domingo, 1 de noviembre de 2015

Real Casa del Labrador.





Jardín del Príncipe, para sosegar el espíritu nada mejor que pasear por este jardín, especialmente en otoño, cuando el suelo de sus espaciosos senderos se asemeja a una alfombra de hojas de tonalidades amarillas y ocres.





Creado por Carlos IV, quien lo inició siendo todavía Príncipe de Asturias y lo concluyó siendo Rey, entre 1789 y 1808. Contrapuesto al de la Isla, es un jardín paisajista que sigue la moda inglesa y francesa de finales del XVIII, pero conviene no olvidar que en él se integran elementos anteriores, como la Huerta de la Primavera y el Embarcadero de Fernando VI, y lo hecho por Carlos IV no es uno sino varios jardines.








Francisco de Goya, en la primavera de 1800, meses después de haber sido nombrado primer pintor de Cámara, recibió el encargo de pintar un retrato conjunto de la Familia Real que pasaba una temporada  en el palacio de Aranjuez. Goya comenzó por hacer allí estudios del natural de algunos de sus miembros, para servirse de ellos en el cuadro definitivo. Pintó diez retratos en total de los que el Prado posee cinco.
Goya fue nombrado Amotinado Mayor, In memoriam, en 1996.







Tras pasar los Pabellones encontramos el Embarcadero real junto al río Tajo, escenario magnifico donde, el famoso cantante Farinelli pudo desarrollar su festiva imaginación. Considerado el mejor intérprete de su tiempo, pasó gran parte de su vida al servicio de la corte española, haciendo del reinado de Fernando VI una sucesión de fiestas y celebraciones entorno a la música y el canto. Construyó la famosa  Escuadra del Tajo, formada por falúas que imitaban a las antiguas galeras y góndolas, y que guarnecida de marineros y servidumbre, hacían las delicias de la realeza en lánguidos paseos por el tranquilo cauce del río, acompañados de música y espectáculos acuáticos.




La Real Casa del Labrador, la construcción de la Casa, iniciada en 1794 y concluida en 1803, presenta dos fases claramente diferenciadas. La primera, de la que Villanueva es único autor indiscutible, consistió en levantar un edificio de planta rectangular, el actual cuerpo principal con planta baja principal y ático, sin decoración exterior y con el aparejo de ladrillo y cajas de mampostería vista.




La segunda fase, que se llevó a cabo entre 1799 y 1800, se remató con la reforma general de toda la articulación exterior de las superficies en 1803, supuso la construcción de dos alas, formando un patio de honor con dos pórticos de arcos rebajados, en granito, y sendas terrazas sobre ellos.






La galería de estatuas en la real Casa del Labrador

Gabinete de platino

La saleta de la Reina














José Luis Sampedro destacó como escritor, economista y humanista, fue elegido miembro de la Real Academia Española en 1990 y recibió numerosos premios y reconocimientos entre las distinciones municipales que le otorgó Aranjuez destacan su nombramiento como Amotinado Mayor en las Fiestas del Motín, la concesión de la Medalla de Oro del Real Sitio y Villa de Aranjuez y el otorgamiento del título de Hijo Adoptivo de la ciudad.
En su obra José Luis Sampedro comprende como pocos el paisaje cultural de Aranjuez al subrayar la íntima relación del hombre con el territorio, de los hombres y sus vivencias en la naturaleza.
Sampedro, en su obra literaria, ha proyectado la imagen de Aranjuez en España y en el mundo a través de novelas tan significativas como "El río que nos lleva" y "Real Sitio".





















Desde el tren





No hay comentarios:

Publicar un comentario