martes, 14 de junio de 2016

Neil Gaiman. Sandman.



Muerte

En la primera parte de este volumen, la hermana mayor de Morfeo se encarna en un cuerpo mortal para recorrer durante 24 horas las calles de Nueva York. Paseo que poco a poco se convierte en aventura, un cuento lírico y un canto a la vida. La segunda parte se centra en Foxglove, una cantante cuya fama está destrozando su vida privada y que emprende un viaje a las tierras del crepúsculo tratando de rehacer su mundo afectivo.






 En 1993, Neil Gaiman expandió el universo de Sandman con Muerte: El alto coste de la vida, dibujada por Chris Bachalo, la exitosa miniserie tuvo continuidad en Muerte: Lo mejor de tu vida (1996), donde Bachalo compartió el apartado gráfico con Mark Buckingham. Este volumen recupera estas dos joyas, acompañándolas de diferentes historias cortas protagonizadas por tan carismático personaje.






Llegó a mi cabeza más o menos una semana después que su hermano.

Él llegó melancólico, silencioso, pálido y adusto. Y aunque había un innegable parecido familiar, ella era lo opuesto en muchos sentidos: sensata, agradable y maja.

En ese momento Mike Dringenberg era el entintador de Sandman (Sam Kieth se encargaba del dibujo). Leyó mi descripción de Muerte en el guión original de Sandman y decidió que ella debía parecerse menos a una joven Nico o a Louise Brooks (como sugerí yo) y más a su amiga Cinnamon. Mike hizo un dibujo de ella, el mismo que apareció como ilustración Sandman y que luego sirvió para ilustrar una camiseta y un reloj.

El día en que el dibujo llegó a Inglaterra, tenía que reunirme con Dave McKean en una crepería de Londres. Él me iba a enseñar las transparencias de las primeras portadas de Sandman. Nuestra camarera era Muerte: delgada, pálida, delicada y dulce, con pelo negro y largo, ropa negra y un ankh de plata. Casi le enseño el dibujo de Mike, pero decidí no hacerlo.

En la Cábala hay una historia que sugiere que el Ángel de la Muerte es tan precioso que cuando lo ves (a él o a ella) te enamoras tanto y tan deprisa que te sale el alma por los ojos. 

Me gusta esa historia.

Hay una historia islámica que dice que el Ángel de la Muerte tiene unas alas enormes cubiertas de ojos y que, cada vez que un mortal muere, unode ellos se cierra por un momento. 

Esa historia también me gusta, y me deleito imaginando unas alas enormes, con una oleada de ojos preciosos que están constantemente abriéndose y cerrándose.

Y aquí también hay un toque de deseo cumplido. No quería una Muerte que sufriera con su trabajo, que se deleitara en exceso con él o a quien no le importara nada. Quería una Muerte a la que me gustara conocer al final. Alguien a quien le importara.

Como ella. 
                                              NEIL GAIMAN






   Todos vivimos en el fango, pero algunos
lo hacemos mirando a las estrellas.
Oscar Wilde 



Guión: Neil Gaiman
Título: Sandman. Muerte

Publicación de ECC Ediciones






Feria del Libro de Madrid 2016


 


Brock





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario