viernes, 5 de febrero de 2016

Mapa del mundo personal. Julián Marías (1914 - 2005)


Campus Universidad Autónoma de Madrid



El ser humano vive en un mundo físico y en un mundo humano, el de la convivencia. Pero no todo este mundo es personal, sino en gran parte social o meramente psíquico. Hay formas de convivencia en las que el ser humanos funcionan y se encuentran rigurosamente como personas. Este libro intenta trazar el mapa del mundo personal, con su argumento, su historia, su dramatismo. Un mundo que no puede ser solamente descriptivo, sino narrativo.
 



Universidad Autónoma de Madrid

VII
Las fronteras

El mundo personal tiene fronteras. Más allá de su sentido inmediato y directo, las relaciones entre personas concretas que afectan a su núcleo último, a su mismidad, hay zonas en que persiste, en el límite, un contacto parcial que carece de la plenitud necesaria pero que no pierde su carácter personal. Interesa lanzar una mirada a esa cuestión, porque solo así podemos completar la configuración del mapa. (Pág.89) 

(...) Nadie lo ha expresado mejor que Francisco de Quevedo en los versos famosos:

Retirado en la paz de estos desiertos,
con pocos, pero doctos libros juntos,
vivo en conversación con los difuntos
y escucho con mis ojos a los muertos.
                                                                          (Pág. 93)

 
Edificio Carrión. Hotel Vincci Capitol. Gran Vía de Madrid
  
IX
El núcleo personal de las experiencias

(...) Hay algunos aspectos en que el ser humano toma posesión de sí mismo y descubre quién verdaderamente es. Entiéndase bien, quién pretende ser, quién aspira a ser, y a última hora quién decide ser...(Pág. 120)


  

Amor personal
 Don Juan

La figura de Don Juan es compleja, más de lo que han supuesto muchos que han tratado de perfilarla. Es, por una parte, el seductor, que conquista fácilmente a las mujeres, las abandona y olvida; pero por otra es el rebelde, que desafía a la sociedad, a los padres, maridos, hermanos, a la justicia, al mismo Dios; es el jugador que se juega su vida terrena y la otra. De Don Juan se enamoran las mujeres; es problemático que se enamore él -en Zorrilla ocurre así, y todo se transforma-; hay en él una incapacidad de quedar prendado de la mujer a quien ha seducido, lo cual produce una consecuencia de decepción o descontento.
 Lo que en este contexto me interesa es la fugacidad de los amores de Don Juan, lo que René Clair llamó les amours sans lendemain. El elemento de ilusión que el amor encierra queda reducido en él a la  "conquista". La gran delicia para Don Juan es asistir al proceso en virtud del cual la mujer lo individualiza, lo considera único, se prenda de él, le abre su intimidad, se le entrega. Ahí termina la historia. El Don Juan de Zorrilla, que es el mejor, al partir los días del año por el número de sus conquistas y hallar que corresponden seis días a cada una, escasos, tiene buen cuidado de añadir: "y una hora para olvidarlas".
 ¿Mala memoria? ¿Atracción imperiosa de la seducción siguiente? Se podría pensar que más que escasez de memoria se trata de pobreza de imaginación.¿Por qué no sigue Don Juan?...(Pág. 131)
  

Taberna calle de la Bolsa. Madrid
La presencia y la figura

La fórmula de San Juan de la Cruz en el Cántico espiritual, aunque directamente referida al amor entre el alma y Dios, es un fragmento de diálogo entre esposo y esposa, y tiene un sentido humano, precisamente en el planteamiento más estrictamente personal:

Mira que la dolencia
de amor, que no se cura
sino con la presencia y la figura.
                                                             (Pág 140)


La calle de la Bolsa, antes denominada de la Leña debe su nombre a la Casa de los Cinco Gremios considerada como la primera Bolsa de Madrid diseñada por el arquitecto José de la Ballina (1750-1812). En ella tuvo su sede la Asociación para la Enseñanza de la Mujer, fundada en 1870.  


Calle de Mesonero Romanos. Madrid

(...) Con ellos puede resultar inteligible el hecho de que esta situación pueda sobrevivir a todo acontecimiento. Lo entrevió Calderón cuando, en La vida es sueño, puso en boca de Segismundo, enamorado de Rosaura, cuando todo ha desaparecido y ni siquiera está seguro de la existencia de la mujer, los versos famosos:

Sólo una mujer amaba.
Que fue verdad veo yo
en que todo se acabó
y esto solo no se acaba.
                                                 (Pág. 150)


Homenaje Valle-Inclán.  Puerta del Sol. Madrid



Autor: Julián Marías
Título: Mapa del mundo personal

Alianza Editorial, S.A.
Edición 1993

Diseño: Ángel Uriarte
Nº de Páginas: 206





Portada: Johannes Vermeer
Militar y muchacha riendo, 1658
The Frick Collection. New York


 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario