sábado, 27 de enero de 2018

Penas de amor de una gata inglesa. Honoré de Balzac (1799-1850)



"La curiosidad mató al gato pero, murió sabiendo"
 



Honoré de Balzac fue uno de los más importantes narradores del siglo XIX. Su legado, reunido  en La comedia humana, sigue siendo una referencia imprescindible para autores y lectores.

 Penas de amor de una gata inglesa, este cuento forma parte de un proyecto editorial de Pierre-Jules Hetzel titulado Scénes de la vie privée et publique des animaux: Les animaux peints par eux-mêmes et dessinés par un autre. Études de moeurs contemporaines, primero publicado por entregas, a partir de 1840, y luego editado en dos tomos, en 1841 y 1842, que reunió relatos de grandes firmas de ese momento, como la del mismo Balzac, Charles Nodier o George Sand, con las ilustraciones de animales de Grandville.
 También se debe recordar que estos relatos se escriben en los años en que las primeras sociedades protectoras de animales comienzan a formarse en Europa así como a considerarse aspectos legales del trato a los animales.

 Tengo la ambición de ser la mistriss Inchbald de las gatas y les ruego que tengan consideración por mis nobles esfuerzos, ¡oh, gatos franceses!, con los cuales ha nacido la más grande casa de nuestra raza, aquella del gato con botas, tipo eterno del "cantamañanas", y que tantos hombres han imitado sin haberle erigido todavía una estatua.
 



J.J. Grandville (1803-1847) fue un caricaturista de gran popularidad y sus dibujos de animales antropomorfos son conocidos y reproducidos con frecuencia hasta la actualidad.

Takahashi Shótei (1871-1945

...Entonces divisé, sin tener aire de mirarlo, a ese encantador minino francés: estaba despeinado, era pequeño, gallardo y no se parecía en nada a un gato inglés. Su aire soberbio anunciaba, tanto como su manera de sacudir la oreja, un bicho raro sin preocupaciones...(Pág. 33)
 





...Una noche escuché en la calle la voz del gato francés. Nadie podía vernos, trepé por la chimenea y llegada alo alto de la casa le grité: "¡Al canalón!". Esta respuesta le dió alas, llegó detrás de mí en un abrir y cerrar de ojos. Creerían ustedes que este gato francés tuvo la inconveniente audacia de autorizarse, por mí pequeña exclamación, a decirme: "¡ven a mis patas!"...(pág. 40)



 Autor: Honoré de Balzac
Título: Penas de amor de una gata inglesa

Ilustraciones: J.J. Grandville
Traducción: Jean Cendrars

Edición: 2013
Nº de pág. 60


 

















Perro-Manta, abrazos calentitos.










No hay comentarios:

Publicar un comentario