas (como la británica y la estadounidense) habían recibido, en forma de reflejo espejado el terror que suscita la propensión al abuso militar.(Pág. 7)
 



 "¿Pero quién vive en esos mundos si están habitados?...
¿Somos nosotros o ellos los señores del universo?...
y ¿por qué han de estar hechas todas las cosas para el hombre?"
                                                                                      Kepler
 

 
 Autor: H.G.Wells
Título original: The War of the Worlds
Traducción. Ramiro de Maeztu
Ilustraciones: H. Alvim Corrêa
Editorial: Libros del Zorro Rojo
Nº de páginas: 204
Edición 2016
 




jueves, 7 de diciembre de 2017

Mariano Fortuny (1838 - 1874)




Reus, 11 de junio de 1838: nace Mariano Fortuny. Sus padres, de clase media, mueren cuando Fortuny cuenta aún pocos años. Pero no quedará desamparado. Un personaje entre magico y cotidiano vendrá a ocupar el lugar de sus padres: su abuelo. Escultor popular de figuras e cera y barro, este hombre actuará como demiurgo de la entrada del pequeño Fortuny en el mundo de lo imposible, la creación.
 



Coloreando figuras de cera y barro, pequeñas formas salidas de las manos duras y tiernas de aquel abuelo sabio y octogenario, Fortuny va conociendo y aprendiendo a distinguir los colores, sus usos más primarios. 
 Y así, su abuelo dirige sus pasos hasta el taller de Domingo Soberano, un pintor sin talento, pero lo suficientemente profesional como para enseñar al joven el misterio escondido de un juego de pinceles...
 



Esta exposición, primera gran monográfica que dedica el Museo del Prado a Mariano Fortuny, tiene el objeto de mostrar, a través de 169 obras relevantes, 67 de ellas nunca expuestas fuera de sus colecciones y museos de procedencia, los variados aspectos de su dedicación artística en todos los cuales sobresalió.
 


Sus pinturas al óleo, fundamento de su fama tuvieron gran influencia en España, Italia y Francia. Fue el gran renovador en su tiempo de la acuarela, a la que aportó proximidad al natural, gran claridad de tonos y una ejecución de calidad extraordinaria.

Admirador de sus maestros y de su suegro, Federico de Madrazo, puristas románticos de los cuales aprendió el sentido de la perfección y el bien dibujar, supo encontrar en Goya el espíritu del artista, la creatividad y la consagración a la pintura. También admiró profundamente a Velázquez y a Ribera dentro de la escuela barroca española.
 

Playa africana

A lo largo de su corta existencia, trabajó arduamente, siendo recompensado por el éxito y la fama, su obra llegóa costar precios inusitados en el mercado internacional, llegando su esposa, Cecilia de Madrazo, a la muerte del pintor, a poseer una gran fortuna. Coleccionista de antigüedades (armas, muebles, tapices, loza hispano-musulmana), poseyó una villa en Roma, decorada con verdadero lujo, así como un estudio envidiado por todos los artistas europeos.
 
 Su muerte fue muy llorada y la ciudad de Roma le ofreció un majestuoso entierro. Desde entonces el cuerpo de Fortuny reposa en el cementerio romano de Campo Varano. Cecilia de Madrazo y sus hijos, Marie Louise y Mariano, vivieron, tras su muerte, con grandeza, conservando su memeoria, primero en París y luego en Venecia, en el Palacio Martigneno delle Palle. En la actualidad el Museo de Fortuny de Venecia, se ubica en el Palacio dell'Orfei, está destinado a esponer parte de su obra, sus colecciones y la obra de su hijo, el escenógrafo, diseñador y pintor Mariano Fortuny de Madrazo.
 

La vicaria, 1870

Como dibujante a pluma y lápiz la asiduidad de su práctica le llevó a conseguir una gran precisión. Su trabajo como acuaforista transformó el cultivo de esa técnica  y le permitió dar cauce a su vena más expresiva.
 
 Además, la exposición muestra por vez primera su dedicación al coleccionismo de antigúedades que, integradas en su atelier junto con sus propias obras, revelan la influencia que tuvieron en su práctica creadora: las incluyó en sus composiciones y su color, brillo y calidades le inspiraron en sus búsquedas como artista.
 

Jardín de la casa de Fortuny



La estancia  del pintor en Marruecos fue decisiva para la renovación de su arte. Allí descubrió la luz que su paleta no abandonaría ya nunca.
 
Mariano Fortuny retrato de Fedrico de Madrazo, 1867




miércoles, 6 de diciembre de 2017

El espíritu de la pintura. Cai Guo-Qiang


Hotel Urban

Real Casa de Correos

Calle Preciados


Carrera de San Jerónimo

Museo Nacional del Prado

El espíritu de la pintura. Cai Guo-Quiang en el Prado tiene su origen en el prolongado diálogo de este artista con el espíritu del Greco. En los dos últimos años, en contacto con los especialistas del Prado y estudiando su colección, Cai ha extendido su campo de referencias ha otros artistas como Tiziano, Velázquez, Rubens y Goya.
 



Cai Guo-Qiang


Muchas de las obras expuestas se han creado este mes de octubre en el Salón de los Reinos, para el que Velázquez pintó una de sus obras maestras, La rendición de Breda. Este proceso de creación in situ culminó el 23 de octubre, cuando, al caer la noche, prendió El espíritu de la pintura, un cuadro de pólvora de 18m de largo que es la pieza central de esta exposición.
 En los cuatro espacios expositivos de la Sala C se desarrolla una progresión rítmica que refleja una fórmula compositiva china: inicio, desarrollo, giro y unificación.
 



La primera sección, Introducción o Inicio Ascendente, ilustra el diálogo de Cai con el Greco. Junto a experimentos que exploran las corrientes de color, energía, luces y sombras de los cuadros del cretense, en Día y noche en Toledo recrea la imagen mental que obtuvo cuando volvió a Toledo a principios de 2017. Pintando el Apostolado del Greco evoca una sensación de ceremonia. Para cada apóstol, Cai colocó un lienzo en el suelo, lo espolvoreó con pólvora y puso otro lienzo en blanco encima, cara con cara. Al prender la pólvora, el lienzo de abajo resultaba más abstracto, "como si se hubiera extraído la espiritualidad del Greco y fijado su huella".
 





La segunda sección , Continuación o Desarrollo, hereda el espíritu de la sección anterior y a la vez revela la abstracción inherente a la pólvora como material pictórico. Ceremonia negra y Las nubes distantes expresan el dolor y la pena del artista por la reciente pérdida de personas queridas.









Cai Guo-Qiang nació en 1957 en la ciudad de Quanzhou, provincia de Fujian, China. Hijo de un historiador y pintor, Cai estudió escenografía en el Instituto de Drama de Shanghai. Cai, empezó a trabajar con pólvora para dar espontaneidad a su obra, como un modo de hacer frente a la represión fruto de la controlada tradición artística y el ambiente social en China durante la época.
 Durante el tiempo que vivió en Japón, desde 1986 hasta 1995, exploró las propiedades de la pólvora en sus dibujos. Esta búsqueda lo llevó eventualmente a experimentar con explosivos en una escala mucho mayor y a desarrollar sus característicos proyectos de explosión. Cai obtuvo reconocimiento internacional rápidamente durante su permanencia en Japón, y desde 1995, ha vivido en Nueva York. Su enfoque proviene de una variedad de símbolos, tradiciones y materiales tales como el Feng shui, la medicina china, los dragones, las montañas rusas, los cometas, los ordenadores, los animales vivos y las máquinas expendedoras.

lunes, 4 de diciembre de 2017

La Bella Durmiente. Ballet de Moscú


John Collier

"Un simple paisaje ruso, un paseo una tarde de verano por el campo, el bosque o la estepa, todo eso me emociona hasta tal punto que siento la necesidad irreprimible de abrazarme a la tierra, llevado por el inmenso amor por la naturaleza, sacudido por esa atmósfera embriagadora que me envuelve, que viene del bosque, de la estepa, del riachuelo, de la aldea lejana, de la humilde iglesia campestre, de todo eso que constituye el pobre dcorado de mi Rusia natal". (Piotr Ilich Chaikovski)


Maxfield Parrish




La bella durmiente

Seguramente es el menos conocido de los tres ballet de Chaikovski, pues ni posee la pasión desbordada de El lago de los cisnes ni la magia sonora y la ingenuidad de El cascanueces, aunque por ello mismo quizá sea la más compacta y lograda de estas partituras.

 Basado en el popular cuento La Belle au bois dormant del escritor francés Charles Perrault (1628 - 1703), fue compuesto entre 1888 y 1889, y estrenado en el Teatro Mariinski de San Petersburgo el 16 de enero de 1890, con coreografía de marius Petipa. La bella durmiente obtuvo una cálida acogida que no acabó de ser entusiasta, a pesar del convencimiento del propio compositor de que se trataba de uno de los mejores trabajos surjidos de su pluma. Por ello, quiso escoger alguno de sus números para presentarlos como suite de concierto. No obstante, esta tarea sólo sería llevada a cabo a su muerte por el pianista y director de orquesta Alexander Siloti, quien en 1899 dio a la imprenta una suite, catalogada como Op. 66a e integrada por cinco movimientos.




- Escena I -

Estamos en la sala principal del castillo celebrando el bautizo de la princesa Aurora. La hermosas hadas, entre ellas el hada Lila, madrina de la princesa, brindan sus regalos a al recién nacida; será la princesa más bella e inteligente de todos los reinos. El clima poético y mágico de toda la obra, con un ensoñador tema a cargo del corno inglés que trata al hada de las lilas, la buena hada que logrará impedir la muerte de Aurora.
En plena fiesta, se anuncia la llegada de la malvada hada Carabosse, a la que el Maestro de Ceremonias olvidó invitar. Carabosse, muy furiosa, ya no puede privar a la princesa de los regalos de las hadas buenas, y su maléfico "obsequio" será que cuando llegue a los 16 años se pinchará con una aguja y morirá. El hada Lila atenuando el maleficio lo contraresta concediendo su regalo, la princesa no morirá, se quedará dormida hasta que un príncipe la despierte con un beso.
 



- Escena II -

En la misma sala pero después de dieciséis años, el rey y la reina son muy felices, porque la predicción de Carabosse no se ha cumplido, la pequeña Aurora se ha convertido en una princesa muy bella, cuatro príncipes la admiran y Aurora se divierte bailando. De repente aparece una anciana que regala a la princesa un ramo de flores donde está escondida una aguja.
El pas d'action, también conocido como "Adagio de la rosa", contiene una de esas melodías características de Chaikovski, amplia y rebosante de pasión. En el ballet, este fragmento viene antes de que Carabosse ofrezca a Aurorra el fatal regalo, que la hará caer en un largo letargo, y especialmente interesante para ver la capacidad del compositor para traducir con sonidos situaciones puramente teatrales: un breve pasaje a base de notas repetidas y un solo cadencial del arpa dan pie al tema principal de este movimiento, una arrebatadora melodía de los violines, que va ganando poco a poco en intensidad en un crescendo de gran efecto.
Los reyes lloran desesperados por su hija. Afortunadamente, aparece el hada Lila para consolar a los padres y confirmar que su hija dormirá durante cien años y dormirán todos los moradores del reino junto a ella.


  
- Escena III -

Por el bosque pasea el príncipe, mientras admira la belleza de la naturaleza que le rodea, se encuentra con el hada Lila que le muestra la imagen de la princesa Aurora, el príncipe se enamora inmediatamente y suplica al hada que le facilite el camino al castillo.
 



- Escena IV -

El príncipe se encuentra con el hada Carabosse que trata de impedir que vea a Aurora pero se enfrenta con valor a este personaje malvado y la ahuyenta. El príncipe se acerca a la príncesa que duerme plácidamente y la despierta con un beso. Además despiertan también los reyes y todos los moradores del castillo. El embrujo ha desaparecido y el apuesto príncipe pide al rey la mano de Aurora. Y el rey se la concede agradecido.
 

Mark Olich




 - Escena V -
Las bodas

Durante los festejos de la boda los príncipes comparten su alegría y felicidad. En la fiesta danzan felices los protagonistas de algunos de los cuentos infantiles más populares, como: "El Gato y la Gata", "Caperucita Roja y el Lobo", "Cenicienta" y "El Pájaro Azul". 
El Pas de caractére supone un cambio de registro total; genialmente orquestado a partir de una asombrosa economía de medios (un breve motivo al unísono de oboe y fagot, a los que luego se unirá el corno inglés con una cansina melodía, todo sobre los acordes en sordina de las cuerdas divididas), es un delicioso retrato de dos gatos, el Gato con botas y la Gata blanca.
 


Mark Olich