lunes, 6 de julio de 2015

Museo de la Fundación Lázaro Galdiano


Armería del Museo Lázaro Galdiano





Sala 20

Armería

Se exhibe en esta sala gran parte de la colección de arma blanca y de fuego que poseyó Lázaro. Las piezas se han clasificado por tipologías de uso, destacando la riqueza extraordinaria de las armas de caza, sin olvidar ballestas y polvoreras.


 
De excelente calidad son así mismo algunas armas de fuego españolas y extranjeras, a veces timbradas con escudos nobiliarios y realzadas con suntuosos materiales por armeros como Esquivel, Zuloaga, Usatorre o Zelaya.




La inauguración del Museo Lázaro Galdiano, el 27 de enero de 1951, supuso para el público y los profesionales relacionados con el arte y los museos una grata sorpresa por la valiosa y variada colección expuesta.

Medio siglo después de su apertura, se llevó a cabo un plan de renovación de sus instalaciones y un profundo cambio en cuanto a contenidos y distribución de los mismos, así como la incorporación de información sobre el coleccionista y su colección, referencias ausentes en la anterior instalación, que culminó con la inauguración del mismo el 13 de febrero de 2004.


El museo cuenta con una magnífica colección de piezas en marfil











El recorrido comienza por la planta inferior, con acceso por la calle Serrano, permite visitar la totalidad del edificio, con contenidos y ambientes bien diferenciados:

La planta baja, antigua zona de servicio de la casa, presenta al visitante la figura de Lázaro Galdiano en sus diversas facetas. Se completa con la deslumbrante Cámara del Tesoro, una de las mejores colecciones europeas de joyas con piezas que abarcan desde el siglo III a.C. hasta comienzos del XX.







La planta primera, zona noble del palacio, conserva íntegra la decoración y distribución original con los techos pintados por Eugenio Lucas Villamil, zócalos de mármol, madera o estuco y magníficos suelos de marquetería. Sus ocho salas muestran una nutrida representación del arte español desde el siglo XV al XIX -pintura, escultura,mobiliario y artes decorativas- en la que destacan la colección de pinturas de El greco, Ribera, Murillo, Zurbarán, Carreño, Bayeu, Vicente López, Madrazo, así como una magnífica colección de lienzos de Francisco de Goya con obras clave como El Aquelarre, Las brujas, La Era o El Descendimiento.


Francisco de Goya. El Aquelarre, 1797-98.


F. de Goya. Magdalena penitente


Luis Paret. La tienda del anticuario Geniani, 1772.







La segunda planta, antigua zona privada de la casa muy transformada en la reforma de mediados del siglo XX, ofrece una selección de piezas artísticas de las más importantes escuelas europeas. Pese al predominio de la pintura sobre otras expresiones artísticas (con obras de Boltraffio, El Bosco, Teniers, Cranach o Constable) como sucede en el resto de las plantas, cabe destacar el interés y el valor de otras materias como los esmaltes, los relojes, mobiliario, cerámica o platería civil.







La tercera planta denominada "Gabinete del coleccionista", exhibe colecciones no representadas en el resto del museo como la de armas, textiles, numismática, hierros, medallas o jaeces y complementa otras como la de marfiles, cerámica, platería, esmaltes, vidrio, escultura, bronces y silogarfía.








Azulejos. Sevilla. Siglo XVI





Cuando decidí tener un bloc me guió la idea de compartir con otras personas las cosas que me gustan y poder ofrecer la posibilidad de dar conocer un poco más mi ciudad. Museos como este de Lázaro Galdiano, poco conocido en comparación con los grandes museos Madrid, merecen  formar parte de las rutas turísticas oficiales como visita ineludible.

El entorno de estos museos es una maravilla, magníficos edificios y palacetes señoriales en zonas llenas de encanto. Se pueden visitar en un ambiente muy relajado, son muy pocos los visitantes con los que nos encontramos, las colecciones son impresionantes, continente y contenido maravillan a cada paso. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario