domingo, 13 de noviembre de 2016

Hermosos perdedores. Leonard Cohen (1934-2016)




Leonard Cohen nació en Montreal en 1934. Poeta, novelista y músico, es autor también de una docena de libros, entre ellos las novelas El juego favorito y Hermosos perdedores, que fue finalista del Canada Reads 2005 y de Radio CBC. Sus títulos más recientes son los volúmenes de poemas Stranger Music y Book of Longing. Convertido en un referente de la cultura de nuestros días, en 2011 fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras.
 






...parecen haber hecho su aparición en el siglo XV; o más bien una parte de la tribu, de tamaño considerable. Su breve historia se caracteriza  por una constante derrota. El propio nombre de la tribu, a -, significa cadáver en el idioma de todas las tribus vecinas. No hay registro de que este pueblo desafortunado haya ganado una sola batalla, mientras que las canciones y leyendas de sus enemigos no son más que un sostenido aullido de triunfo. Mi interes en esta banda de fracasados delata mi carácter (...) (Pág. 15)




Los iroqueses casi ganan. Sus tres principales enemigos fueron los hurones, los algonquinos y los franceses. "La Nouvelle France se va perdre si elle n'est fortement secourue." Así escribía le P. Vimont, Supérieur de Québec, en 1641. ¡Hurra! ¡Hurra! Acuérdense de las películas. Los iroqueses eran una confederación de cinco tribus ubicadas entre el río Hudson y el lago Erie. Yendo de este a oeste tenemos a los agniers (a quienes los ingleses llamaron mohawks), los onneyouts, los onnontagués, los goyoqouins (o goyogouins) y los tsonnontouans. Los mohawks (a quienes los franceses llaman agniers) ocupaban un territorio entre los tramos superiores del río Hudson, el lago George, el lago Champlain y el río...(Pág. 24)
 


Autor: Leonard Cohen
Título original: Beautiful Losers

Traducción: Laura Wittner
Editorial Edhasa

Edición 2011
Nº de Páginas: 284



Pobres hombres, pobres hombres, como nosotros, fueron y se fugaron. Suplicaré desde torre eléctrica. Suplicaré desde torre blindada de avión. Él descubrirá Su rostro. No me dejará solo. Difundiré Su nombre en el Parlamento. Acogeré Su silencio con dolor. He sobrevivido al fuego de la familia y el amor. Fumo con mi amada, duermo con mi amigo. Hablamos de los pobres hombres, quebrados y fugados. Solo con mi radio levanto las manos. Bienvenidos ustedes que hoy me leen. Bienvenidos ustedes que hoy menosprecian mi corazón. Bienvenidos ustedes, amada y amigo, que me echan de menos siempre en su viaje hacia el fin. (pág. 284)



















No hay comentarios:

Publicar un comentario