martes, 5 de abril de 2016

Ellas, las sufragistas.



Ellas, las sufragistas
1 de marzo a 12 de abril 2016
 Cuartel del Conde Duque







Ciudadanas de pleno derecho (1908; 1909; 1911)

Las mujeres quieren ser ciudadanas de pleno derecho. El sufragismo femenino, defensor del voto por y para las mujeres, se manifiesta en las principales ciudades europeas y de estados Unidos. Los desfiles más brillantes se realizan en Londres y Nueva York en los primeros años del siglo XX, hasta el comienzo de la Gran Guerra. Las militantes, vestidas elegantemente, a pie o en carroza portan bandas, banderines y pancartas reivindicativas, otras lucen sus gorros y mucetas que las acredítan como doctoras, exhiben su capacidad intelectual, su poder de convocatoria, liderazgo y persuasión de su lucha por conseguir los derechos políticos y civiles que les corresponden.
La prensa se hace eco de su decidida actitud, mostrando a través de completos reportajes el significativo avance del movimiento a medida que desfilan en ordenadas manifestaciones, despertando la atención del mundo entero y ganando adeptos a su causa.
Mítines, alocuciones, arengas, convenciones, pintadas y otras llamativas acciones reivindicativas, a veces no exentas de violencia, encuentran eco en las portadas, titulares, reportajes y páginas de opinión de la prensa nacional y extranjera poniendo rostro, también, a sus principales activistas algunas de ellas de larga trayectoria.





El movimiento de liberación de la mujer en España que desarrolló su actividad en las primeras décadas del siglo XX, estuvo como en otros países europeos muy ligado a una élite cultural femenina.



"Sería una tarea sin fin descubrir la variedad de mezquindades, preocupaciones y penalidades en las que se encuentran sumidas las mujeres debido a la opinión predominante de que fueron creadas para sentir en lugar de razonar, y que todo el poder que obtienen debe alcanzarse por sus encantos y su debilidad." Mary Wollstonecraft

Escrito en 1770, el trascendental tratado feminista Vindicación de los derechos de la mujer de Mary Wollstonecraft abrió un nuevo camino en la demanda de la educación de las mujeres y se considera uno de los más importantes y lúcidos alegatos de la historia contra la opresión sexual. En su introducción, la prestigiosa feminista socialista Shella Rowbotham arroja nueva luz sobre la vida y la obra de la autora.








No hay comentarios:

Publicar un comentario