jueves, 8 de agosto de 2013

Moby Dick. Herman Melville (1819 - 1891)


"Y Dios creó las ballenas"
                              Génesis
                                                


"Los mares indios crían los mayores peces que hay: entre los cuales las ballenas, esos torbellinos llamados balaenae, ocupan de largo tanto como cuatro arapendes de tierra". Plinio
                                                                                                                      
 
"Para alcanzarlo, no le ha de servir
ni filtro ni elixir, sino volver
al que, con traidor dardo, abrió la llaga
que en su echo le da dolor sin tregua;
como ballena herida, que el mar cruza hacia tierra".
                                                                              La reina de las Hadas
                                                                              William Shakespeare



 
"A primeras horas de la tarde vimos lo que se creía que era una roca, pero resultó ser una ballena muerta, que habían matado unos asiáticos y remolcaban a la orilla. Parecían tratar de esconderse ellos también detrás de la ballena, para evitar que les viéramos". Cook, Viajes
                                                                                         
"En una ocasión vi dos de esos monstruos  (ballenas), probablemente macho y hembra, nadando lentamente uno tras otro, a menos de un tiro de piedra de la orilla (Tierra de Fuego), sobre la cual el haya extendía sus ramas".
                                                                                                            Darwin
                                                                                              Viaje de un naturalista



"Rara y vieja ballena, entre galernas,
siempre estará en su casa en el océano,
gigantesca en poder, reinando fuerte
como rey de los mares sin fronteras".
                                                                             Canto de balleneros






Autor: Heman Melville
Título: Moby Dick and The Whale
Traducción del inglés y notas: José María valverde
Editorial: Planeta S.A.
Nº Páginas: 638




 
La vida literaria y personal de Herman Melville dibuja una de esas irónicas elipsis que, por más que se tensen, sólo llegan a cerrar el círculo después de la muerte. Nacido en Nueva York en 1819, en el seno de una familia acomodada -su padre era un próspero comerciante y su madre pertenecía a la buena sociedad de Nueva Inglaterra-, entró en la adolescencia coincidiendo con la bancarrota- y la muerte inmediatamente posterior -de su padre.
 
A los dieciocho años realizó su primera travesía transoceánica -a Liverpool-, que iba a dar inicio a una larga serie de aventuras marítimas que le marcarían para siempre y que están en el origen de muchas de sus obras. 
 
De vuelta a Estados Unidos desempeñaría variopintos empleos,hasta que en 1841 decidió abandonarlo todo y se embarcó en el Acushnet, un ballenero que se dirigía al sur del Pacífico. Las durísimas condiciones de vida de los pesqueros de la época también hicieron mella en el joven Melville que desertó en la aparentemente paradisíaca isla polinesia de Noko-Hiva donde, a pesar de ser bien recibido por los nativos, no dejó de sorprenderse de sus curiosas costumbres, entre ellas, el canibalismo.
 
La experiencia allí vivida daría lugar a su primera novela, Taipi. Rescatado por otro ballenero, se sumó a un motín de la tripulación y, de nuevo, paso varios meses deambulando por las islas, aventuras recogidas en su segunda narración, Omoo.
 
Por fin, en 1843 se enroló en una fragata norteamericana y, tras una penosa travesía de catorce meses -que se convertiría en la base de White Jacket-, regresó a su país. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario