sábado, 2 de abril de 2016

El gran dios Pan. Arthur Machen (1863-1947)




"Si no sabes a donde vas, cualquier camino te llevará allí" Lewis Carrol




Arthur Machen (1863-1947), al igual que su contemporáneo Lord Dunsany, fue un obstinado soñador que creó una de las obras más líricas y exquisitas que ha dado hasta la fecha el denominado género de terror.
Tutor, traductor, corrector de pruebas, catalogador de libros, actor de teatro y sobre todo periodista. Machen trasladó al papel sus arrebatados y melancólicos sueños con esa rara intensidad y soledad propias de la poesía, tratando de desvelar los enigmas que se ocultan más allá de la existencia y fuera del tiempo y logrando que la belleza y el horror suenen en sus relatos al unísono.
A diferencia de Le Fanu o M.R.James, Machen, inspirado por su origen celta, no escribió sobre fantasmas sino más bien sobre fuerzas elelmentales, maleficios que sobreviven o poderes malignos invocados por el folklore y los cuentos de hadas, como la malévola "gente pequeña", esa enigmática y horrible raza pre-céltica, negra y achaparrada, forzada a vivir en las entrañas de la tierra, donde todavía practica sus infames ritos sacrificiales.
Este volumen recoge cuatro extensos relatos (El gran dios Pan, La luz interior, La novela del Sello Negro y la novela del polvo blanco), que tanto influyeron en el maestro del horror sobrenatural, H.P.Lovecraft.


 

(...) Clarke oyó las palabras con toda claridad, y sabía que Raymond le estaba hablando, pero por más que lo intentó no pudo despertar de su letargo. No podía pensar más que en el solitario paseo que diera quince años atrás. Fue la última vez que contempló los campos y los bosques que conocía desde niño, y ahora todo ello aparecía ante él, brillantemente iluminado, como en un cuadro. Sobretodo, llegaba a su olfato el aroma del verano, el perfume entremezclado de las flores, la fragancia de los bosques, el frescor de los rincones sombríos, en lo más profundo de los verdes abismos...( El gran dios Pan. Pag.30)


 
(...) Un pavor y un pánico sin forma me dejaron atónita. Alargué una mano a ciegas por entre los plieges de las espesas tinieblas, procedentes del oscuro y sombrío valle, y me agarré para no caerme, mientras las piedras temblaban, se balanceaban y empinaban bajo mis pies, que parecían haber perdido cualquier sensación de firmeza. Lo que había visto era la ventana del despacho de mi hermano, y en aquel momento la cortina estaba descorrida y algo que tenía vida se asomaba a la calle...(La novela del polvo blanco, pág. 254-55)




 Autor: Arthur Machen
Título: El gran dios Pan

Traducción: Juan Antonio Molina Foix
Editorial Valdemar, Edición 2004

Colección: Club Diógenes
Nº de páginas: 268
   
Ilustración de cubierta: Franz von Stuck, El viejo fauno

   






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario