martes, 9 de junio de 2015

Palacio Real. Madrid


Mirador de los Jardines del Campo del Moro

Al fondo de un blanco deslumbrante destaca la carpa del Cirque du Soleil

Al oeste del Palacio real se extiende el jardín que se conoce popularmente como "Campo del Moro". Felipe II ordenó la compra de estos terrenos entre el Alcázar y el río Manzanares para dotar a su residencia de una zona verde inmediata, pero no fue ajardinado hasta bien entrado el siglo XIX, enlazado con la Real Casa de Campo, también perteneciente a la Corona, hasta 1931.






Salón de Alabarderos
Salón de Alabarderos

Bóveda pintada al fresco por Giovanni Battista Tiépolo, venido de Italia con Carlos III, representa "El Triunfo de Eneas". Desde este salón se distribuía la guardia real de los Alabarderos a las demás dependencias.


Tiépolo "El triunfo de Eneas"

Salón de Columnas


Mesa de las esfinges, siglo XIX
 
Salón de Columnas

Destacan los tapices flamencos del siglo XVII, basados en cartones de Rafael que representan escenas de "Los Hechos de los Apóstoles". Las esculturas del siglo XVI en brnce de la serie de "Los Siete Planetas". Son obras flamencas regaladas por el Cardenal Infante Don Fernando a su hermano Felipe IV y proceden de la decoración del antiguo Alcázar. El fresco del techo es de Corrado Guiaquinto "El Triunfo del Sol".




Saleta de Carlos III

Saleta de Carlos III

Los cuadros de Luca Giordano de finales del siglo XVII con escenas del Antiguo Testamento y pasajes de la historia de Roma. En la bóveda el fresco representa "La Apoteosis de Trajano", obra de Anton Raphael Mengs.




Antecámara de Carlos III 

Retratos de Carlos IV y María Luisa de Parma, obras maestras de Francisco de Goya. El monumental reloj "Cronos soportando la Esfera Celeste", de finales del siglo XVIII, obra de Godon es una de las piezas más espectaculares de la soberbia colección de relojes atesorada por los reyes de España que conserva Patrimonio Nacional.
 

F.L. Godon. Relojero de Cámara de Carlos IV

Tranvía de Carlos III
Tranvía de Carlos III

Sala de paso, se conoce con este nombre por su forma alargada. "LaCaza del jabalí" , el tapiz estaba destinado al comedor de los príncipes  de Asturias en el Real Palacio de San Lorenzo del Escorial. La serie de asuntos de caza y pesca había sido comenzada por Ramón Bayeu, que llegó a pintar cinco cartones para los tapices de aquella sala antes de pasar a servir a Mengs. El nuevo destino del menor de los Bayeu motivó que dejase interrumpida la serie, y la consecuente llegada de Goya, por llamamiento de Mengs con la más que probable recomendación de su cuñado Francisco Bayeu, que le dio alojamiento en su casa de la calle de Reloj.
 El tapiz reproduce a igual escala el cartón, pero invertida la composición, puesto que los liceros realizaban la labor en el telar por el reverso de la pieza.


La caza del jabalí. Antes de 1873. Tapíz,bajo lizo,lana y seda. Real Fábrica de Tapices de santa Bárbara. Colección Real: Carlos III.

Saleta amarilla
Saleta amarilla

El escritorio y la cómoda son obra del ebanista francés G. Beneman y del broncista P. A. Forrester del siglo XVIII. Sillas de brazos conocidas popularmente como "sillas peineta".



Plaza de Oriente




No hay comentarios:

Publicar un comentario