domingo, 20 de marzo de 2016

Georges de La Tour 1953 - 1652



23 febrero - 12 junio 2016 
 



Georges de La Tour. San Jerónimo leyendo una carta

Georges de La Tour nace en Vic-sur-Seille en el seno de una familia de artesanos y pequeños propietarios. Es el segundo de siete hermanos. Vic es una población próspera gracias a la esplotación de salinas y con una rica vida intelectual. Un bastión católico en medio de una región protestante.

Georges de La Tour ha pasado en un siglo de ser un perfecto desconocido a encumbrarse como una de las figuras más populares de la historia de la pintura francesa, junto a Monet, Renoir o Cézanne. Nada se sabe de su primera formación o si estuvo o no en Italia, etapa imprescindible en el aprendizaje de cualquier artista de la época. En su pintura se aprecia la influencia de Caravaggio, tanto en el tratamiento realista de sus humildes personajes, como en el uso de la luz.

Etapa diurna, tras unas primeras obras, el artista consigue demostrar su virtuosismo con el pincel en óleos de luz fría. Es un prodigio de recursos técnicos que despliega en escenas diurnas, obras de un realismo crudo y descarnado que coinciden con el esplendor del ducado de Lorena, su tierra natal, y con su propia prosperidad.


Georges de La Tour. La Buenaventura, 1633-39

(Detalle)

(Detalle)

Antes de su "descubrimiento" en 1915 por el historiador de arte alemán Hermann Voss, sus obras conocidas habían sido atribuidas a artistas del norte de Europa, sobre todo sus célebres nocturnos, y a pintores españoles, principalmente Zurbarán, Ribera o Velázquez.

Etapa nocturna, Lorena sucumbe a un apocalipsis de peste, , hambrunas y guerra y el estilo de La Tour vira hacia una pintura oscura. Son escenas nocturnas, iluminadas solo por una vela la mayoría de las veces, con preferencia por los temas religiosos, quizás fruto de los encargos de sus clientes. La Tour va reduciendo los colores y crea figuras en penumbra cargadas de lirismo en un ambiente de soledad, quietud y silencio.


Georges de La Tour. La magdalena penitente, c.a 1640
 
El Museo del Prado reúne en esta exposición temporal treinta y una pinturas de La Tour, organizada cronológicamente, que permite contemplar la evolución de su estilo, el avance sutil de su técnica y el distinto tratamiento de los temas que le interesaron, principalmente rudos representantes de los estratos más desfavorecidos de la sociedad de su tiempo: músicos ciegos que mendigan su sustento, campesinos miserables o apóstoles de aspecto plebeyo.


Georges de La Tour. El recién nacido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario