miércoles, 24 de febrero de 2016

Cleopatra y la fascinación de Egipto.



Cleopatra la última reina de Egipto




 La joven princesa CleopatraVII, a quien hoy conocemos simplemente como Cleopatra, ascendió al trono de Egipto en el año 51 a.C. Cuando ocupó el trono tras la muerte de su padre,Ptolomeo XII, llegaba al trono con sólo 17 años. Egipto se hallaba muy debilitado, soportaba una deuda importante y padecía una inflación alta. Hacia poco que el Nilo se había desbordado causando más estragos que de costumbre. El poder político estaba en manos de Roma, y la opinión que los alejandrinos tenían de su faraón había ido empeorando hasta cristalizar en un sentimiento de hostilidad manifiesta, ira y rebelión. En esa coyuntura Cleopatra entró en escena con pie firme, e irumpió en la arena política con una personalidad fuerte, una aguda inteligencia y unos encantos femeninos que no dudó en explotar.




"Será enterrada junto a su Antonio: no habrá en la tierra
un sepulcro que guarde a una pareja tan célebre."
                                                                    Octavio César, en Marco Antonio y Cleopatra
                                                                                                  de William Shakespeare (h. 1605)          


 
 Una gran inestabilidad reinaba en Egipto cuando Cleopatra vino al mundo. Su padre, Ptolomeo XII, había llegado al poder tras el asesinato tras el asesinato del rey y la reina precedentes. Apodado Auletes ("El Flautista"), Ptolomeo XII se había rendido a los imperativos de Roma. Invirtió dinero egipcio para sobornar a Roma, cosa que enfureció al pueblo de Alejandría hasta el extremo de protagonizar un levantamiento contra él en el año 58 a.C. Ptolomeo XII huyó a la capital del Tíber, donde se congració con ciertos dirigentes poderosos que finalmente le ayudaron a regresar a Egipto y recuperar el trono.
 Una vez recobrado el poder, Ptolomeo XII castigó duramente a los alejandrinos que se habían rebelado contra él. Hizo ejecutar a su hija Berenice IV, hermana mayor de Cleopatra, porque había ocupado el trono en su ausencia. Sin embargo, el monarca parricida deseaba que fueran sus vástagos quienes le sucedieran, razón por la cual en el año 51 a.C, Ptolomeo XII redactó un testamento en el que dejaba el trono real a Cleopatra, entonces una muchacha de 17 años, y disponía que compartiese el poder con su hermano pequeño, PtolomeoXIII, que por entonces tenía unos 11. El monarca mandó custodiar el original del testamento en Alejandría y remitió una copia a Roma, solicitando a sus amigos romanos que, llegado el acaso, impusieran su cumplimiento. Fue así como a su muerte, Cleopatra VII, decimotercera en la estirpe de los Ptolomeos, se convirtió en faraón de Egipto, el último miembro de la dinastía en ocupar tal dignidad.




"Cómo amé [...] 
Transcurrió un día, y nada vi sino amor;
nació otro, y aún sólo hubo amor;
se fatigaban los soles sin mirar,
y yo desfatigado de amor.
Os vi todos los días y el día todo;
y cada día era aún como el primero,
tanto ardía en mí el deseo de más veros."
                                                          Marco Antonio en Todo por amor,
                                                                               de Jhon Driden (1677)


Girolamo Masini, 1875

"La bisabuela de mí bisabuela fue una cría negra de la gata
negra sagrada, y el río Nilo la desposó en séptimas nupcias.
Por eso yo tengo el pelo tan ondulado. Y siempre quiero hacer
lo que me place, sea o no voluntad de los dioses: se debe a 
que mi sangre lleva agua del Nilo."

                                                            Cleopatra, en César y Cleopatra
                                                                             George Bernard Shaw (1898) 
Miguel Ángel Buonaroti


Louis Gauffier

Alma Tadema



Cleopatra, 1963. Elizabeth Taylor


No hay comentarios:

Publicar un comentario