martes, 11 de abril de 2017

Tres mujeres. Sylvia Plath (1932 - 1963)






Sylvia Plath (Boston, 1932 - Londres, 1963) escritora especialmente conocida como poeta, también es autora de obras en prosa, como la novela autobiográfica, La campana de cristal (bajo el pseudónimo de Victoria Lucas), así como relatos y ensayos.
 Junto con Anne Sexton, Plath es considerada una de las principales cultivadoras del género de la poesía confesional, iniciado por Robert Lowell y W. D. Snodgrass.
 Se suicidó en 1963. Tras su muerte, su marido, el también poeta Ted Hughes, se encargó de la edición de su poesía completa.
 


 Autora: Sylvia Plath
Título original. Three Women
Traducción: María Ramos

Ilustraciones: Anuska Allepuz
Editorial Nórdica Libros, S. L.
Nº de páginas. 97
 







Sylvia Plath siempre apunta al corazón. Tres mujeres es un emocionante poema a tres voces que tiene como tema central la maternidad. Cada voz representa una forma de vivirla: la mujer que centra su realización en ser madre, la que sufre por no poder ser serlo y la que lo es a su pesar.

Sylvia concibió este poema, feminista y antibelicista, para ser leído en voz alta, y en 1962, un año antes de su muerte, lo leyó en la BBC. La experiencia supuso un cambio de dirección en su forma de afrontar la escritura. Desde entonces concebiría los poemas "en voz alta", cambiando de forma definitiva su técnica poética.
 





 Soy acusada. Sueño masacres.
Soy un jardín de agonías rojas y negras. Las bebo,
odiándome a mí misma, odiándome y temiéndome. Y ahora
el mundo concibe su final y corre hacia él, con los brazos
abiertos y llenos de amor.
De un amor mortal que lo enferma todo.
Un sol muerto tiñe los periódicos. Es rojo.
Pierdo una vida tras otra. La negra tierra se las bebe.

Ella es nuestro vampiro. Por eso nos mantiene,
cebándonos, bondadosa. Su boca es roja.
La conozco. La conozco íntimamente,
viejo rostro invernal, viejo rostro estéril, vieja bomba de tiempo.
Los hombres la han utilizado, miserablemente. Pero ella se los
comerá a todos.
Se los comerá, se los comerá, se los comerá al final.
El sol se pone. Muero. Provoco muerte.
                                                               (Segunda voz)



  


Mediodía caliente en los prados. Las flores
se doblan y se funden, y los amantes
van y vienen.
Son planos y negros como sombras.
¡Es tan agradable no tener ataduras!
Soy solitaria como la hierba. ¿Qué me falta?
¿Lo encontraré alguna vez, sea lo que sea?

Los cisnes se han ido. El río aún recuerda
lo blancos que eran.
Intenta alcanzarlos con sus luces.
Encuentra sus formas en una nube.
¿Qué pájaro está gritando
con la voz llena de tristeza?
Soy más joven que nunca, dice. ¿Qué me falta?
                                                                        (Tercera voz)
























No hay comentarios:

Publicar un comentario