lunes, 20 de abril de 2015

La Diversidad Amenazada.



La diversidad amenazada
Naturaleza-Hombre-Cultura
  

 La diversidad amenazada. Naturaleza-Hombre-Cultura forma parte del Proyecto Vanishing World Diversity, de Eduardo Aznar (Okaimal) que invita a la reflexión sobre las amenazas que sufren actualmente la diversidad natural y cultural.

Espacio Fundación Telefónica C/ Fuencarral 3, Madrid
De martes a domingo de 10:00 a 20:00h. Entrada libre

Del 13 de marzo al 7 de junio de 2015

Comisario Esteban Manrique

Proyecto realizado en colaboración con Project in Collaboration with Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)


"La Tierra no pertenece al hombre, es el hombre el que pertenece a la Tierra. Todas las cosas están ligadas como la sangre que une a una familia (...)

El hombre no ha tejido la rede que es la vida, sólo es un hilo más de la trama. Lo que hace con la trama se lo está haciendo así mismo (...)"

1854, Carta del Gran Jefe Seattle al presidente de los Estados Unidos de América               


"El mundo es un solo tejido sin costuras" Buda 
 


La especie humana, movida por la necesidad y la curiosidad, ha terminado por poblar los más remotos rincones del planeta. Desde su relativamente reciente aparición en África, su ingenio e inventiva le han permitido adaptarse a los más variados ambientes y ecosistemas, transformando su entorno a la medida de sus requerimientos y generando una ingente diversidad de costumbres y culturas, determinadas en buena parte por la geografía y las condiciones de cada territorio.
Sus logros son incuestionables. Sin embargo, en los últimos dos siglos, el crecimiento demográfico, la explotación de los recursos naturales y la contaminación del suelo, aire y aguas, han alcanzado proporciones gravísimas. Cada vez es más evidente que estos cambios también afectan al clima y suponen una gran amenaza para la rica diversidad biológica que la Tierra alberga y a la que pertenecemos, provocando extinciones de numerosas especies a una velocidad alarmante, nunca antes conocida.


  
Además otra consecuencia negativa en estos cambios es el efecto sobre la diversidad de los pueblos, sus lenguas y sus culturas, condenados a desaparecer por el proceso de la globalización que homogeneiza los modos de vida independientemente de las características geográficas locales.
  

 
La diversidad que observamos en nuestro planeta Tierra es el resultado de continuos cambios geofísicos y de la evolución biológica durante millones de años.

La Tierra es una bola incandescente en el espacio que comenzó a enfriarse hace 4.500 millones de años , y desde entonces el planeta y sus componentes, vivos o inertes, no han parado de cambiar y transformarse. La acción física del aire y del agua, además de otras fuerzas internas (volcanes, terremotos, movimientos de la corteza terrestre, etc.) han ido conformando toda una diversidad de paisajes.

Los ríos, la lluvia el viento y el mar han ido modelando la superficie de la Tierra, creando nichos ecológicos de insuperable belleza a los que ha de adaptarse la vida. A menudo la vida elige los lugares más sorprendentes para establecerse. Muchos paisajes, a pesar de la apariencia inerte, guardan en su interior formas de vida rica y especializada, lo que ha exigido una gran capacidad de adaptación al medio.
Los cambios en el ambiente han ocurrido de forma continua a lo largo de la historia de la Tierra y seguirán sucediendo. Pero siempre fueron procesos paulatinos que proporcionaron extinciones hoy percibidas como repentinas pero que en realidad se verificaron a lo largo de cientos de miles, incluso millones, de años.


Salar de Atacama - Chile


Moorea - Polinesia Francesa

La diversidad biológica tal y como la conocemos hoy día es el resultado de la acción modeladora de los cambios ambientales en la Tierra que ejercen una presión selectiva sobre los organismos vivos y su descendencia, permaneciendo solo los mejor adaptados.


 India
 

Perú
 


 Los elefantes y los rinocerontes  son especies emblemáticas en lo relativo al efecto de la pérdida de habitat para su supervivencia, a lo que se añade la caza furtiva para la obtención del marfil de los colmillos de los elefantes y de la queratina de las defensas de los rinocerontes.
Ambas especies están clasificadas con diferentes grados de amenaza por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).
Las defensas de los rinocerontes, cazados de manera furtiva para atender el mercado negro, han sido utilizadas en la medicina tradicional china (costumbre muy difícil de erradicar). Es curioso conocer que estas defensas no son óseas como los cuernos de otros animales, sino formadas por queratina, la misma sustancia que forma nuestro pelo y uñas, por lo que podríamos decir que morderse las uñas tiene el mismo efecto afrodisíaco y curativo que el cuerno de rinoceronte, esto es, no sirve para nada.


