domingo, 4 de octubre de 2015

Grecia.



La nueva entrada al Museo Arqueológico, junto a la puerta principal ahora de uso protocolario, con mayor accesibilidad cumple la normativa, calidad y oferta de servicios públicos para personas con necesidades especiales, en materia de discapacidad motora, auditiva o visual. Se ha contado con el apoyo de la Fundación Orange, y la colaboración de ONCE y la Fundación CNSE. Esta entrada nos lleva a un espacio de acogida al visitante con tienda, cafetería, salón de actos y biblioteca.

Un agradable jardín exterior transitable

Espacio de acogida


Impresionante el cambio llevado a cabo para convertir a este espacio expositivo en un museo del siglo XXI, la madera (marbau y roble) funciona muy bien junto al mármol travertino tan ligado a Roma y a la arquitectura. Obra del arquitecto Juan Pablo Rodríguez Frade.
40 salas repartidas en cuatro plantas y dos grandes patios cubiertos como espacio de exhibición y disfrute.



La arqueología española en el exterior

La fascinación por las grandes civilizaciones ha sido una constante a lo largo de la Historia. España ha contribuido al conocimiento del pasado de la Humanidad a través de las aportaciones de relevantes viajeros, eruditos y arqueólogos, y como promotora de importantes expediciones científicas.
La conciencia de la importancia de la investigación arqueológica en el exterior dio lugar a que el gobierno español crease en 1985 un programa que ha permitido financiar más de un centenar de proyectos en los cinco continentes. Este apoyo institucional, junto con la solvencia científica de los equipos de investigación, ha consolidado el prestigio y la influencia de la arqueología española en el ámbito internacional.


 


La corona española fue una de las primeras casas reales europeas en interesarse por las antigüedades clásicas. Carlos III y Carlos IV adquirieron en Italia vasos griegos que fueron destinados al Real Gabinete de Historia Natural, donde se unieron a la colección formada por Pedro Franco Dávila, y a la Real Biblioteca.
El Museo Arqueológico Nacional ha ido incrementando sus fondos con la adquisición de grandes colecciones como las del Marqués de Salamanca y de Tomás Asensi en las últimas décadas del siglo XIX, o la de Varez Fisa a finales del XX.
Un hito importante en la formación de la colección de vasos griegos fue el viaje de la fragata Arapiles al Mediterráneo oriental. Esta expedición adquirió vasos y terracotas griegas en el sur de Italia y Atenas, y vasos y esculturas en Chipre.


Cajas, perfumes, cosméticos
Las mujeres de clase alta no necesitan salir del gineceo. Su tez pálida, símbolo de su pudor y estatus, es fruto de su reclusión doméstica y del uso de polvos de plomo blanco. Tintes, coloretes, aceites y perfumes son signos de su refinamiento. La cosmética ordena, recrea y embellece este pequeño mundo femenino. Píxidas y lecanes son cajas para guardar cosméticos y adornos. Lécitos, plemócoes y alabastrones son vasos de perfume. Todos ellos guardan sus gestos cotidianos.


Área Temática 3 (Salas 31-40)
Grecia
La identidad griega

La definición de su propia identidad constituye la esencia del discurso ideológico, ético, social y político de la cultura griega, al basar en ella sus estructuras sociales, lo civilizado frente a lo salvaje, su sistema de género, lo masculino frente a lo femenino, y su concepto de identidad étnica, lo griego frente a lo bárbaro.
 El modelo griego ideal es el varón frente a sus contramodelos -el animal, la mujer y el extranjero-, que encarnan los aspectos negativos y transgresores de las normas divinas y humanas. En consonancia, el varón ejerce un dominio total; afirma sus propios valores y niega sus opuestos; legitima su superioridad y perpetúa la exclusión de lo diferente. No obstante, esta estructura excluyente fue una construcción intelectual que, con frecuencia, la vida se encargó de desmontar.  
Donde cosechas generosas hacen crecer en abundancia toda clase de frutos, donde fluyen fuentes de aguas puras, donde variados prados ofrecen un aspecto de primavera...donde se celebran banquetes bien cuidados...una total ausencia de aflicción y una dulce existencia. No existe ni crudo invierno ni caluroso verano, sino que sopla un aire suave, atemperado por los rayos del sol. Pseudo-Platón, Axioco, 371 C-D



Grecia. Polis, la ciudad
Pólemos. La guerra

El campo de batalla es el espacio donde se decide la independencia y libertad de la polis, y del varón griego. Su participación en la defensa de la ciudad, de sus ideales y forma de vida demuestra su virtud como ciudadano. Según sea su capacidad para costarse el armamento, se alista en el cuerpo de caballería, en la infantería ligera o en la infantería pesada, las falanges de hoplitas.
La despedida del guerrero es un acto emotivo y ritualizado, en el que participa toda la familia. La muerte en la batalla asegurará su recuerdo como héroe, pero la guerra es también la más cruda de las violencias. Detrás del honor y la gloria del guerrero, mujeres, hombres y niños sufren los desastres de la guerra, el dolor y la muerte.

Canto a Heracles, hijo de Zeus, el más excelente de los pobladores de la Tierra...debió cumplir muchas acciones temerarias y muchos fueron también sus sufrimientos. Habita ya complacido en la hermosa sede del nevado Olimpo. Himno Homérico XV, a Heracles

El banquete
Gymnasion. La educación

Desarrollar en los jóvenes el ideal de excelencia es tarea de la ciudad. La educación se basa en el aprendizaje de la música y la poesía en la escuela, y en el entrenamiento y la superación física en el gimnasio y la palestra, hasta adquirir la elegancia propia de los hombres libres. El varón griego deber ser fuerte y hermoso de cuerpo y de mente.
Gimnasio y palestra son espacios educativos comunitarios y tienen una función ética y política esencial en la formación de la ciudadanía. Son también lugares para el encuentro entre el adolescente y el adulto. Las relaciones hemoeróticas en Grecia forman parte de la educación, introducen al adolescente en la identidad colectiva de los varones y acompañan el paso de la pubertad a la juventud.

Que todos avancen empuñando la espada albergando detrás del escudo un corazón valeroso...Si cae, lo llorarán el grande y el pequeño. En todos permanece la memoria del valiente que supo morir. Pero si sobrevive, rivaliza con los héroes...Calino de Éfeso 1.10-19 west


Vaso con forma de gallo. Campanía 350-300 a.C
Ágora. La política

La primera democracia nace en Atenas para los atenienses y no para los extranjeros, esclavos y mujeres. La participación en los asuntos del gobierno de la ciudad es un derecho y un deber de todos los varones libres.
En la plaza comunal de Atenas, el ágora, los ciudadanos se reúnen para tratar asuntos de Estado, promulgar leyes y condenar al ostracismo a los que abusan del poder. Además deben formar parte del Consejo legislador, al menos una vez en la vida, y pueden ser elegidos como magistrados o como jueces en los tribunales de justicia. Tras el obligado servicio militar deben participar activamente en la defensa de la ciudad.

En las pruebas de los certámenes ansiada gloria se labra aquel cuya cabellera han ceñido múltiples coronas por haber vencido con sus manos o con sus pies veloces. El valor de los hombres se somete al juicio de los dioses. Píndaro, Ístmica, V, 8-14



Oikos. La casa
Thálamos. El hogar

El hogar es el espacio esencialmente femenino. El tiempo de las mujeres se distribuye entre las necesidades domésticas, comida y descanso, crianza de los hijos, tejido e higiene. Este universo sedentario se simboliza en el huso, el cesto de lana y el telar.
El gineceo, su confinamiento interior, se puebla de objetos para vestirse, adornarse y perfumarse. Cajas, cofres y vasos de perfumes ocupan un lugar importante y configuran el mundo privado de la mujer. La sofisticación de los vasos utilizados y los códigos del lenguaje de la belleza femenina son elementos importantes en la definición de su identidad y estatus social.

Los hombres, ahora y desde el principio, comenzaron a filosofar al quedarse maravillados ante algo...en un primer momento ante lo que causa extrañeza y después ante cosas de mayor importancia...Aristóteles, Metafísica,1,2,11-20






Doy Gracias al Destino,
por ser hombre y no animal,
 por ser varón y no mujer,
por ser griego y no bárbaro.
                                              Diógenes Laercio I,34
El hombre

El varón define su identidad a través de conductas que entiende como virtudes. Debe ser agresivo, competitivo, autocontrolado, sociable y respetuoso con los dioses, excelente en suma. Los inmortales, espejo del comportamiento masculino, encarnan estas virtudes en su más alta expresión.

Oikos. La casa

La casa, el hogar, es la célula social primordial, el ámbito femenino por excelencia. Allí se construye la identidad de la mujer y se perpetúa su cometido social.
La palabra griega oikos reúne varios conceptos, espacio y familia, trabajo doméstico y riqueza producida y consumida. Aunque regido por el varón, el oikos es dirigido por la mujer. Ella tiene un protagonismo activo en el ciclo de la vida de todos los miembros de la familia, da a luz, cría a los hijos, controla los alimentos, la fabricación de tejidos, cuida de los ancianos y acompaña en el trance final de la muerte. En la sombra del oikos, las mujeres griega son dueñas de la vida cotidiana.

Es el hombre por naturaleza criatura doliente...más a sus angustias en el teatro encuentra consuelo. Cuando comprende que mayores infortunios que los suyos han sucedido ya a otros, menos se queja de las propias desgracias. Timocles,K-A,fr.6.2ss


Afrodita
Thánatos. La muerte

La muerte es el desenlace definitivo, la última batalla perdida. Sólo la ideología y el imaginario, o la esperanza, pueden dotarla de sentido. El ceremonial fúnebre escenifica el dolor y el recuerdo compartidos y permite asimilar la muerte.
También, la muerte suscita el gran interrogante sobre lo que hay y sucede tras ella. Sólo la especulación puede responder. Los griegos construyen a través del mito la compleja geografía del allende, el escenario en el que transcurre la vida de ultratumba.
El ritual funerario propicia el tránsito del difunto a esa vida de ultratumba, y da prestigio y cohesión a su grupo social, ya que la forma y duración de las exequias, el monumento que señala la tumba y el ajuar en ella depositado son indicaciones de su posición social.


Tenemos un régimen político que no envidia las leyes de los vecinos...Recibe el nombre de democracia, porque se gobierna por la mayoría...Conforme a la ley, todos tienen iguales derechos...Nuestra ciudad es una lección para Grecia. Tucídides, Historia de la Guerra del Peloponeso,2,40

Ánfora de un navío

Las naves de múltiples remos con frecuencia nos llegan al frente de gentes que buscan la ganancia en el mar, bien atentos a la carga y los fletes, y al goloso provecho. Homero, Odisea,VIII,159-164





¡Himen, soberano Himen!...
Por mis nupcias levanto la llama del fuego para que brille.
para que resplandezca, para darte, Himeneo...luz al tálamo virgen...
¡Gritad a Himeneo y a la novia con cantos y gritos de júbilo!
¡Vamos, hijas de bellos peplos frigios!
¡Cantad al esposo de mis bodas,
al esposo señalado para mi cama!
                                     Eurípides, Troyanas,308ss



 Bebamos, ¿A qué guardar las lámparas?
un dedo es ya el día.
Alza, amigo, las grandes copas pintadas,
Dioniso...dio a los hombres el vino para olvido de penas.
Escáncialo ya mezclado uno y dos cazos,
llena hasta el borde los vasos
¡Y que una copa empuje a otra!
                                                              Alceo,346 voigt
 
La difunta es conducida al Hades.Eros y Gorgonas acompañan a la difunta al má allá.


 Una tumba ateniense, blancas estelas de mármol, adornadas con cintas y levantadas sobre escalones, salpican el paisaje del cementerio ateniense. Señalan la tumba donde reposa el difunto. Familiares y allegados depositan allí blancos lécitos con oloroso perfume, ofrenda a los muertos y a los dioses infernales. Sus imágenes son nostalgia del difunto y escenificación del dolor de la separación. En este umbral del reino de ultratumba, vivos y muertos se reencuentran.



Dirección                                              
Museo Arqueológico Nacional
C/. Serrano,13, 28001 Madrid
Tel: (+ 34) 915 777 912
Fax. (+34) 914 316 840

El arquitecto Juan Pablo Rodríguez Frade



No hay comentarios:

Publicar un comentario