domingo, 29 de septiembre de 2013

Figuras de la Francia moderna.


De Ingres a Toulouse-Lautrec

 
La Fundación Juan March reúne en esta exposición un conjunto excepcional de obras procedentes del museo del Petit Palais de París bajo el título "Figuras de la Francia Moderna, de Ingres a Toulouse-Lautrec".
 

Jean-Baptiste-Camille Corot
Marietta, llamada la Odalisca Romana, 1843


Esta muestra traza un recorrido por el arte decimonónico francés, enlazando con la modernidad del siglo XX. La selección de obras gira entorno a la representación de la figura humana, que se plasma en retratos de sociedad, desnudos, retratos íntimos o psicológicos, a través de los cuales el visitante puede apreciar todas las tendencias artísticas que hallan expresión en la Francia moderna, desde el neoclasicismo y el romanticismo, pasando por el realismo, naturalismo, el impresionismo, la influencia de la fotografía, el simbolismo y los nabís hasta las rupturas estéticas que anuncian el fauvismo y el cubismo.


Eugéne Delacroix
Combat du Giaour et du Pacha, 1835


La exposición consta de 39 obras (36 pinturas y seis esculturas) representativas de los múltiples enfoques dados a lo largo del siglo XIX francés a la figuración humana, desde la confrontación de la línea y el color en tiempos de Ingres y Delacroix hasta los expresivos trazos de Toulouse- Lautrec, pasando por la obsesión de la realidad propia de Daumier, courbet y Manet o la visión de una Arcadia soñada de Puvis de Chavannes y Maillot.


Gustave Courbet
Courbet con un perro negro, 1842 - 1844


El edificio del Museo Municipal de Bellas Artes, más conocido como Petit Palais, construido para la Exposición Universal de 1900, fue considerado en su momento como una nueva joya del urbanismo parisino. En 1902 finalizada la Exposición Universal, el Petit Palais fue inaugurado como museo. En la actualidad alberga una de las más significativas colecciones de arte francés de finales del siglo XIX y comienzos del XX.


Pierre Bonnard
Conversación en Arcachon, 1926 - 1930



Paul Gauguin
Viejo con bastón, 1888


 
Pierre-Auguste Renoir
Femme rousse á la rose, 1919
(Mujer pelirroja con una rosa)

sábado, 28 de septiembre de 2013

Namazu-e (El pez gato) . Grabados japoneses.




En 1855, un terremoto asoló Japón y destruyó la capital, Edo (Tokio), lo que causo miles de muertos. Meses después, un pintor llamado Taganawa concibió esta obra, titulada Namazu-e (pez gato).
 
Las leyendas tradicionales niponas contaban que eran criaturas marinas gigantescas las que causaban los terremotos y los maremotos, golpeando con sus enormes colas las costas de Japón. La pintura muestra a las victimas del seísmo vengándose de su verdugo marino.
 
La obra tuvo un gran éxito, por lo que otros artistas la imitaron más de 400 obras se pintaron tras el seísmo de 1855.
 

Tsunami que asoló Japón en 2011




Ukiyoe, el grabado policromo apareció en el siglo XVIII. Entre los artistas famosos en todo el mundo se incluyen Hishikawa Moronobu, Suzuki Harunobu y Kitagawa Utamaro, que son renombrados por la belleza de sus retratos, Toshusai Sharaku por sus actores de kabuki, y Katsushika Hokusai y Ando Hiroshige por sus paisajes.
 



Ukiyoe empezó a valorarse como arte a partir del siglo XX. Antes sólo fue considerado como una forma de entretenimiento popular.




El Universo en una hoja de papel, origami.


"¿Por qué cortar si en la superficie de una hoja de papel ya están trazados todos los caminos del Universo?"Miguel de Unamuno

             
Sakura flores de cerezo


"Un arte que como tal busca trasmitir
de un ser a otro"

Discurso de ingreso en la Real Academia 
de Salvador de Madariaga            




Durante más de 20 años, Akira Yoshizawa observó un lago con cisnes que, elegantes y tranquilos, nadaban ajenos al mundo. Quería captar toda su belleza, la paz que trasmitían , pero quería hacerlo a través de su herramienta de trabajo: una hoja de papel. Sin romperla, sólo doblándola, debía cobrar vida entre sus manos, sin prisa. El maestro entre maestros del origami fabricó durante muchos años el papel que le permitiría materializar su obra. Los que le conocieron cuentan aún con qué pasión explicaba que los pliegues de papel cisne tan especial debían ser curvos para permitirle deslizarse, silencioso y a la vez majestuoso, por el agua; para darle movimiento, vida. No fue la única obra maestra de Yoshizawa, que legó más de 50.000 figuras, auténticas obras de arte que le valieron la distinción de Caballero del Sol Naciente, todo un honor con el que Japón homenajeaba a un hombre que vivió 20 años sumido en la más absoluta pobreza, dedicado a una pasión por la que abandonó casi todo.





Tras esta hoja se esconden auténticos trabajos de geometría, arte, matemática, belleza, y de ciento de sensaciones y expresiones más. Decía Salvador de Madariaga, en el discurso de toma de posesión de su sillón en la Real Academia, que este "es un arte que como tal, busca transmitir de un ser a otro". Habló de una forma de arte modesta, pero esencial, brillante y única, para presentarse en lo que entonces era considerado como un templo del saber. No fue el único intelectual seducido por el papel. Miguel de Unamuno decidió hacer un sitio en la historia al Origami, disciplina a la que ´el bautizó como "Cocotología", "palabro" prestado del francés ("cocotte", pollo), y del que escribió un tratado completo y esencial. Defendía el papel cuadrado como base de esta actividad "por sus proporciones aúreas", huyendo de los cortes, "pues nuestra figura es primero un embrión que se tiene que transformar y llegar a ser para tener vida".




Dejando a un lado la voz de los sabios, el origami es el arte de crear figuras reconocibles mediante el plegado de una hoja de papel sin cortar, ni pegar. Si hubiera que fechar la primera figura, tendríamos que volver al momento en el nace el papel, hacia el año 100 d.C, en China. Como tantas ciencias espirituales , saltaría a Japón y al resto del mundo, aunque tendríamos que esperar al siglo XII para que los árabes lo trajeran a Europa y más concretamente a Játiva (Valencia), la primera fábrica del continente. Desde entonces, ha tenido distinta signifcación en Oriente -disciplina de indudable poso espiritual- y Occidente -mero entretenimiento, en muchos casos infantil, aunque recientemente son muchas las voces que reclaman su indudable valor terapéutico-.





Los plegadores japoneses rezan antes de empezar, se concentran y cuidan de que todo esté bien limpio y purificado. Los occidentales sencillamente, nos concentramos y doblamos.




 Un deseo mil grullas de papel por la Paz

"Las 1.000 grullas de papel", un cuento popular japonés, narra que se curan los enfermos que consigan doblar mil grullas de papel como recompensa al esfuerzo necesario para lograrlo.


Sadako Sasaki tenía 2 años cuando una bomba atómica arrasó Hiroshima. Diez años después la diagnosticaron leucemia y decidió fabricar 1.000 grullas pidiendo su curación.


Cuando tenía 644 grullas, la pequeña murió y los niños de Hiroshima decidieron llevar una grulla de papel a la estatua que se erigió en su nombre. En la base se lee:"Este es nuestro grito. Esta nuestra plegaria: paz en el mundo".


La estatua es el origen del Parque de la paz de Hiroshima y millones de personas depositan su grulla en homenaje a todos los niños que sufren los horrores de las guerras.


También en Nagasaki, cada 9 de agosto, los niños confeccionan guirnaldas con grullas de papel para celebrar la paz.






Sadako Sasaki


Rosa Kawasaki






jueves, 26 de septiembre de 2013

Moulin Rouge (2001)



Nicole Kidman      Ewan McGregor

Año: 2001

País: Australia

Director: Baz Luhrmann

Guión: Craig Pearce & Baz Luhrmann

Música: Craig Armstrong

Fotografía: Donald McAlpine
 


Productora: 20 th Century Fox

Género: Musical, Drama

Reparto: Nicole Kidman, Ewa McGregor, John Leguizamo, Jim Broadbent, Richard Roxburgh, Davis Wenham, Jacek Koman, Kylie Minogue.



Premios 2001


  2 Oscar Mejor Dirección Artística, Vestuario. 8 Nominaciones                   
  3 Globos de Oro, Mejor Película, Comedia, Musical. 6 Nominaciones     
  3 Premios Bafta: Música, Sonido, Actor.Sac (Broadbent) 12 Nominaciones
  Festival de Cannes: Nomidada a la Palma de Oro (Mejor Película)
  Cesar. Nominada a la Mejor Película Extranjera
  2 Premios National Board of Review (Mejor Película, Mejor Actor Secundario)

              

El París de 1900, el bohemio escritor Christian (Ewan McGregor) se enamora de la estrella del Moulin Rouge Satine (nicole Kidman). El la enamora con su poesía y ella lo hechiza con la luz que irradian sus ojos.



Todo cambiara cuando ella descubra que Christian no es el millonario duque al que está dispuesta a convencer para financiar su obra teatral.

Entonces se debatirá entre el amor que siente hacia el bohemio o el interés hacia el duque (Richard Roxburgh) y poder convertirse en una gran actriz...











miércoles, 25 de septiembre de 2013

Museo Nacional de Artes Decorativas



Museo de Artes Decorativas
Calle Montalván, 12
 


Un maravilloso jarrón de Sévres y bronce cincelado, en la primera planta, Louis-Pierre Schilt, 1852. Pieza única regalo a Isabel II de Napoleón III y Eugenia de Montijo en 1865. 
 
 


 La colección de cerámica, loza y porcelana cuenta con cuatro mil piezas. Hay porcelanas de casi todas las grandes manufacturas europeas: Meissen (siglos XVIII y XIX), Sévres, París; Limoges, Caughley, Longport, Capodimonti.
 





Hay una excelente representación de todos los alfares españoles, entre los que destacan Manises, Teruel, Talavera, Puente del Arzobispo y Alcora. La loza estampillada está representada por las producciones de Sargadelos, Pasajes, Pickman-La Cartuja, San Juan de Aznalfarache, etc...
 
La cocina evoca una casa del siglo XVII. Procedente de una casa-palacio valenciana y trasladada al museo en 1941.
  



Esta cocina pertenece al siglo XVIII momento en el que comienzan a cubrirse en el Levante español frontales y paramentos enteros con azulejos que representan temas populares. La escena desarrollada aquí -la preparación del chocolate y los dulces por criados para la señora de la casa- está presidida por la imagen de la Virgen del Carmen.
 



Constituye un documento gráfico de su tiempo, en el que quedan reflejados tanto los diversos estratos sociales, como los manjares y utensilios de cocina de uso común en la época.
 






El edificio fue construido en 1878 como palacio de la duquesa de Santoña, en terrenos que habían sido del Real Sitio del Buen Retiro. Dispone de 60 salas repartidas en 5 plantas.


Alfombras de Cuenca y Alcaraz de los siglos XV-XVII


Tablero de ajedrez de piedras duras


El mobiliario español a partir del siglo XIV, época en la que los muebles eran muy escasos. El fondo reunido entre el gótico y el barroco es el mayor existente en un museo público español, ya que las colecciones de Patrimonio Nacional son en su mayor parte del siglo XVIII y posteriores.
 

Destacan los escritorios o bargueños, camas y muebles de asiento

 
Salterio castellano de contras 1773-97

Esta cítara de cuerdas metálicas, tocada con dediles concentra en si misma todas las contradicciones musicales del Siglo de las Luces. A principios del siglo XVIII adopta su forma definitiva, heredada del dulcimer, siendo ahora más adecuado para la ejecución de repertorios de música reservata propios del Barroco Tardío y del primer Clasicismo, que cultivan la flexibilidad, el virtuosismo y el uso del adorno recargado.
Considerado propio de las clases altas, acompañaba el canto en la Corte, en fiestas privadas o en la Ópera. Aparecía como solista o en grupos de Cámara, junto a violines, flautas o guitarras, fue frecuente su presencia en Convento e Iglesias, acompañando el Canto Litúrgico en sustitución del órgano. 
 

Figuras articuladas, procedentes de la Ciudad Prohibida
 

Desde el siglo XVI China mantuvo un intenso intercambio con Europa a través de España y Portugal, pero el liderazgo comercial pasó a manos de las Compañías de Indias holandesa e inglesa a partir del siglo XVII. En el año 1690 un junco chino procedente de Cantón que se dirigía hacia el puerto comercial de Batavia (Java) naufragaba frente a las costas de Vietnam junto al preciado cargamento que transportaba. Desde aquel momento, tanto el navío chino como su cargamento, permanecieron bajo el agua hasta 1990. Fueron recuperados, tras una intensa excavación arqueológica, más de 48.000 de los cuales 28.000 eran recipientes de porcelana de diversa tipologías y tamaños. Una pequeña parte del hallazgo fue adquirido en subasta pública por el Estado Español.
 





















martes, 24 de septiembre de 2013

Lacas Namban (Huellas de Japón en España)


Museo Nacional de Artes Decorativas
C/. Montalbán, 12  Madrid


Se cumplen 400 años de las primeras relaciones comerciales entre Europa y Japón. Coincidiendo con el aniversario de aquel viaje que inauguró las relaciones bilaterales entre ambos países, el Museo de Artes Decorativas, acoge esta interesante exposición que permite entender ese primer deslumbramiento del reino español por la cultura japonesa en la etapa conocida como período Namban (1543 - 1639), viajaron en ambos sentidos hombres, mercancías e ideas, promoviéndose un intenso diálogo cultural.

 Europa abría así sus ojos hacia otros territorios y se empezaba a vivir la primera "globalización". Dentro de este contexto, se desarrolló la legación japonesa llamada Keichô, encabezada por el samuái Hasekura Tsunenaga, cuyo cuarto centenario estamos celebrando.
 
Entre las mercancías más apreciadas y admiradas en Europa, la laca japonesa Urushi fue el género de mayor atracción. Su intenso brillo y atractiva textura así como sus motivos decorativos dorados (Makie) causaron fascinación entre los primeros europeos que llegaron a Japón.
 
 

Los artífices japoneses detectaron pronto la posibilidad de negocio, y en las últimas décadas del siglo XVI se perfiló ya un género especifico destinado a la exportación, la laca Namban, claramente diferenciada de la destinada al mercado japonés. 

 Esta exposición es una oportunidad única para disfrutar de muchas de las piezas Namban de esta época ya que se reúnen por primera vez un considerable número de obras celosamente guardadas  en distintos lugares de España.




 En la primera parte de la muestra se explica la finalidad de esta embajada, su trasfondo histórico y la relación diplomática entre ambos países mediante documentos y objetos históricos asociados, acompañados de paneles y proyecciones audiovisuales.





Armadura japonesa samurái, datada entre la segunda mitad del siglo XVIII y la primera del XIX, con Kabuto del siglo XVI, hierro lacado con aplicaciones con aplicaciones de bronce, seda y algodón.
     
La muestra sirve, sin duda, para fortalecer aún más las relaciones amistosas entre España y Japón.
 


La exposición cuenta también con obras de arte con influencias japonesas nacidas en tierras mexicanas. De esta manera se recordará la importancia de la ruta entre España y Japón a través de nueva España (México).
 




(detalle)