domingo, 10 de mayo de 2015

Escultura como lugar, Carl Andre.


 

Jardines del Buen Retiro
 


Escultura como lugar, 1958-2010
Carl Andre
 

Carl Andre (Quinncy, Massachusetts, 1935), escultor y poeta, es una de las figuras más destacadas y complejas del arte Minimal, movimiento artístico surgido a comienzo de los años sesenta en Estados Unidos que, mediante una actitud reduccionista, trataba de explorar la esencia del objeto. Para ello recurrieron a materiales y procesos industriales que permitían realizar una reproducción seriada y eliminar la huella subjetiva de manera tal que la obra de arte remitiese exclusivamente a sí misma.
 

   Sculpture as Place



  
La amistad con el cineasta Hollis Frampton y el pintor Frank Stella, así como el temprano descubrimiento de la escultura de Constantin Brancusi y la poética de Ezra Pound marcan los comienzos de este artista que redefinió de manera radical el terreno de la escultura. Con materiales industriales inalterados y un enfoque irreverente del lenguaje propuso un revolucionario concepto de composición mediante la utilización de unidades mínimas y una particular exploración del espacio. A través de su trayectoria se pueden rastrear algunas de las corrientes más influyentes que siguieron la senda del minimalismo, de la poesía virtual al Land Art, o del arte conceptual.
 

  25 Cedar Scatter / Düsseldorf, 1992.
Madera de cedro canadiense, 50 piezas.


 





Tin Ribbon
 



La llegada de Carl Andre a Nueva York en 1957, tras varios años de errática educación artística, permitió al artista desarrollar su creatividad en los ámbitos de la escultura, el dibujo y la escultura experimental. En las pequeñas construcciones geométricas que abundan en su primer período, utilizó sobre todo la madera. Enseguida descubrió las limitaciones de esta manera de trabajar y se dejó cautivar por las propiedades inherentes a los materiales industriales: la forma, el peso y la superficie.





Base 7 Aluminum Stack
Nueva York, 2008




En tan solo seis años, desde 1958 a 1964, después de realizar una serie de piezas escultóricas talladas con herramientas eléctricas -esbeltos pilares realizados a partir de una sola pieza de madera o elementos apilados que se elevan hasta alcanzar la altura de una persona-, Andre consiguió eliminar de sus esculturas cualquier vestigio de la mano del artista. Incluso, radicalizó su gesto de horizontalizar la escultura hasta tumbarla en el suelo.






Al mismo tiempo, movido por su avidez intelectual, su pasión por la poesía y su compromiso con la política de izquierdas, afinó sus inquietudes y su visión de la escultura, convirtiendo la máquina de escribir  en su estudio. A lo largo de los años sesenta, alumbraría más de mil trescientas páginas de poemas, en una reflexión monumental centrada en la sutil interrelación de los materiales y la lengua inglesa. En sus propias palabras "el arte no se reduce a la inversión de energía creativa: define, además, ciertas facultades críticas. (...) Creo que el arte es en realidad un espacio abierto. No hay que perseguir formas ideales ni establecer jerarquías. Las cosas tienen propiedades. Percibe esas propiedades".









En sus primeros trabajos literarios y escultóricos lo importante no era la originalidad del acto de recoger y aprovechar los materiales que encontraba en la calle o de las palabras que tomaba de los libros de otros autores; tampoco era relevante que la naturaleza impersonal de los elementos de fabricación industrial o de los textos mecanografiados representara la unión del instrumento y el instinto, sino mostrar que al reflexionar sobre la materialidad de la escultura y la escritura, sobre la forma del lenguaje y de la materia, el artista ensaya un devenir de la historia, descodificado y proponiendo otra lectura del presente; en última instancia, traslada el arte al ámbito de la experiencia.






Carl Andre. Escultura como lugar, 1958-2010 es la primera retrospectiva del artista en España que revisa los cincuenta años de su producción artística.















Palacio de Velázquez
 Parque del Retiro


Rotor Reflector Revisión , 1967
Dibujo sobre papel
Nueva York y DACS, Londres 2002
 








  



No hay comentarios:

Publicar un comentario