jueves, 20 de agosto de 2015

José Luis Vicario "Sostener la mirada"



Idea, pensamiento, información y conocimiento



El artista presenta en estos últimos trabajos una reflexión sobre el empleo de la fotografía para un escultor. Específicamente investiga sobre la versatilidad material de la imagen, con la que elabora series a partir del alcance documental, representativo y material de la imagen. Y para ello, en este caso, el artista se define como un escultor conceptual de Walden.




Detalle Serie Pórticos 2015


La serie Pórticos 2015 se traduce en composiciones documentales de gran formato, impresas sobre tela que, a modo de telones o tapices remiten a los materiales que representan: oro, acero, luz y pliegues. Todas las imágenes han sido tomadas de objetos expuestos en el MET de Nueva York. Si se sostiene la mirada cualquier elemento se convierte en material que nutre nuestro pensamiento. En el caso de esta serie la información fotográfica nos introduce en un proceso de reconocimiento del material, donde se omiten referencias a la forma y al origen. Cada imagen se emplea como un recurso material, que sublima el registro documental para desvelar su componente físico.











La depurada decoración de la sala de torturas de la película La Pasión de Juana de Arco, de C.T. Dreyer, sirve para componer una alteración de la forma que dota a la imagen  de un proceso intencionado. La manipulación del soporte en la impresión fotográfica sobre aluminio, permite alterar el metal y aportar a la imagen un aspecto físico escultórico. La escena con la cuidada decoración, entonces, se vuelve un objeto de reflexión sobre la intención de la funcionalidad del uso.










Centro de Arte Alcobendas

Fecha de inicio: 15/07/15

        Clausura: 31/10/15






Escrita en 1938 y llevada a la escena por Gérard Philipe en 1945, Caligula es una de las grandes piezas de Albert Camus (1913 - 1960) y una reflexión sobre los problemas y obsesiones que nutrieron su creación literaria y teórica. La obra une a sus valores teatrales intrínsecos el propósito de llevar hasta sus útimas y devastadoras consecuencias las premisas teóricas del nihilismo y prefigura ominosamente el enloquecido desenlace de los regimenes de Hitler y Mussolini.
 Los temas recurrentes del absurdo existencial, la enajenación metafísica, el sufrimiento humano y la lógica del poder reciben, de esta forma, un despliege dramático que discurre en paralelo a las novelas y ensayos del Premio Nobel de 1957, cuyo talento literario y sensibilidad ética se centraron siempre en una indagación sobre la complejidad, la ambigüedad y la riqueza de la condición humana.



No hay comentarios:

Publicar un comentario