Macizo de Atakor - Argelia
 

Wai-O-Tapu. Nueva Zelanda 2007
 

Este diseño recupera la belleza de la arquitectura industrial del inmueble, al tiempo que aporta la actualización necesaria para un uso polivalente y contemporáneo de sus espacios.


Arco de Tasman - Tasmania
 

India 



La agricultura, la ganadería y la pesca son los mejores aliados para alimentar a una población cada vez más numerosa, pero son también las actividades que han modificado el entorno.


La población humana en la Tierra ha experimentado un crecimiento extraordinario. En tan sólo medio siglo, del año 1950 al 2000, hemos pasado de 2.500 a 6.000 millones de habitantes. De hecho, ahora mismo se calcula que somos unos 7.400 millones de habitantes en el planeta. De éstos, 4.500 millones, más de la mitad, están en Asia y 1.100 millones en África. Para el año 2050, con la tasa de crecimiento actual, se prevén 9.000 millones de habitantes.
 
India

El ser humano es, como el resto de las especies, fruto de la selección evolutiva y la adaptación a los cambios.
 
En la larga historia de la vida sobre el planeta Tierra, el ser humano es un recién llegado. Los datos más antiguos de la existencia de los primeros representantes del género Homo nos remontan a ten sólo unos 2,8 millones de años, pero los fósiles más antiguos de los humanos modernos (Homo sapiens), la única especie superviviente del género Homo, datan de tan sólo de unos 200.000 años. A pesar de ello, en tan corto período de tiempo, esta especie es la única que ha logrado habitar y explorar gran parte de la superficie emergida de la Tierra.


Los ecosistemas ofrecen al ser humano bienes y servicios que le son imprescindibles para su supervivencia (alimentos, agua potable, medicinas, fibras para vestirse, leña, materiales de construcción, etc.), pero en situaciones de escasez el ser humano se ve obligado a buscar nuevos recursos y a menudo a emigrar.

Vendedor de plátanos - Madagascar
 

Caballito de Totora - Bolivia


Tintoreros - Marruecos






Río Ganges - India



El agua un recurso vital. La vida sobre la Tierra depende del agua y, por ello, el ser humano siempre ha realizado sus asentamientos en lugares próximos a las fuentes de agua. Además de fuente de vida, es también elemento de higiene y saneamiento.
 
La disponibilidad de agua limpia y potable es un derecho fundamental de las poblaciones humanas que nada ni nadie debería poner en peligro.




Hemos de ser conscientes de que el ser humano, en su afán de dominar la Tierra está provocando cambios más allá de lo que el planeta puede resistir. Debemos ser nosotros mismos quienes tendamos una mano para evitar el desastre ahora que aún estamos a tiempo.

Los bosques y las selvas constituyen un refugio para la biodiversidad, y actúan regulando el ciclo del agua y como reservas de carbono. Las talas masivas y los incendios descontrolados están acabando con este recurso, eliminando habitats y facilitando la erosión y la desertificación, y liberando a la atmósfera el carbono atrapado donde actúa como gas de efecto invernadero (GEI).

Según el informe de la FAO "Situación de los bosques del mundo 2011" los bosques en 2010 ocupaban 4.033 millones de hectáreas (31% de la superficie terrestre), habiéndose detectado una disminución de 13,5 millones de hectáreas de bosque entre 1990 y 2010.

La superficie forestal mundial permite calcular que en 1990 había almacenadas en los bosques 218,7 millones de toneladas de CO2 y que en 2010 éste se ha reducido a 215,2 millones de toneladas. El mismo informe de la FAO para 2014 vincula la supervivencia de casi 1.250 millones de personas a la existencia del bosque.


Tráfico en Hanoi - Vietnam


Vanua Levu - Fiyi

Los manglares y los arrecifes de coral son sistemas fundamentales para la preservación de la integridad de las costas, de la biodiversidad y de las poblaciones costeras.



Glaciar Tasman - Nueva Zelanda


El cambio climático 
 
El aumento de la temperatura de la atmósfera conlleva consecuencias como el deshielo de los glaciares y de las nieves permanentes, la reducción en la disponibilidad de agua para consumo humano o el regadío y el incremento del nivel medio de los mares y océanos. 

Las poblaciones en las riberas de los ríos y las costas son las más vulnerables.

Hay una alta probabilidad de que el número de eventos extremos, tales como huracanes y tormentas tropicales se intensifiquen, incrementando su frecuencia.

La recurrencía de sequías e inundaciones pone en grave riesgo a las economías más pobres, muy dependientes de sus recursos naturales que a su vez dependen fuertemente del clima (agricultura, turismo, etc.). 



 
 Auditorio en la planta segunda
 


 


 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario