sábado, 11 de febrero de 2017

Cuentos populares del Mediterráneo. Ana Cristina Herreros




"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo". Voltaire




Este libro de cuentos propone al lector un viaje por las culturas orales del Mediterráneo. Una travesía que comienza en el estrecho de Cádiz, puerta y puente entre el Atlántico  y el Mediterráneo, y que avanza por las diferentes regiones que lindan con este mar: primero españolas, francesas e italianas, para continuar hasta países ya remotos para nosotros en la península de los Balcanes y Grecia, llegar a los confines de Europa, en Turquía. Luego abordar las costas de Asía hasta llegar al norte de África.
 


  
Autora: Ana Cristina Herreros
Título: Cuentos populares del Mediterráneo

Biblioteca de Cuentos Populares Ediciones Siruela
Ediciones Siruela, S.A.

Edición 2007
Nº de páginas: 230 
 





El peral de la tía Miseria
(Valenciano)


La tía Miseria era una mujer vieja, muy muy vieja. Pero ella no quería morirse. Por eso, después de pensárselo muy bien, se fue a ver al Señor para pedirle un favor.
-¿Qué quieres? -le preguntó el Señor cuando la vio delante de él.
-Mira, Señor, es que tengo un peral en el corral, que es lo único que tengo, y lo cuido mucho. Pero todos los chicos vienen y me cogen las peras y me dejan sin ninguna a mí, que tanto trabajo me da. Por eso, yo querría que todo el que se suba a él no se pueda bajar en castigo por su glotonería y mala fe.
Al Señor, que la vio tan vieja y tan inofensiva, le dio lástima.
-Esta bien, eres muy vieja y poco mal o ninguno le puedes hacer andie. Así que te concedo lo que me pides. No bajará nadie que de duba a tu peral a menos que tú lo bajes.
La tía Miseria se volvió a su casa.
Entre tanto en el infierno, el demonio, que estava viendo quién le faltaba, le dijo a la Muerte:
-Escucha, ya es hora de que vayas a buscar a la tía Miseria, que ya ha vivido bastantes años y ha llegado la hora de que se venga al infierno con nosotros.
En esto que llega la Muerte a casa de la tía Mideria y le dice:
-Ale, préparate para venirte con nosotros, que ya es hora. Eres demasiado vieja y te toca.
La tía Miseria, mostrándose afligida, le respondió:
-Si ese es mi destino, me iré contigo. Pero, para el viaje, quisiera llevarme unas peras por si me entra hambre. ¿Te importa subirte a ese peral para cogerme un puñado de peras? Las compartiré contigo... 
 

 

 
















Bizcocho de gofio y naranja con nueces








No hay comentarios:

Publicar un comentario