martes, 5 de mayo de 2015

Poesía Completa. Anne Sexton (1928 - 1974)


Anne Siems
 

Es el valor de confesarlo todo frente a cada cuestión lo que caracteriza al filósofo. Tiene que ser como el Edipo de Sófocles que buscando aclaración de su terrible destino, continuó su infatigable pesquisa hasta que adivinó ese apabullante horror que le esperaba en la respuesta. pero la mayoría de nosotros lleva en su corazón la Yocasta que suplica por Dios a Edipo que no siga investigando...(Pág.54)
                                                                                                               De una carta de Schopenhauer a 
                                                                                                               Goethe, noviembre de 1815
                                                             
   
                                                                              Anne Siems

                                     
 El musgo de su piel

Con frecuencia las chicas jóvenes de la vieja Arabia eran quemadas vivas junto
a sus padres muertos a modo de sacrificio a los dioses de las tribus... H. Feldman

Lo único importante era 
sonreír y aguantar quieta,
tumbarse junto a él
y descansar un rato,
plegarse juntos,
como si fuéramos seda,
descender de los ojos de madre
y no hablar.
La habitación negra nos tragó
como una cueva o una boca
o una barriga interior.
Sostuve mi aliento
y papá estaba allí,
sus pulgares, su gruesa calvera,
sus dientes, su pelo creciente
como un campo o un chal.
Me tumbé al lado del musgo
de su piel hasta
que se me hizo raro. Mis hermanas
nunca sabrán que rompí
filas de mí y pretendí
que Alá no viera
cómo sostenía a mi papá
como un viejo árbol de piedra.(Pág.92)
                                                                    Al manicomio y casi de vuelta
                                                                             Anne Sexton
 

Anne Siems

Un hombre necesita sólo que le den vuelta una vez
con sus ojos cerrados en este mundo para sentirse perdido...

                                                                                                  Thoreau, Walden

 
   Anne Siems


¿Todos mis seres queridos?
¿Todos, dices?¡Oh, milano del infierno! ¿Todos?
¡Qué! ¿Todos mis lindos pollitos y su gallina
de un golpe feroz?...
No me queda sino recordar lo que
fue más precioso para mí. 
                                            Macbeth


 Anne Siems
(detalle)


Necesitamos, sin embargo, los libros que tienen en nosotros el efecto de una desgracia que nos duele mucho, como la muerte de alguien a quien queríamos más que a nosotros mismos, como si fuéramos expulsados a bosques, lejos de todos los hombres, como un suicidio, un libro tiene que ser el hacha para la mar helada en nosotros.(Pág.124)
                              De una carta de Franz Kafka a Oskar Pollak 


 Anne Siems


La noche estrellada

Esto no impide que yo tenga una terrible necesidad
de -¿debo decir la palabra?- religión. Pues salgo
fuera de noche y pinto las estrellas.
                                                                    Vincent van Gogh en una carta a su hermano Theo


La ciudad existe sólo
allí donde un árbol de hojas negras crece
como una mujer ahogada hacia el cielo ardiente.
La ciudad está en silencio. La noche hierve con once estrellas.
¡Oh, noche estrellada, noche estrellada! Así escomo yo quiero morir.

Ella se mueve. Todo está vivo
Incluso la luna se hincha en sus hierros naranja
para pujar niños, como un dios, desde su ojo.
La vieja serpiente oculta se traga las estrellas.
¡Oh noche estrellada, noche estrellada! Así es
como yo quiero morir:

dentro de esa bestia precipitada de la noche,
sorbida por el gran dragón, separarme
de mi vida sin bendera,
sin vientre,
sin grito.(Pág.132)
                                                    Todos mis seres queridos
                                                                          Anne Sexton 
 

Anne Siems
     (detalle)  


No quiero un humanitarismo pálido. Si Cristo no es Dios,
no quiero nada de él; quiero hacer mi camino por la existencia solo...
                                                                                                  Guardini


Del Jardín

Ven querido mio,
mira estos lirios.
Somos de fe pequeña.
Hablamos demasiado.
Deja aparte tu boca llena de palabras
y ven conmigo a mirar
los lirios abiertos en un campo así,
allí crecen como balandros,
estilando lentamente sus pétalos
sin enfermeras ni relojes.
Contemplemos la vista:
una casa donde blancas nubes
decoran las sucias salas.
Ah, deja tus buenas palabras,
también tus malas palabras.¡Escupe
tus palabras como piedras!
¡Ven! ¡Ven aquí!
Ven a comer mis agradables frutos.(Pág.174)
                                                     Anne Sexton


Anne Siems


Perder el mundo

Perder el mundo que conoces por un mayor conocimiento;
perder la vida que tienes por una vida superior;
dejar los amigos que amas, por un amor más grande;
encontrar un país más amable que en casa, mayor que el mundo...
                                                                                              Thomas Wolfe 


Carta de despedida de una suicida

Me habláis de narcisismo,
pero yo os replico que se trata de mi vida...
                                                               Artaud


En esta ocasión dejadme de algún modo legar
todos los restos de mis hijas y a sus hijas...
                                                                       Anónimo


 Anne Siems 


Antes de dormir se debe decir. "He vivido varias vidas. He sido príncipe y esclavo. Más de un ser querido se ha sentado en mis rodillas y yo me he sentado en las rodillas de más de un ser querido. Todo lo sucedido vendrá de nuevo."
                                                                                                                          De un ensayo de W. B. Yeats  


Solo una vez

Sólo una vez supe para qué era la vida.
En Boston, de repente, lo entendí;
paseando a lo largo del Charles River,
vi las luces copiándose a sí mismas,
todas de neón y con estroboscópicos corazones,
abriendo sus bocas tanto como cantantes de ópera;
conté las estrellas, mis pequeñas compañeras,
mis margaritas cicatrices, y supe que paseaba a mi amor
en su parte verde de la noche y grité
mi corazón a los coches del lado este y grité
mi corazón a los coches del lado oeste y llevé
mi verdad a través de un estrecho puente corcovado
y apresuré mi verdad, el encanto de ella, hacia casa
y salvé esas constantes en la mañana,
sólo para ver que se habían ido.(Pág.331-32)
                                                                      Anne Sexton
                                                                                                        Poemas de amor                                  


Anne Siems

    
Y yo también.
Muy serena en los cócteles,
mientras que en mi cabeza
estoy experimentando una operación
a corazón abierto.
El corazón, pobre compañero,
golpeando su pequeño tambor de hojalata
con un tenue ritmo de muerte.
El corazón, ese escarabajo sin ojos,
enorme, ese escarabajo de Kafka,
corriendo en pánico por su laberinto,
sin dejar de poner un pie tras otro
una hora tras otra
hasta que se atraganta con una manzana
y todo acaba.
                                                                               "Caperucita Roja", Transformaciones (1971)
                                                                                                                                     Anne Sexton


Anne Siems


Las zapatillas rojas

Estoy en el centro
De una ciudad muerta
Y anudo las zapatillas rojas...

No son mías.
Son de mi madre.
Y de su madre.
Transmitidas como una herencia,
Pero escondidas como cartas vergonzosas.

La casa y la calle que le corresponden
Están escondidas y todas las mujeres también
Están escondidas...
                                                 Anne Sexton  
 


Anne Sexton


Anne Gray Harvey -Anne Sexton-, la menor de las tres hijas de una familia burguesa, nació el 9 de noviembre de 1928 en Newton, Massachusetts, y pasó la mayor parte de su vida en diversos barrios ricos de Boston. Se habla de su poesía como "lírica confesional". El fin de su confesión no es sólo la exposición aclaratoria de sus sentimientos más íntimos, sino también el deseo de hacer patente su subjetividad, sobre todo los dolorosos temas tabú de la experiencia femenina de la vida en toda su cruel intensidad.



Autora: Anne Sexton
Títulooriginal: The Complete Poems

Mariner Books / Houghton Mifflin Company, 1999
Ediciones Lineo S.L., 2013

Traducción, introducción y notas: José Luis Reina Palazón
Prólogo: Maxine Kumin

Colección dirigida por Antonio Colinas
Lineo Poesía
Nº de Páginas: 939
 




Anne Siems
 

    
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario