jueves, 30 de junio de 2016

Caravaggio y los pintores del norte



La larga sombra de Caravaggio

Dos exposiciones, una en El Palacio Real y otra en el Museo Thyssen-Bornemisza, coinciden en Madrid para subrayar la influencia del pintor en los diversos territorios, del sur al norte de Europa, donde la impronta caravaggesca tuvo mayor influencia.

Imposible de clasificar, el rebelde Michelangelo Merisi revolucionó la pintura italiana del Seicento. A pesar de su violenta vida, su genio hizo el milagro de que no le faltaran clientes. Desde las colecciones de sus protectores, sus obras iradiaron estilo y marcaron profundamente el barroco en Europa.
 











Michelangelo Merisi da Caravaggio (Milán, 1571-Porto Ercole, 1610) realizó una obra muy variada que ejerció con enorme influencia sobre el arte del siglo XVII. La observación realista, un intenso dramatismo y un potente claroscuro son las principales razones del éxito de su pintura y de su fama como artista.




















En los Países Bajos, el pintor y escritor Karel van Mander reconoció ya en 1603 la originalidad del lombardo. En un apéndice de su Libro de la pintura (1604) hablaba de las "cosas maravillosas" que estaba haciendo Caravaggio en Roma, y elogiaba su destreza para "situarse ante la vida y ajustarse a la naturaleza en todos sus colores". Era a su juicio un ejemplo "que deberían seguir nuestros jóvenes pintores", y así lo hicieron en efecto. De los artistas que incorporaron a su obra elementos del estilo de Caravaggio, muchos procedían de los Países Bajos, Alemania y Francia.









Esta exposición pone claramente de manifiesto la huella que dejó Caravaggio en los pintores del norte de Europa: se puede comprobar en ella la extraordinaria versatilidad del maestro italiano y la rica diversidad de respuestas que provocó su obra pictórica. Una auténtica pasión por la pintura y la ambición de ser a su vez innovadores movieron a todos los aritstas aquí representados. Entre 1600 y 1630 hubo un animado diálogo artístico que tuvo por fruto brillantes resultados. La exposición se detiene también en el papel de estímulo que desempeñaron los comitentes y coleccionistas.
 

Caravaggio. Los músicos, 1595. Metropolitan Museum of Art.

Ecos en Flandes y Holanda
Una de las grandes paradojas del gran pintor de Bérgamo es que, a pesar de no crear escuela, alcanzó fama suficiente para que, a su estela, viajaran a la península itálica pintores de Francia y más al norte. En Roma, sus seguidores formaron grupos que bebieron de su estilo y lo difundieron a su regreso a casa, donde proseguirían carreras distintas pero reconocibles por su impronta Un magnífico ejemplo decomo las corrientes estéticas en el continente estaban mucho más vinculadas entre sí en el siglo XVII de loque tendemosa pensar.
 
Caravaggio en Roma
Caravaggio se fue abriendo camino poco a poco en el mundo artístico romano. Muchacho pelando fruta y el ya algo provocador Muchacho mordido por un lagarto son obras tempranas, pintadas ambas para el mercado del arte.


Caravaggio. Muchacho mordido por un lagrato


Caravaggio. Muchacho pelando fruta, 1592

Hacia 1594 - 1596 acometió composiciones más ambiciosas, como La buenaventura. La llamativa novedad del tema, extraído de las calles de Roma, desencadenó un torrente de escenas de género similares. El cuadro interesó a destacados coleccionistas, como el cardenal Del Monte, quien en 1596 - 1597 tomó a Caravaggio bajo su protección.
Dos de las obras que pintó expresamente para este su primer mecenas romano pueden verse en la exposición: Los músicos y Santa Catalina de Alejandría, que son muy distintas en la paleta y en el empleo del claroscuro. A lo largo de toda su carrera, su evolución técnica fue extraordinariamente rápida.
Tras el éxito de los cuadros que pintó para la capilla Contarelli, en la iglesia de San Luis de los Franceses (199 - 1600), Caravaggio se convirtió en el artista más solicitado de Roma. Hacia 1602 - 1604, la posesión de San Juan Bautistaen el desierto y El sacrificio de Isaac era motivo de orgullo para dos de sus clientes.
Hacia 1605 su estilo se hizo menos pulcro: en San Francisco en meditación la factura es más suelta, y más apagada la paleta. Con la penitencia y la meditación como motivos principales, se piensa que esta obra tiene algo de autobiográfica, pues lapintó poco después de la reyerta en la que mató a Ranuccio Tomassoni.


Caravaggio. San Francisco en meditación, 1605

Artistas y amantes del arte:
quadri da stanza y quadri di altare 
Cultivados mecenas y coleccionistas ayudaron en sus carreras artísticas a los pintores extranjeros que vivían en Roma. Destacan entre ellos Benedetto y Vincenzo Giustiniani, que reunieron una amplísima colección de antigüedades, poseyeron 15 cuadros de Caravaggio y tomaron a su servicio a varios pintores del norte, como Gerard van Honthorst y Nicolas Régnier. Vincenzo seleccionaba con ojo experto las obras de arte que encargaba y coleccionaba. Y animaba a los pintores a que fueran fieles a sus respectivos estilos personales. El cautivador Autorretrato ante el cababallete de Régnier es un singular homenaje a su mecenas.


Caravaggio. El martirio de santa Úrsula, 1610.

Nápoles y el sur de Italia:
el ´ultimo Caravaggio y sus seguidores
Tras huir de Roma en 1606, Caravaggio halló la protección que buscaba en el sur de italia. Allí sededicó a abrir nuevos caminos, modificando la sensibilidad  de su pintura anterior: sus cuadros se hicieron más sombríos, pero no por ello menos atractivos. El martirio de santa Úrsula pertenece a sus últimos años. La dramática escena incluye un autorretrato del artista, quien observa el martirio totalmente fascinado.
En Nápoles, las "extraordinarias sombras" de Caravaggio produgeron asombro entre sus colegas. Muy próximo a él estaba el flamenco Louis Finson, que copió algunas de sus obras (La Magdalena en éxtasis) y contribuyó a propagar su lenguaje pictórico. Su singular alegoría de los cuatro elementos refleja claramente ese nuevo espíritu.
La Italia meridional acogió también al último pintor que difundió el dramático naturalismo de Caravaggio. Matthias Stom, quien abrió taller en Nápoles en o hacia 1635. Su técnica se caracteriza por una pincelada fluida y una rica paleta. Stom setrasladó a Sicilia en 1639. En su casi cinematográfica Flagelación de Cristo resuenan los últimos ecos del estilo caravaggesco.
 




No hay comentarios:

Publicar un comentario