domingo, 18 de octubre de 2015

Las fotografías de la Colección Galé

Fotografías. Siglo XIX. Arte japonés.


Foto 1198. Bailarinas en Jinrikisa. Anónimo.

 Cuando Daguerre difundió la fotografía en la Academia de las Ciencias de París (1839), nadie podía imaginar que en menos de un lustro su invento llegaría a Japón. Por aquel entonces, el archipiélago llevaba siglos de aislamiento. durante todo el periodo Edo (1603-1868), el país se cerró sobre si mismo en un proceso autárquico con el nombre de Sekoku, "país de cadenas". La única excepción era la colonia holandesa en Nagasaki: Deshima. Este diminuto islote se convirtió en la ventana de Japón a Occidente, aunque sólo dos barcos al año podían atracar en él. A cambio, los holandeses informaban al shogunato de la situación política y tecnológica del exterior.
  



 La primera cámara oscura había llegado a Deshima en 1646, y prácticamente dos siglos después, en 1843, llegó el primer equipo fotográfico a Japón.
El aislamiento de Japón concluyó a causa de la presión de diferentes potencias coloniales, aunque sería la llegada de una flota estadounidense al mando del Comodoro Matthew Perry, la que forzaría la apertura de Japón al comercio internacional en 1853.

Foto 1196. Parque Hikome. Anónimo.

 Galé hizo acopio de albúminas, fotografías coloreadas con la técnica de la albúmina. El interés por Japón tuvo un revulsivo gracias a los acontecimientos históricos recientes: la Guerra Sino-Japonesa (1894-1895) y la Guerra Ruso-Japonesa (1904-1905) ambas con sendas victorias niponas.
Las fotografías de la Colección Galé fueron realizadas en el último cuarto del siglo XIX y los albores del siglo XX.
 

Foto 1199. Maiko y crisantemos. Tagaki

 A partir de 1870 estas fotografías se vendían en albúmes, de entre 25 y 100 fotografías, montados desde Japón. La colección Galé muestra el lado más propio del país: parajes naturales, templos, oficios tradicionales, festividades y, en general, evitando dejar constancia del proceso occidentalizador. 

Los Galé tenían contacto con los talleres japoneses, gracias a lo cual la mayoría de fotografías provienen de dos de los grandes fotógrafos de su tiempo: Tamamura y Takagi. 


Restauración Meiji. La temática es bastante homogénea, aunque se distinguen dos temas fundamentales: la mujer japonesa y el costumbrismo.
La figura femenina es protagonista indiscutible, algo que se repetirá también en su colección de ukiyo-e. Por lo general se tratará de jovenes maiko, aprendices de geisha, en el entorno de las okiyas -casas de té-. Estas fueron el auténtico icono de la mujer japonesa, imagen que gozó de gran aceptación en occidente por su exotismo y el carácter que se atribuyó entonces a las japonesas, en gran parte a través de la literatura.

Igualmente, la fascinación por las prendas japonesas, especialmente el kimono, fue un elemento importantísimo en la representación de la mujer nipona en la fotografía. Fueron numerosas las imágenes en las que se convirtió en el motivo central, siendo el principal interés mostrar a la retratada en "traje de gala" o recoger el movimiento fascinador de la prenda, como en una famosa imagen atribuida a Kusakabe Kimbei, conocida como "Joven en traje de invierno" en la que se simularon los efectos del viento y la lluvia para lograr la agitación del kimono, consiguiendo una imagen de gran belleza.
 
Foto 1214. Joven con parasol. Takagi

Tamamura Kozaburo (1856-¿1923?) uno de los creadores del "Yokohama Shashin", fotografías turísticas recreaciones de escenas para el mercado occidental. Fue posiblemente el fotógrafo nacional de mayor éxito, para lograrlo, su estudio se centró en la venta de álbumes de souvenirs para extranjeros. A partir de esta fórmula iría abriendo nuevas sucursales y haciendo promociones que hacían realmente difícil la competencia. Llegó incluso a ofrecer lotes de objetos para el té y sedas por la compra de sus fotografías.
También encargaba cubiertas para álbumes lacados y decorados con motivos paisajísticos japoneses, aderezados con motivos de cloissoné, marfil, pan de oro o madreperla, disparando así los precios. mejoró los procesos químicos para prolongar la vida de las fotografías y destacó por la precisión del coloreado de sus obras.
 
Foto 1197. Parque de Hikome. Anónimo.

La representación de las clases sociales y profesiones. Los "tipos". Las representaciones de tipos sociales fue también un tema habitual en este tipo de fotografías. Estas recreaciones se centraron en las clases sociales más bajas y en los oficios típicos y artesanales, agricultores, artesanos, comerciantes o porteadores (siendo estos últimos los más representados, debido a la atención que debía despertar en Occidente la utilización de vehículos tradicionales como el jinrikisha y el kago).
Dentro de esta temática alusiva a las clases sociales, la importancia de la figura del samurái fue excepcional, en parte porque en esos momentos de grandes cambios que se estaban produciendo en Japón la casta de los samuráis fue una de las más afectadas, al declararse su abolición en 1869.
 
Ceremonia del té




Takagi Teijiro, formado en el taller de Tamamura, pasó de ser uno de sus encargados a trabajar por su cuenta en torno a 1903. Compatibilizó su estudio con la producción de diapositivas coloreadas en papel. Siguió el gusto por el detalle y la calidad de su maestro, empleando sus mismas técnicas y procedimientos, incluso perfeccionándolos. Su calidad llega a ser impresionante, inmejorable en nitidez y dominio técnico, lo que incrementó el interés de los coleccionistas extranjeros en sus obras.


Kobe (Japón) Takagi, 1919

Tamamura Kozaburo





Foto: Eliza Scidmore para National Geographic


Kusakabe Kimbei



No hay comentarios:

Publicar un comentario