miércoles, 11 de mayo de 2016

Mariana Pineda. Federico García Lorca (1898 - 1936)




"Me pregunto si he cambiado en la noche. Déjame pensar. ¿Era la misma persona cuando me levanté esta mañana? Casi pienso que puedo recordar sentirme un poco diferente. Pero si no soy la misma, la siguiente pregunta es ¿Quién soy en el mundo? ¡Ese es el gran puzle! Lewis Carrol




Autor: Federico García Lorca
Título: Mariana Pineda

Romance popular en tres estampas (1927)
Editorial Losada S.A.
Nº de Páginas: 109

 


¡Oh! Qué día tan triste en Granada,
que a las piedras hacía llorar
al ver que Marianita se muere
en cadalso por no declarar.

Marianita, sentada en su cuarto,
no paraba de considerar:
"Si Pedrosa me viera bordando
la bandera de la Libertad". 



                                Amparo                                                                                
En la corrida más grande
que se vio en Ronda la vieja.
Cinco toros de azabache,
con divisa verde y negra.
Yo pensaba siempre en ti;
yo pensaba: si estuviera
conmigo mi triste amiga,
¡mi Marianita Pineda!
Las niñas venían gritando
sobr pintadas calesas,
con abanicos redondos
bordados de lentejuelas.
Y los jovenes de Ronda
sobre jacas pintureras,
los anchos sombreros grises
calados hasta las cejas.
La plaza con el gentío
(calañés y altas peinetas)
giraba como un zodíaco
con risas blancas y negras.
Y cuando el gran Cayetano
cruzó la pajiza arena
con traje color manzana,
bordado de plata y seda,
destacándose gallardo
entre la gente de brega
frente a los toros zaínos
que España cría en su tierra,
parecía que la tarde
se ponía más morena.
¡Si hubieras visto con qué
gracia movía las piernas!
¡Qué gran equilibrio el suyo
con la capa y la muleta!
¡Mejor, ni Pedro Romero
toreando las estrellas!
                                    (pág.20)




Mariana Pineda es la primera obra dramática escrita por Federico García Lorca. Fue estrenada en 1927 en el Teatro Fontalba, de Madrid, por la compañía de Margarita Xirgu -encarnando el papel de la heroína-, con decorados y trajes de Salvador Dalí.
Anterior a la publicación de Romancero gitano, Mariana Pineda alcanzó, el hacho de ser estrenada cuando España padecía una dictadura; de esta suerte, en la estampa romántica de la heroína granadina, en su canto a la libertad, se quisieron ver implicaciones con aquel momento. Es obvio decir que esta obra dramática posee valores intrínsecos independientes. Aunque no logra la excelencia de sus obras posteriores, ni alcanza a revelar plenamente la personalidad singular de Federico García Lorca, Mariana Pineda es una hermosa realización dramática y su interés se mantiene vivo, como lo demuestran las frecuentes representaciones que de ella se hacen.





No hay comentarios:

Publicar un comentario