miércoles, 6 de julio de 2016

Copiado por el sol. PhotoEspaña 2016.


Jardín del Museo del Prado

Real Monasterio del Escorial


PhotoEspaña (PHE 16) vuelve de la visión americana del pasado año para situar otra vez la fotografía en nuestro entorno europeo inmediato, a través de visiones propias y ajenas. Europa es el lema y el vasto centro de interés de este festival que cada año despliega en Madrid exposiciones, eventos,conferencias, talleres y concursos alrededor del hecho lumínico por excelencia, el arte de la luz que pasó de un simple trozo de papel impresionado por la luz -un "arte" que no pasaba de mera característica, ya experimentado en tiempos remotos- a la inmensa variedad de manifestaciones gráficas, analógicas o virtuales que habitan ahora el concepto general de artes visuales.

Los organizadores del festival han optado por una gra exhibición transversal, tanto histórica como conceptual, de los trabajos más relevantes en los países de nuestro entorno. Así, las temáticas, métodos y puntos de partida de los artistas representados son tan diversos como sus propios entornos, culturas y contextos. El propósito reside en mostrar las confluencias, divergencias y bifurcaciones del medio fotográfico a través de trabajos muy diversificados. 
Durante tres meses -del 1 de junio al 28 de agosto-, Madrid se viste de sus imágenes, antiguas y modernas, fijas y en movimiento, distribuidas en diversas salas emblemáticas de la ciudad. Y a ellas se añade este año, por primera vez, el Museo del Prado, con una exposición que habla de la visión británica del siglo XIX sobre el arte español.
 

Velázquez. El príncipe Baltasar Carlos a caballo

Antiguo y frágil, contemplar en directo una copia de The Annals of the Artists of Spain (Los anales de los artistas de España), un libro antiguo y frágil, es una ocasión única en la vida. Única, además, en un sentido histórico y estético. Los ejemplares en exposición, conservados a base de extremados cuidados para evitar su fácil deterioro, no suelen exhibirse en ningún museo o biblioteca del mundo que no sea antes minuciosa mente examinado por conservadores y estudiosos. Marie-Geneviéve




En 1848, el hispanista escocés Sir William Stirling Maxwell (1818 - 1878), públicó los tres volúmenes de los Annals of the Artists of Spain, primera historia del arte español desarrollada de forma cronológica. Ese mismo año regaló a sus familiares, amigos, colaboradores, colegas hispanófilos y a bibliotecas un cuarto volumen titulado Talbotype Illustrations, que contenía sesenta y ocho reproducciones fotográficas de algunas de las obras estudiadas en los Annals, y del que tan solo se editaron cincuenta ejemplares. Sin embargo, su importancia es excepcional, pues constituye el primer libro de historia del arte publicado en el mundo que se ilustró con fotografías.
 



El procedimiento fotográfico empleado para ilustrar ese volumen lo inventó en 1842 William Henry Fox Talbot (1800 - 1877). Al realizar las tomas se obtenían unos negativos en papel que recibieron el nombre de talbotipos. Poco después, Nicolaas Henneman (1813 - 1898), ayudante de Talbot, fundó un establecimiento fotográfico en el que se procesaron las imágenes realizadas con esta nueva técnica, cuyas limitaciones condicionaron el modo de realizar el libro de Stirling. La sensibilidad de los negativos a la luz era baja, por lo que las capturas debían efectuarse en exteriores, y aún así requerían tiempos prolongados de exposición. si además las tomas se hacían en días nublados, esos tiempos se incrementaban.
 
 





No hay comentarios:

Publicar un comentario