viernes, 14 de octubre de 2016

Bartleby el escribiente. Herman Melville (1819 - 1891)




"La joya no puede ser pulida sin fricción, 
ni el hombre perfeccionarse sin esfuerzo."  
                                                                     Proberbio chino




Soy un hombre de cierta edad. En los últimos teinta años, mis actividades me han puesto en íntimo contacto con un gremio interesante y hasta singular, del cual, entiendo, nada se ha escrito hasta ahora: el de los amanuenses o copistas judiciales. He conocido a muchos, profesional y particularmente, y podría referir diversas historias que harían sonreír a los señores benévolos y llorar a las almas sentimentales. Pero a las biografías de todos los amanuenses prefiero algunos episodios de la vida de Bartleby, que era uno de ellos, el más extraño que yo he visto o de quien tenga noticias.
 
 Wall Street, 1850. Un abogado trabaja con sus dos copistas, Turkey y Nippers, y el chico de los recados, Ginger Nut, de manera tranquila y rutinaria, cuando el incremento del trabajo le obliga a buscar ayuda adicional. En respuesta a su demanda, aparece una mañana un joven de figura pálidamente pulcra, lamentablemente decorosa e incurablemente desamparada...Es Bartleby.
 



Autor: Herman Melville
Título original: Bartleby the Scrivener. A Story of Wall Street

Traducción y notas: Arturo Agüero Herranz
Nº de Páginas: 65

Alianza Editorial, S.A.
Edición 2014

 


1852 y 1853 son años difíciles para Melville. Por un lado, sufre la decepción de su amistad con Hawthorne y, por otro, vive el fracaso de su carrera como escritor. Moby Dick, que los críticos no supieron apreciar en toda su dimensión, no terminaba de funcionar comercialmente, y Pierre o las ambigüedades, cuya composición le dejó exhausto, significó uno de los mayores descalabros de su carrera. No en vano, por esta novela en una reseña de la época se le tildó, sin ambages, de "loco".
 Pero estos años son también de capital importancia para entender la vida y obra posterior del novelista y poeta, a quien todavía le quedaban por escribir relatos hoy considerados obras maestras como Bartleby, el escribiente, Benito Cereno y la inconclusa Billy Budd marinero.




Andrew Delbanco , profesor de la Universidad de Columbia, escribió una biografía de Herman Melville, el autor de Moby Dick, acaso la más importante novela escrita en Estados Unidos en todos los tiempos. Haciendo un balance dice Delbanco que Melville "es una presencia viva en el sentido más amplio de la cultura. Entre sus contemporáneos es el más grande sin discusión, habiendo logrado combinar el estruendo de Nueva York de Witman, con la gravedad de la Nueva Inglaterra de Hawthorne para obtener, en Moby Dick, una sensibilidad que creó el clásico norteamericano del siglo XIX (posiblemente junto a Huckleberry Finn) que mantiene su poder moral sin haber caído en lo moralista. (...) Hay muchos escritores que consiguen hacernos pensar lo que ellos, pero son muy pocos los que, una vez ha muerto su época, continúan haciéndonos reflexionar con ellos. Melville pertnece a ese grupo".
 

 
"Aquel que tiene un porqué para vivir,
se puede enfrentar a todos los cómos."
                                                                        Friedrich Nietzsche













No hay comentarios:

Publicar un comentario