lunes, 18 de julio de 2016

Sileno. Tambores en la batalla.


Abierta desde 1780, la farmacia Deleuze, calle San Bernardo, 39. Madrid


Plaza del Dos de Mayo



No debemos mirar a los hombres trasgo.
No debemos comprar sus frutos:
¿Quién sabe sobre qué suelo se nutren
sus hambrientas y sedientas raíces?

                                                                              Cristina Rossetti, Mercado trasgo  
          


Museo ABC

Sileno
Tambores en la batalla

Crónica ilustrada de la I Guerra Mundial




Para cuando los ejércitos inundaron con sus marciales toques de tambor casi todos los rincones de la vieja Europa, en el verano de 1914, Pedro Antonio Villahermosa y Borao era uno de los principales calicaturistas de carácter político en España, conocido bajo el seudónimo de Sileno.

Semanalmente, el dibujante fue recogiendo chiste a chiste los principales acontecimientos que jalonaron el desarrollo de la I Guerra Mundial, que se publicaban tanto en la revista Blanco y Negro como en el diario ABC, dentro de las páginas de su suplemento  Gedeón.

Tambores en la batalla nos acerca a la experiencia de la Gran Guerra desde un ángulo diferente, los dibujos en tinta de un observador desde la distancia de un terreno teóricamente neutral, España. de esta forma podemos tener una visión de los grandes momentos de la guerra como la batalla de Verdún, el desembarco de Gallípoli, la aparición de los terroríficos dirigibles (los zepelines), la guerra en el mar, la entrada en el conflicto de Estados Unidos, la revolución bolchevique o la difícil neutralidad española. Una monumental crónica, en tono de humor, que narra con precisión y maestría todo el conflicto.








Helen Beatrix Potter (1866-1943)

Beatrix Potter

Helen Beatrix Potter nació Londres, Gran Bretaña, el 28 de julio de 1866 y  falleció en Sawrey, Lancashire en 1943. Fue una escritora, ilustradora, fabulista literaria infantil y naturalista. Nace en un ambiente típicamente victoriano: sus padres adinerados: Rupert William Potter, era abogado profesión que no ejerció y su madre se dedicaba a recibir visitas.
Vivía en una mansión rodeada por un inmenso parque y pasó su infancia junto a su hermano Bertam recluida y al cuidado de una institutriz.

 

Por haber nacido mujer en esa época, estaba condenada a ver poca gente, ni siquiera era presentada a las visitas, y no tenía amigos. Su madre dedicada a hacer y recibir visitas y, su padre, ir al club de caballeros. Así que Beatrix pasaba mucho tiempo en su habitación leyendo, y se volvió una niña tímida e introvertida de aspecto recatado. Dos meses al año, se iban de vacaciones a Escocia, y allí se encontraba con lo que más tarde la haría famosa: los animales y las plantas. Empezó a obsevar muy de cerca, a dibujar, a anotar...




 A los 24 años escribió su primer cuento: El cuento de Perico, el conejo travieso (Peter Rabbit). Diez años después, ese relato se convirtió en un libro, y ella quiso que fuese diferente a los demás: pequeño, poco texto y con una ilustración nueva en cada página. El editor lo rechazó, y Beatrix Potter lo publicó por su cuenta. Fué un éxito. Unos editores se interesaron por ella, Frederick Warne & Co. Ltd, y fue el comienzo de una larga y fructífera relación.
 



En los años siguientes publicó unos 20 libros con los Warne. Pasaba el día entero frente a los animales dibujando hasta el más mínimo detalle. A los 39 años se enamoró de Norman Warne, el hijo de su editor, pero sus padres consideraban a Norman poco apropiado para ella y le prohibieron la relación. Ellos decidieron comprometerse, pero Norman murió el mes siguiente.




Cuando Beatrix tenía 47 años, su abogado y asesor William Heelis le propuso matrimonio. Sus padres volvieron a oponerse, pero ella aceptó. Se convirtió en granjera, se apasionó por la cria de ovejas y dedicó su fortuna a proteger la naturaleza. Compró terrenos que luego cedería a National Trust. Fue pionera en el pensamiento ecológico y protegió la naturaleza de la especulación urbanística, hace ya más de cien años. Beatrix fue una de los primeros en descubrir que los líquenes eran una relación simbiótica entre algas y hongos. Quiso presentar su trabajo en la Sociedad Científica, pero no se lo permitieron, por ser mujer. En 1997 la Sociedad Londinense Linneana le pidió perdón a título póstumo. C. Noonan 


 
"Hay algo maravilloso en escribir las primeras palabras de un cuento.
Nunca sabes realmente adónde te llevarán." Beatrix Potter
  



 
Salgo del veterinario que me ha vacunado. ¡Joo!

Mi "mita" me demuestra lo mucho que me quiere y lo importante que soy para ella



No hay comentarios:

Publicar un comentario