lunes, 3 de abril de 2017

Harry Houdini (1874 -1926)



"No blasfemes contra Dios por haber creado al tigre; antes bien, agradécele que no le diera alas." Probervio Etíope











Harry Houdini (Budapest, 1874 - Detroit, 1926) es uno de los ilusionistas más célebres de todos los tiempos. A través de su biografía puede trazarse la historia de la magía moderna y su evolución, desde las barracas de feria hasta el espectáculo de masas. Esta exposición permite conocer como introdujo conceptos futuristas como la fuerza física, la velocidad, la tensión y el reto; cómo utilizó estrategias de comunicación propias de nuestro siglo, y cómo se empleó a fondo en estudiar y divulgar las bases racionales en las que se apoya la magia.
Hoy, esta perdura y puede ser considerada una ciencia que nos permite experimentar nuestras limitaciones, comprenderlas y, en última instancia, superarlas. Pero es una ciencia extraña...siempre regida por las leyes del asombro.
 





La primera referencia a prácticas mágicas de la que tenemos noticia aparece en un papiro (1650-1540 a.d.C) y narra prodigios acontecidos en la corte del faraón. Los magos eran figuras indispensables en palacios y templos.

"En 1861, William Howard Mumler realizó la primera fotografía espírita. Después de la carnicería de la Guerra de Secesión, la gente asumió las fotografías espíritas como prueba de la existencia prolongada de sus seres queridos. Esta práctica implicaba un medio capaz de contactar con los muertos y la posibilidad de registro e una placa fotográfica. El proceso se extendió rápidamente a través de los Estados Unidos y el Reino Unido, pero era poco fiable y propenso al fraude. Se celebraron varios juicios en contra de las actividades de los fotógrafos espiritistas; el propio Mumler fue denunciado tras fotografiar a Mary Todd Lincoln con el fantasma del presidente asesinado. Fue absuelto, pero dejó de fotografiar y murió en la pobreza.
 



The Library of Congress en Estados Unidos conserva desde 1927 cerca de 4.000 volúmenes del legado de Houdini, quien declaró haber "acumulado una de las bibliotecas más grandes del mundo sobre fenómenos psíquicos , espiritismo, magia, brujería, demonología, etc...". Las investigaciones de Houdini se centraban en las llamadas "prácticas de la ilusión", en otras palabras, métodos diversos para manipular la imaginación de los espectadores. Houdini se nutría de libros de magia y ocultismo, pero también de memorias y tratados de física, óptica y ciencias afines cuyos cuyos fundamentos aplican en la magia.
 





El código Houdini

La Inglaterra victoriana puso en boga Tea and Table Moving, una reunión social que aderezaba el tradicional té de las cinco con una sesión espiritista. Se había extendido la creencia en la posibilidad de comunicarse con los difuntos a través de personas especialmente sensibles, por lo general mujeres denominadas médiums. El esperitismo ganaba adeptos incluso en los ambientes más eruditos y se convirtió en el refugio de muchos afligidos al estallar la Primera Guerra Mundial.

El escritor  Sir Arthur Conan Doyle, amigo personal de Houdini, fue un ferviente defensor de la causa espiritual tras perder  a su hijo y otros cinco familiares. Pese a crear un personaje tan racional como Sherlock Holmes, Conan Doyle era extremadamente supersticioso, cría en la vida de ultratumba, en la existencia de hadas y otros seres fantásticos y en la evidencia documental de lo que hoy percibimos como burdos fotomontajes.

Houdini consideraba el espiritismo un fraude, pero tras la muerte de su querida madre, el matrimonio Doyle lo invitó a participar en una sesión para tratar de contactar con ella. "Quería creer, pero no pude" declaró más tarde sintiéndose profundamente ecepcionado. Houdini no solo se distanció de su amigo, sino que inició una cruzada sin tregua contra el espiritismo. Sin embargo, dejó una puerta abierta muy personal en forma de código: un mensaje secreto que permitiría a su esposa reconocerlo si regresaba del más allá.
 






Manipulación del color

Una técnica tradicional utilizada en la magia es la "luz negra", que hoy en día los científicos han identificado como luz ultravioleta. Con ella, escenifican imposibles apariciones y desapariciones, e ilusiones como la de hacer volar objetos o personas.
La manipulación de lo visual alcanza también al color: los magos saben que , por ejemplo, el rojo excita más nuestra retina y nuestro cerebro que el resto de los colores básicos (azul y amarillo). Igualmente, manipular el contraste o la forma y cmo se combinan los objetos, la ropa o los objetos del escenario, puede lograr efectos realmente sorprendentes, en un proceso que es similar al del camuflaje en la naturaleza.
 




  


El museo del INEF de la Universidad Politécnica de Madrid alberga uno de los primeros gimnasios civiles de España. Fue creado en 1890 en Segovia por José María Martínez Bernabéu, licenciado por la Escuela Central de Profesores y Profesoras de Gimnástica de Madrid, para satisfacer las necesidades de los aspirantes y cadetes de la Academia de Artillería, pero también como respuesta al creciente interés por el deporte del resto de la población. La mayoría de los aparatos se fabricaron de forma artesanal, aprovechando materiales como balas de cañón para las pesas. El gimnasio estuvo en uso hasta 1973 y es uno de los más completos que se conservan en nuestro país, más setenta aparatos.
 

Houdini









Nunca digas nunca

Nunca sacrifiques los odios
en las elecciones del miedo.
Nunca desmorones las tardes
ante el eterno vacio de la abundancia.
Nunca olvides
la soberanía de echar a andar,
de ser camino, dolor que se afila.
Identifica los huecos, la grieta,
los deshilvanes del sucio traje
que dicen toga de las mejores sedas.
Mira tus párpados húmedos
y los pantanos secos.
Nunca olvides la música de las trincheras.
Nunca entierres el verso vidente
de aún no estar cegados,
el rescoldo métrico de una hoguera apagada.
Nunca dejes de oir
la sinfonía insurrecta en la profundidad,
el rugido de las calles y barriadas.
Nunca dejes de acariciar
la piel que rechina contra el mundo.

                                                              David Franco
 






No hay comentarios:

Publicar un comentario