domingo, 10 de junio de 2018

Cueva de los Enebralejos. Prádena (Segovia)




Cueva de los Enebralejos





GEOLOGÍA Y ESPELEOLOGÍA

 Localizada en el piedemonte del extremo oriental de la Sierra del Guadarrama, la Cueva de los Enebralejos se abre a 1.136 metros de altitud sobre el nivel del mar. Su formación,como las del resto de las cavidades conocidas en las inmediaciones de Prádena, se explica como consecuencia de fenómenos de tipo kárstico en las calizas que bordean el macizo montañoso.

 Geológicamente, se sitúa en el zócalo calizo que limita por el Norte al Sistema Central,en una zona de calizas y margas del Cretácico Superior que se apoya directamente sobre el estrato de rocas cristalizadas.




 La Cueva de los Enebralejos fue descubierta de forma fortuita en 1932 en el curso de las labores de excavación de un pozo. Cuenta la tradición que fue cegada por la Inquisición en la época de los Reyes Católicos, al suponerse que en ella se refugiaban judíos.

 A partir de 1983 se reabrió una de las entradas naturales a la cueva, precisamente aquella por la que en la actualidad se accede a la cavidad. La apertura de la cueva al público se produjo en 1995.

 Las primeras exploraciones de la cueva las realizan algunos vecinos de la zona -que en más de una ocasión hubieron de ser rescatados del laberinto de galerías- y ya de forma profesional a partir de 1961.




La Cueva de los Enebralejos es la de mayor desarrollo conocido del borde norte del Sistema Central y es excepcional especialmente por su valor geológico y arqueológico ya que fue frecuentada por grupos humanos hace unos 4.000 años. De los 3670 metros de galerías que se conocen distribuidos en tres niveles con una profundidad máxima de 13 metros, sólo son visitables unos 500 metros. La cueva presenta una temperatura estable que oscila entre los 14º y 16ºC.
 


 Las intervenciones arqueológicas en la cueva han demostrado que una parte de la Cueva de los Enebralejos fue utilizada en la Prehistoria como cementerio por un grupo humano que habitaba en un poblado cercano. El Carbono 14 fecha esa actividad entre los años 2120 y 1850 a.C., es decir, en el tránsito entre el Calcolítico y la Edad del Bronce.
 



Una parte de la cueva fue utilizada como lugar de enterramiento colectivo durante unos trescientos años. El cádaver era depositado en el suelo junto con su ajuar funerario: objetos de cerámica, piedra o huesos, además se han descubierto junto a los esqueletos restos de ofrendas de alimentos y flores que formaban parte del ritual funerario de la comunidad.La tumba más interesante es la de un joven cuyo ajuar lo componían un vaso y un cuenco de cerámica, un hacha de piedra pulimentada y un ídolo de caliza decorado con trazos similares a los que aparecen en las paredes de la cueva.

 La Cueva de los Enebralejos posee manifestaciones de arte rupestre en dos de sus salas, en íntima relación con las actividades funerarias, lo que les otorga un claro significado simbólico y espiritual. Existen dos tipos de técnicas utilizadas en las representaciones artísticas: el grabado y la pintura.
 El arte rupestre calcolítico se caracteriza por el gusto por la figuración abtracta y por su capacidad simbólica para representar de forma repetitiva conceptos cuyo significado sólo puede conocer la comunidad que los ejecutó.


  

En la formación de esta cueva se distinguen cuatro fases, representadas en las distintas galerías que la componen:

Pequeñas galerías con formaciones en fase de descalcificación.

Galería principal.

Corredores que enlazan la galería principal y el curso actual del río.

Galería que sirve de cauce al río, aún en período de formació.


Los grabados
En la Sala III predominan los grabados distribuidos por oquedades, rehundimiento de paredes y techos, cornisas...Los grabados se realizaron mediante las técnicas de incisión -a modo de corte profundo y fino -o abrasión- líneas más anchas y menos profundas. Los motivos más abundantes son las llamadas parrillas, los zíg-zags y los semicírculos, así como representaciones con forma de peines, árboles, peces y humanos, entre otros.
 

      

Cueva de los Enebralejos
Prádena (Segovia)

A 45 km de Segovia y a 110 km de Madrid, se encuentra la Cueva de los Enebralejos. Descubierta a principios de los años treinta forma parte de un asentamiento de los primeros momentos de la metalurgía en la zona. Fue utilizada como necrópolis entre los años 2120-1850a.C., y en su interior sorprenden las formaciones y variedad de colores.  










 La mujer es fértil, y la disciplina (contra naturam) sólo la confunde
                                                               Gary Snyder




 Los seres que sienten son incontables prometo iluminarlos a todos
                                                      Primer voto del budismo



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario