miércoles, 20 de julio de 2016

Rostros fotografía de retrato en Europa desde 1990


Estación de Atocha. Madrid.



"Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia".
                                                                            Marcel Proust



Esta exposición examina los hitos más destacados de la evolución del retrato fotográfico europeo desde 1990. Identifica una tendencia que se centra en el individuo en relación con su entorno social.
En general, los fotógrafos y artistas visuales seleccionados para esta exposición están muy familiarizados con la rica y centenaria tradición del retrato pictórico en Europa. El retrato se sitúa en la frontera entre lo público y lo privado.
 







Tabula rasa
En los años 80, el fotógrafo alemán Thomas Ruff  dio un nuevo impulso al retrato fotográfico con su serie tipológica Portrats. Los retratos que hizo a algunos de sus compañeros de estudios recordaban a fotografías de pasaporte o archivo policial: de frente, carentes de expresión facial y con una iluminación uniforme, nada dramática. Al despejar la imagen de significados y connotaciones superfluas, creaba una especie de quintaesencia mínima del retrato. Los retratos son, sobre todo, imágenes visuales; todo lo demás lo proyecta el espectador sobre la imagen.
 

 

La pose y la perspectiva humana
Los fotógrafos y artistas visuales de principios de los 90 convertían a la gente desconocida y anónima en protagonistas de sus retratos. Los enfoques conceptuales y posmodernos dieron paso a una perspectiva más humana y humanística.


Christian Corréges. Enma Bonino, diputada italiana.














No hay comentarios:

Publicar un comentario