jueves, 20 de septiembre de 2012

Real Jardín Botánico






Plantas tropicales




Real Jardín Botánico, Plaza de Murillo, 2

El 17 de octubre de 1755, Fernando VI ordenó la creación del Real Jardín Botánico de Madrid, que se instaló en la Huerta de Migas Calientes, en las inmediaciones de lo que hoy se denomina Puerta de Hierro, a orillas del río Manzanares.


Contaba con mas de dos mil plantas, recogidas por José Quer, botánico y cirujano, en sus numerosos viajes por la Península u obtenidas por intercambio con otros botánicos europeos.



A partir de 1774, Carlos III dio instrucciones para su traslado al actual emplazamiento del Paseo del Prado, donde se inaugura en 1781, Sabatini -arquitecto del rey- y Juan de Villanueva- arquitecto del Museo del Prado, el Observatorio Astronómico y otras obras- se hicieron cargo del proyecto.


 Plaza del Pintor Murillo.

En esos años se construyeron las tres terrazas escalonadas, se ordenaron las plantas según el método de Linneo -uno de los botánicos mas importantes de la Historia - y se constuyeron también la verja que rodea el Jardín, los emparrados y el invernáculo llamado Pabellón Villanueva - en el que se encuentra la Cátedra donde impartió sus clases Antonio José Cavanilles.

Exposiciones:

En el Pabellón de Villanueva, con horario similar al jardín.

Se realizan trabajos de investigación botánica, especialmente en taxonomía.

Se estudian y clasifican vegetales españoles en el medio natural y en cultivo.

Se introducen especies de otros países para cultivo y exhibición en el jardín.

Desde su creación, en el Real Jardín Botánico se desarrolló la enseñanza de la botánica, se auspiciaron expediciones a América y al Pacífico, se encargaron  los dibujos de grandes colecciones de láminas de plantas y se acopiaron importantes herbarios que sirvieron de base para describir nuevas especies para la ciencia.


Estatua del pintor Murillo

 
En 1808, la Guerra de la Independencia trajo al Jardín años de abandono y tristeza, en los que son destacables los esfuerzos de Mariano de la Gasca por mantenerlo dentro de las corrientes científicas europeas.



En 1857, siendo Mariano de la Paz Graells director del Real Jardín, se realizaron reformas importantes que aún perduran, como el invernadero que lleva su nombre y la remodelación de la terraza superior. También en época de Graells se instaló un zoológico, que doce años mas tarde, siendo ya director Miguel Colmeiro, se trasladó al Jardín del Buen Retiro.


Invernadero


En la década de 1880 a 1890, el Jardín sufre importantes pérdidas. En 1882 se segregan dos hectáreas para construir el edificio que actualmente ocupa el Ministerio de Agricultura, con lo que su superficie queda ya reducida a las ocho hectáreas actuales. En 1886, un ciclón derribó en su recinto 564 árboles de gran valor.
 

En el primer tercio del siglo XX se inician con seriedad las investigaciones en el campo de la micología, y adquieren un elevado nivel las desarrolladas en el de la micromicetología.





En 1939, el Botánico pasa a depender del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

En 1942 es declarado Jardín Artístico


En 1974, debido a la penuria y abandono, fue cerrado al público para abordar profundas obras de restauración, que acabaron devolviéndole su estilo original.



En 1981, coincidiendo con el bicentenario de su traslado, fueron inauguradas las reformas por sus Majestades los Reyes de España.



Ordenación de las plantas:

Terraza de cuadros. En ella se presentan las colecciones de plantas ornamentales, medicinales, la rosaleda, aromáticas, endémicas y de huerta, reunidas alrededor de los fontines. Al fondo del paseo central se encuentra la rocalla. 
 
Plantas de flor y jardinería. Plantas medicinales. Rosales antiguos. Plantas aromáticas y culinarias. Plantas endémicas de España y Portugal. Plantas de huerta y de uso industrial. 


Terraza de las Escuelas Botánicas. Colección taxonómica de plantas ordenadas por familias y filogenéticamente alrededor de doce fontines de esta terraza.
 
Se puede recorrer el reino vegetal desde las plantas más primitivas a las más evolucionadas.


Cycadales y Pterídophyta. Gimnospermas. Magnoliidae y Hamamelidae. 

Caryophylldae y Dilleniidae. Rosidae. Asteridae. Alismatidae y Commelinidae.



Terraza de Plano de la Flor. Esta parte del jardín ofrece una variada representación de árboles y arbustos, distribuidos en figuras rodeadas deseto de durillo.
 
Fue remodelada durante la dirección de Mariano de la paz Graells. Se construyeron en esa etapa el estanque y busto de Linneo, en 1859, y al extremo norte, el invernadero que perdura, y desde 1993 un nuevo invernadero de Exhibición.
 
Al fondo se encuentra el Pabellón Villanueva, diseñado para estufas frías. Está bordeado por un emparrado de hierro forjado, construido en 1786.



Setos de durillo.Glicinia centenaria. Tilos. Cedro del Líbano. Palmito. Zarza inerme. Mirtos. Haya. Lilo blanco. Plátanos. Pitosporo. Cotoneaster.

Árboles interesantes: Alcanforero, almez, tejo, olmo, cedro del Himalaya, sequoia, pino del Himalaya, pino carrasco, madroño, olmo del Cáucaso, parrotia, ciprés, palmera canaria, butia...



En el nuevo invernadero se muestran a los visitantes especies vegetales propias de climas muy diferentes a madrid.

Se recogen semillas y almacenan en un banco, para intercambiar con mas de 300 jardines botánicos y otros centros de todo el mundo.

Se celebran exposiciones, congresos, cursos, conferencias y diversas actividades culturales en el Pabellón Villanueva y salón de actos.

Se redactan y editan publicaciones científicas, tanto revistas periódicas como libros.
En el Herbario, Biblioteca y Archivo se realizan consultas para trabajos de investigación.

Se imparten anualmente cursos teórico-prácticos para formación de jóvenes jardineros.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario