jueves, 26 de noviembre de 2015

La joven durmiente y el huso. Neil Gaiman



Neil Gaiman
Ilustraciones de 
Chris Riddell
  
La Joven Durmiente
y el  Huso




Era el reino más próximo al de la soberana, a vuelo de pájaro, pero ni tan siquiera los pájaros lo sobrevolaban. Las altas montañas trazaban entre ambos reinos una frontera que disuadía por igual a pájaros y a personas, que consideraban imposible cruzarlas...(Pág. 10)




La reina se despertó temprano aquella mañana




Los enanos fueron y lo vieron con sus propios ojos

 
No abundan los nombres en este relato



 El castillo del bosque de Acaire era un edificio compacto y gris, recubierto de rosales trepadores. Estos descendían hasta el interior del foso y llegaban casi hasta la torre más alta. Cada año los rosales crecían un poco más: los que tapizaban los muros de piedra del castillo no eran sino enredaderas muertas de tallos marchitos, con añosas espinas afiladas como cuchillos. Casi cinco metros más allá, las plantas reverdecían cuajadas de rosas en flor. los rosales trepadores, tanto los vivos como los muertos, formaban un esqueleto marrón, con salpicaduras de color que rompían la solidez grisácea de los muros...(Pág.30)






Autor: Neil Gaiman
Título original: The Sleeper and the Spindle

Ilustraciones: Chris Riddell
Editorial: Bloomsbury

Edición: 2013
Nº de Páginas: 68



 
 Autor: Neil Gaiman
Ilustraciones: Chris Riddell
Título en español: La joven durmiente y el Huso
Editorial: Salamandra, S.A
Traducción del inglés: Mónica Faerna García-Bermejo
Edición 2015
Nº de Páginas: 68




Era una de esas brujas de los 
bosques, condenada a la 
marginación mil años atrás.
una mala persona
maldijo a la pequeña el día que
nació, para que, cuando la joven
cumpliera dieciocho años, al pincharla
con un huso en el dedo se durmiera
para siempre.



 En "La  joven durmiente y el huso" es entremezcla dos historias la reina Blanacanieves y la Bella Durmiente, en esta historia de Gaiman el beso que despierta a la princesa dormida no es el de un príncipe, sino el de una joven reina. No es una historia de amor, pero si de coraje, determinación, tragedia desconcertante y terror. 

Aquí nadie espera que aparezca un joven príncipe montado en su fiel corcel y dispuesto a arreglar las cosas. Si una joven reina quiere demostrarse a sí misma que puede ser una heroína, rescatar a una princesa es una ocasión perfecta...

Este cuento de hadas está urdido con un hilo de magia negra que gira sinuosamente, arrojando apasionantes brillos y reflejos que sorprenderán a los lectores. 
 

"Pobre no es el hombre cuyos sueños no se han realizado,
sino aquel que no sueña".
                                                                            Marie von Ebner-Eschenbach



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario