sábado, 16 de abril de 2016

Wifredo Lam (1902 - 1982)




Romper los tópicos sobre los que se ha fundamentado la trayectoria del pintor Wifredo Lam (Sagua la Grande, Cuba, 1902 - París, 1982) es uno de los propósitos de esta exposición. La reducción de la biografía artística de este pintor a su origen cuabano, a su estancia en España, a la influencia directa de la obra de Picasso y a su amistad con el grupo surrealista en París y en Estados Unidos; han dejado fuera elementos relevantes que sirven para ofrecer una lectura de Lam más completa. Así pues, esta exposición pretende insertarlo en un debate, constante a lo largo de la primera mitad del siglo XX, en el que lo moderno se confronta con lo primitivo.
 

Lam y Picasso

Wifredo Lam. Judío [Indio con búho], 1925

Mujeres [Las bailarinas y el tocador de guitarra],1925

Esta muestra, compuesta de más de setenta obras, debe llevar a cabo una lectura del trabajo de Lam "en el contexto de las luchas anticolonialistas y de la emancipación de los pueblos del Tercer Mundo". Gerardo Mosquera
 

Wifredo Lam. Desnudo tumbado [Mujer desnuda], 1939


Tótem a la Luna, 1955. Tótem para la Luna, 1957


La prometida de Kiriwina, 1949


 "Lo único [...] que me quedaba en ese momento era mi deseo antiguo de integrar en la pintura toda la transculturación que había tenido lugar en Cuba entre aborígenes, españoles, africanos, chinos, inmigrantes franceses, piratas y todos los elementos que formaron el Caribe. Y reivindico para mí todo ese pasado. creo que esas transculturaciones han hecho de esas gentes  una entidad nueva, de un indiscutible valor humano." Wifredo Lam






"Porque lleva en sí el secreto del soplo, del germen, del crecimiento, Wifredo Lam ha puesto los pies en los platos académicos y los conformismos. Wifrelo Lam es el primero de las Antillas que ha sabido saludar la libertad. Y por estar libre de todo escrúpulo estético, libre de todo realismo, libre de toda preocupación documental, Wifredo Lam sostiene, magnífico la gran cita terrible: con el bosque, la marisma, el monstruo, la noche, las semillas volantes, la lluvia, la liana, el epitafio, la serpiente, el miedo, el salto, la vida".


Bélial, emperador de las moscas, 1948
[detalle]




Clarividencia, 1950
[Detalle]


París y Albissola 1962-1982

Invitado por Asger Jorn, Lam descubre la luz italiana de Albissola en 1954, y en 1962 se instala en ese importante centro de cerámica donde residirá regularmente hasta el fin de su vida. Enriquece su colección de artes no occidentales, expuesta en su taller y reveladora de la pluralidad de sus fuentes de inspiración. Seducido por la liberación espontánea que procura el trabajo de la terracota y por la intervención del azar en el proceso de creación "según la duración, o la intensidad de cocción, las reacciones de colores, sus mutaciones", produce cerca de trescientas cerámicas durante el año 1975, cuyos símbolos remiten a sus pinturas y dibujos. Esos años también están marcados por nuevos viajes -Egipto, India, Tahilandia, México- y un reconocimiento institucional creciente, así como por la concepción de su obra autobiográfica: El Nuevo Mundo de Lam, verdadera cartografía de sus afinidades poéticas y geopolíticas. Trabajador infatigable, Lam se extingue en 1982, tras haber acabado en su casa los grabados para su último libro de artista, L'Herbe sous les pavés [La hierba bajo el pavimento], sobre un texto de Jean-Dominique Rey.




Centro de Arte Reina Sofía

Exhibición Abril 6 - Agosto 15, 2016
Edificio Sabatini, Puerta 1 







No hay comentarios:

Publicar un comentario