miércoles, 1 de julio de 2015

Museo Lázaro Galdiano


Museo Lázaro Galdiano

 Maestro de Perea
San Lázaro con sus hermanas Marta y María
Escuela valenciana, principios del siglo XVI
Óleo sobre tabla


Durante siglos los principales encargos artístico procedieron, casi en exclusiva, de la iglesia, la nobleza, y la realeza.


Maestro de Manzanillo
Los Reyes Católicos con Santa Ana y Santa Bárbara
Escuela castellana h. 1500


Anton Raphael Mengs
Carlos III, h. 1760
y
Sebastián Herrera Barnuevo
Carlos II niño y sus antepasados, h.1667 


La colección formada por José Lázaro Galdiano, bibliófilo y coleccionista de arte que cedió la totalidad de su patrimonio al estado español a su muerte, en 1947. Con este patrimonio se constituyó la Fundación que lleva su nombre.

En la colección de objetos artísticos, un conjunto de más de trece mil piezas de excepcional calidad.

Palabras clave: Coleccionismo, educación, protección del patrimonio, bibliofilia, regeneracionismo, gusto.



Sala 3 (Planta 1ª)

La Belleza como pretexto

La belleza intrínseca del objeto, capaz de satisfacer el gusto propio, es una de las razones más frecuentes para su adquisición. De esta forma, la decisión es algo personal e íntimo, subjetivo, que puede no coincidir con los criterios objetivos y didácticos empleados en la formación de las grandes colecciones públicas.
En el caso de Lázaro, su ideario personal confirma que la belleza formal fue uno de los principales argumentos.




Vista del salón de baile

El esplendido legado de Lázaro Galdiano constituía un rico patrimonio formado por una colección de cerca de 13.000 obras de arte, 20.000 libros y los inmuebles de Parque Florido, un hermoso jardín del ensanche madrileño, donde Lázaro mandó construir el palacete neorrenacentista que fue residencia familiar y el edificio de la España Moderna, su editorial. A todo esto debemos añadir una importante dotación económica que ha permitido a la Institución, creada bajo su nombre, mantenerse hasta la actualidad.







El documento de cesión de sus bienes no puede ser más breve, ni más generoso: Cedo la totalidad de mi patrimonio al estado español. Lázaro dona al Estado español sin condición alguna la totalidad de su imagen, de su memoria y de su obra, haciendo gala de una generosidad y confianza en el poder regenerador de la cultura verdaderamente encomiables.


 Blasco de Grañén
Virgen de Mosén Esperandeu de Santa Fe
Escuela aragonesa, 1438-39


Salón de baile





Luis de Madrazo y Kuntz
La marquesita de Roncali


Federico de Madrazo y Kuntz
Gertrudis Gómez de Avellaneda



José Lázaro Galdiano fue un personaje peculiar en su época: hombre de innegable valía intelectual, fuerte carácter, editor y coleccionista de exquisito y controvertido gusto, decía de sí mismo: A mí me ocurre como a Don Quijote, me pisotean los cerdos y me temen los leones, quejándose de la falta de reconocimiento que le otorgaban sus compatriotas.




Homenaje a Francisco de Goya y sus Majas



José Lázaro Galdiano nació en Beire, Navarra, en 1868, donde se conserva aún la casa solariega de la familia. Lázaro no debe sin embargo a su cuna la fortuna que empleó en crear su vasta colección. El editor y financiero presumió siempre de ser hombre hecho así mismo y de que sólo su esfuerzo personal y el de su esposa, Paula Florido consiguieron reunir la importante colección.


Obras de Domenicos Theotokopoulos

El Greco
San Francisco en éxtasis, 1577-80


Detalle del techo de esta sala




Museo Lázaro Galdiano

Calle Serrano, 122. Madrid






No hay comentarios:

Publicar un comentario