martes, 10 de noviembre de 2015

El Ruedo Ibérico. Viva mi dueño. Ramón María del Valle-Inclán (1866-1936)


Mikel Holzer

El Ruedo Ibérico
Viva mi dueño


Mikel Holzer


Viva mi Dueño

Libro Segundo

 Espejos de Madrid

XVI

El Niño y Don Benjamín entráronse en una barraca de lonas donde servían chocolate y café de recuelo. Detás, sonajeando el pandero entre los volantes de la falda, jaleándose culebrosa, pisándoles la sombra, se metió la Carifancho. Y por delante de los tres, dos farolonas pintadas, mantón de talle y tacón alto. Se inflamaban los buñuelos en el sartenote de aceite. Tosía el perrillo de aguas que educó un presidiario en san Juan de los Reyes. Tosía la comadre fondona, que, en un tino, lavoteaba platos y jícaras (...) (Pág. 46) 


Mikel Holzer

Libro Tercero

El yerno de Gálvez

XXII

Por sendas de jaras y retamares entraron a Monte Lebrija. El calderero, vaqueando de aquellos parajes, guiaba hacia Torre Lucera. Vallín, rendido de hambre y de sed, quemados los ojos del polvo, del sol, del sueño, sentía mayor desmayo al ver el mocho almenaje, siempre en lejanía, destacado sobre el horizonte, en una nava de tierras paniegas: Caminaba irritado, pisando la sombra del asnete, que tanto se detenía oliendo las jaras como arrancaba trotero, con música de peroles y calderas. Un enjambre de moscas volaba sobre los ensangrentados cuadriles del bertoldo. El Garibaldino no dejaba la sonsaca (...) (Pág. 79-80)


Mikel Holzer

Libro Quinto

Cartel de Ferias

I

¡Solana ya no es Solana,
que es segundo Guasintón!
¡Tie Recreo y toa la hostia
de una culta población!
                               (Pág. 111)  


Mikel Holzer


XXXIV

Por el camino carretero rodaba el carricoche del Tío Ronquete. Había renovado el tiro con una recua de tres mulillas, y el viejo gitano,en vanguardia, montaba la cruz de sus calzones en una yegua bien enjalmada, con alegre caballito al flanco.
-¡Salud, Señor Juan y la buena gente! Ya he tenido noticia del sinjuicio y mala conducta de algún caloré. A ésos llamo yo caballos sin solabarri.
A lo lejos, cruzaba la llanura el tren de Madrid. Para verlo pasar remontando las bardas manchegas asomaba la luna su chato rosicler de Aldonza Lorenzo:
-¡Mucho se oye el pito de la máquina!
-Tenemos el tiempo mudado.
-No podían ser de dura estas calores (...)(Päg. 150)

 
Mikel Holzer



XVIII

-¡La Nueva Ibéria!
-¡El de la suerte!
El Señor Presidente del Consejo se retira con amargos de bilis. Noche de Madrid. Clara arquitectura de estrellas. El Circo del Príncipe Alfonso apaga sus luces y asaltan la acera todos los árboles de Recoletos. El tumulto de pregones, esparcido en rebatiña, rueda por la Plaza de Cibeles. El Carro de la Diosa, retenido en su cláusula de cristal, galopa sobre el cielo invertido de la noche.
-¡El de la suerte!
-¡La Nueva Ibéria!
                 (Pág. 175)  
 

Mikel Holzar


Libro Noveno

Periquito, Gacetillero

VIII 

Luces de Baskonia:-Verdes prados, boinas azules, redes al sol, lluvias de la costa, marinos pinares.- En Royal Panorama, las fichas del dominó en los mármoles, los descartes de malilla, las canciones a coro, pregonaban la cerrazón y el aburrimiento de la tarde.- Boinas, sombreretes de suela, pipas y bufandas, chaquetones de agua. El marqués de Bradomín, en una mesa de la ventana, revisa la prensa de París. Nieblas de tabaco  y olor de achicoria (...) (Pág.239)


Mikel Holzar

Mikel Holzar


XVIII

Periquito Gacetillero difundía el mensaje revolucionario por la redondez del Ruedo Ibérico. Y en las ciudades viejas, bajo los porches de la plaza, y en los atrios solaneros de los villorrios, y en el colmado andaluz, y en la tasca madrileña, y en el chigre y en el frontón, entre grises mareas y prados verdes, Periquito Gacetillero abre los días con el anuncio de que viene la Niña, ¡Y la Niña, todas las noches quedándose a dormir por las afueras!...


Mikel Holzar

Mikel Holzar

Ramón del Valle-Inclán
Quien había de ser prodigioso escritor nació el 28 de octubre de 1866 en Villanueva de Arosa. Murió en Santiago de Compostela el 5 de enero de 1936. Valle-Inclánvivió siempre en escritor, con heroísmo económico, áspera y señorialmante, sin hacer concesiones a la necesidad. Quizá nadie haya tenido una mayor voluntad de ser él, de intransigencia para con su arte. Gran poeta, forjador indomable de idioma, padre del esperpento, su palabra tiene olor, color, sabor y almendra ideal y caricia. 
A más de sus novelas históricas, grandes retablos trabajados con ricos oros y esmaltes. Valle-Inclán hizo el mejor teatro de su tiempo, fue ejemplar irreductible en su dedicación orfebre y creadora. Por esa su verdad última su figura se agranda con el paso del tiempo.
Viva mi dueño fue publicada en 1928. El título es la flamenquería escrita a fuego en as cachas de la navaja cabritera con que los guapos cobraban el barato. Sigue aquí relatando los amenes de un reinado, cuando llama ya en las puertas del Palacio Real la revolución del 68. Tan magistralmente como en La corte de los milagros, en esta segunda novela Valle-Inclán sigue haciendo colosales retratos al minuto con amargor de moralista. "El sentido trágico de la vida española -escribió- solo puede darse con una con una estética sistemáticamente deformada". Así en caricatura, se revela mejor el fondo farsantón y descocado de los muñecos que juegan a personajillos, a los que abate una implacable cachiporra final como a títeres de guiñol. Viva mi dueño sigue la técnica de la novela dialogada, pura acción teatral, esperpéntica, anticipado tecnicolor cinematográfico. Don ramón que ha tomado el pulso profundo al batiburrillo que historia, novela y juzga, afirmó con todo el conocimiento: "Una jactancia chispona de jeta con chirlos pasea su gesto bravucón a lo largo del reinado isabelino: Las fanfarrias militares han trascendido a la conciencia popular, con olés y falsetas de una jácara matona".



Autor: Ramón María del Valle-Inclan
Título: El ruedo Ibérico. Viva mi dueño

Colección Austral, nº 1300
Editorial-Espasa Calpe, S.A.
Nº de Páginas: 252
 





No hay comentarios:

Publicar un comentario