jueves, 9 de abril de 2015

Ruth Morán.



Ruth Morán
Negro espacio de luz

Hace mucho tiempo que el arte abstracto dejó de ser una revolución moderna pero lo que parece claro es que el arte abstracto llegó para quedarse. La abstracción que hasta hace poco venía practicando Ruth Morán conjugaba con gran rendimiento una doble naturaleza gestual y geométrica -muy evidente, por lo demás, en los trabajos que cuajaron en aquella formidable serie que mostró bajo el titulo de "Del viento y la trama" (2009)- que encontraba su punto de equilibrio a través de una elaborada articulación de tupidos enjambres de líneas cruzadas sobre una superficie.
 




Perforaciones, 2014


Las actuales perforaciones de la artista van un paso más allá y se podría decir que representan el lógico desenlace de aquel anhelo que habitaba en sus trabajos anteriores que de alguna manera vaticinaban lo que ahora ha llegado.. Se veían venir.
Y, en este sentido, son el lógico resultado de un combate hasta ahora sofocado por la tercera doble dimensión del papel. Así Ruth Morán ha resuelto dibujar con y desde el espacio y la luz.

Partiendo, probablemente, de los seminales experimentos que del "concetto spaziale" hizo Lucio Fontana a finales de los años 40 del pasado siglo, Ruth Morán tantea y encuentra en sus actuales papeles perforados una solución visualmente una sugestiva y artísticamente inteligente a la condicionada limitación de la bimensionalidad del plano. Son obras que necesitan, para su integro desenvolvimiento, un espacio y una luz, preciosos y conformes.



Son dibujos cuya materia es la luz, signos que no solo pueden leerse en el espacio. De ahí que el espacio y la iluminación donde se cuelguen sean tan determinantes para su adecuada percepción. Un espacio que se nos antoja cerrado y desnudo, sin interferencias, y una luz que la vemos filtrada y diagonal, lo más transparente posible. Estamos, entonces, hablando ya de otra cosa distinta al dibujo, mucho más cercana al concepto de "bulto redondo" que a la idea de "cuadro". Y es precisamente esta condición de "hibrido" lo que las hace tan sugestivas y a la vez tan vacilantes.



Lo que para Fontana eran todavía perforaciones e incisiones sobre un lienzo monocromo y tensado cuyos cortes dejaban entrever un fondo de oscuridad al estar colgado como cuadro, es en RM algo más complejo y más interpolado. Tomando como base precisamente la negritud que entraba por detrás de la superficie en los cuadros de Fontana, Ruth Morán parte del negro del papel para ir a buscar la luz a través del espacio. Y lo hace, como es habitual en ella, desplegando una exuberante serie de líneas curvas en expansión que de pronto parecen disiparse en el vacío. Como huellas digitales de criaturas imposibles o esmeradas estratigrafías que colonizan y trascienden el papel. F.L. González-Camaño


  

 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario