martes, 3 de noviembre de 2015

Bajo el signo de la cruz.



De la antigüedad a la Edad Media El reino visigodo de Toledo (s. VI-VIII)
Administración y economía
El poder efectivo del Estado visigodo residía en una estructura administrativa bien articulada. El funcionamiento del sistema tributario, a cargo de una jerarquía de funcionarios, era un instrumento imprescindible para consolidar el poder del rey. 
La explotación de la tierra era la principal fuente de riqueza. También existía un activo comercio entre la costa levantina, los centros del interior y diversos y diversos puntos del Mediterráneo.
Sin embargo, la sociedad visigoda, especialmente la rural, ya no era una sociedad monetizada. Como sólo se acuñaba moneda de oro, el tremís, la población empleaba en la economía cotidiana las antiguas monedas de bronce romanas o formas alternativas como los pagos en especie.





 El Rey y la Iglesia, pilares del reino
Desde Toledo, la monarquía se propone unificar la península sometiendo a los suevos y expulsando a los bizantinos que habían ocupado el sureste peninsular. En 654, Recesvinto promulga el Liber Iudiciorum, conjunto de leyes para toda la población hispanogoda, de gran influencia en siglos posteriores.
Monarquía e Iglesia se mediatizan mutuamente a través de los concilios nacionales, reuniones deliberativas y legislativas de las élites religiosas y civiles convocadas por el rey.
La actividad y los escritos de obispos y abades elevan la iglesia hispana a un excepcional esplendor. destaca la figura de San Isidoro de Sevilla, autor de las Etimologías -monumental obra que condensa y sistematiza el saber de su tiempo-, así como las de San Ildefonso de Toledo y sus escritos teológicos, San Braulio o San Leandro, entre otros.


Mosaico de las Musas. Piedra. Siglo IV. Arellano (Navarra)

Urania y Arato, Calíope y Homero, Érato y un joven maestro, Melpómene y un maestro sentado, Talía y Menandro, Euterpe y Hyagnis, Clío y Caduco, sobre un fondo de villae.
Las nueve musas, acompañadas por grandes maestros de cada una de las artes, inspiran al propietario de la villa. Su casa es refugio intelectual, espacio dedicado al culto del espíritu. El elogio de la cultura y de la ciencia, heredadas de Gracia, es demostración de su superioridad, signo de prestigio.


(Detalle)


Sarcófago de Astorga. Mármol h.310. Catedral de Astorga (León)

Importado de Roma, en el frente, de izquierda a derecha, recoge escenas del Antiguo y del Nuevo Testamento: Resurrección de Lázaro; Arresto de San Pedro; Milagro de la Fuente (San Pedro en prisión hace manar agua para bautizar a dos soldados); Adán y Eva junto al Árbol de la Ciencia; Multiplicación de los panes y los peces; Sacrificio de Abraham.
Los sarcófagos romano-cristianos, desde finales del siglo III se incorporan temas cristianos en la escultura funeraria; de tipo críptico al principio, explícitos en el siglo IV, aglutinando temas del Antiguo y del Nuevo Testamento.
Como en el resto del occidente Mediterráneo, en Hispania se importan sarcófagos realizados en los talleres de Roma, que son posteriormente imitados por talleres locales. 



Concilio toledano tercero, con la asistencia de sesenta y dos obispos, en el que se condena la herejía arriana en Hispania

En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, en el cuarto año del reinado del muy glorioso, piadosísimo y fidelísimo a Dios, rey Recaredo, el día 8 de mayo, era 627, se celebró este santo concilio en la ciudad real de Toledo, por los obispos de toda España y de las Galias, que firmaron a continuación.
Habiendo el mismo rey gloriosísimo, en virtud de la sinceridad de su fe, mando reunir el concilio de todos los obispos de sus dominios, para que se alegraran en el Señor de su conversión y por la de la raza de los godos, y dieron también gracias a la bondad divina por un don tan especial, el mismo santísimo príncipe habló al venerable concilio en estos términos: "No creo, reverendísimos obispos, que desconozcáis que os he llamado a la presencia de nuestra serenidad con objeto de restablecer la disciplina eclesiástica.
Y como quiera que hace muchos años que la amenazadora herejía no permitía celebrar concilios en la Iglesia católica, Dios, a quien plugo extirpar la citada herejía por nuestro medio, , nos amonestó a restaurar las instituciones eclesiásticas conforme a las antiguas costumbres". 

Pareja de fíbulas aquiliformes. Bronce y vidrio. Siglo VI. Alovera (Guadalajara)
 
La aristocracia
Formada por los altos cargos de la corte de Toledo (aula regia) y del ejército (duques), la mayoría de origen germánicos, también pertenecían a ella los obispos arrianos y, tras el III Concilio de Toledo, los católicos. Pervivía también aquella nobleza integrada por los grandes terratenientes hispanorromanos. Parece ser que algunas de las antiguas villas romanas se mantienen en Hispania hasta el siglo VI.
El ejército estaba constituido por profesionales y tropa reclutada del campesinado. Como armas ofensivas contaban con lanzas, espada corta (scramasax), puñal y arco con flechas; como armas defensivas utilizaban casco y escudo. Los guerreros a caballo manejaban la espada larga (spatha).



Iglesias y monasterios
Las iglesias visigodas, de dimensiones modestas, adoptan diversas tipologías. Conocidas en muchos casos gracias a la arqueología, poseen una o tres naves, en ocasiones ábsides contrapuestos por influencia norteafricana, y eventualmente triple cabecera.
En las ciudades se emplazan modestas catedrales, basílicas y otras edificaciones subordinadas en honor de los mártires. Hubo también importantes monasterios que ejercieron influencia en la difusión del cristianismo en las áreas rurales. Los había masculinos, femeninos y dúplices. Otro fenómeno que prolifera es el del eremitismo, con monjes que vivían en un considerable aislamiento.
destacan San Fructuoso y san Martín de Dumio como organizadores de monasterios, y San Isidoro y san Leandro como autores de reglas monásticas. 



La sociedad cristianizada
El Edicto de Milán (313) establece el fin de las persecuciones y la libertad de culto, lo que supone una rápida difusión del cristianismo. La iconografia cristiana se manifiesta en objetos de la vida cotidiana tales como lucernas, anillos signatorios, cucharillas, piezas de atalaje de equino, elementos de vajilla, placas de revestimiento o moldes.
La cerámica tiene en muchos casos procedencia norteafricana (terra sigillata africana), siendo soporte destacado para temas bíblicos como el sacrificio de Isaac.



 Museo Arqueológico Nacional
Calle Serrano 13 . Madrid





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario