martes, 13 de septiembre de 2016

Visita a la ciudad de Segovia




El Acueducto, emblema histórico de Segovia, se levanta sobre el Azoguejo como una muralla imaginaria.



La centenaria Casa de los Picos, en la concurrida Calle Real.



El esgrafiado
Una duquesa de Irlanda que visitó Segovia, cuando llegó a su país comentó que lo que más le había impresionado de la ciudad eran las fachadas de los edificios.
-¿Por qué?- le preguntaron
-Más que realizadas por hombres parecen trazadas por la mano delcada de una mujer.
En efecto, presente en algunos edificios se encuentra una especie de filigrana o encaje que recorre los revestimientos externos. Se trata del esgrafiado, una técnica aplicada a la construcción, de origen morisco. 






Plaza de Medina del Campo, estatua de Juan Bravo







Iglesia románica de San Martín








Las tres culturas
No hay restos de mezquitas en Segovia, pero es evidente que también por quí se asentaron los musulmanes. En el barrio de San Millán y en el de San Lorenzo, tradicional asentamiento de huertas, quedan testimonios. El torreón de Hércules alberga en sus paredes inscripciones en alabanza a Mahoma.
De quienes si han quedado muchos testimonios ha sido de los judíos, todavía se mantienen en pie restos de dos de las sinagogas que tuvieron y dos calles de intrincado recorrido llevan los expresivos nombres de Judería Vieja y Judería Nueva. El Pinarillo, a las afueras de la ciudad, les sirvió de cementerio.


















La catedral de Segovia se eleva en una compleja sinfonía de piedra.








La catedral es uno de los grandes templos góticos construidos en España. Su primera piedra fue colocada en 1525 en el solar donde anteriormente se encontraba la iglesia de Santa María y en su construcción se aprovecharon partes importantes del antiguo templo, que se levantaba enfrente del alcázar y fue destruida durante la guerra de las comunidades.


Plaza Mayor



No hay comentarios:

Publicar un comentario