miércoles, 4 de marzo de 2015

Viejo Siglo XX. Joe Haldeman


Yung-Yeon Min una artista coreana excepcioanl.


...Parecerá que me he muerto y no será verdad...
Yo callaba.                                                               
-Comprendes. Es demasiado lejos. No puedo llevar mi cuerpo allí. Es demasiado pesado.
Yo callaba.
-Pero será como una vieja corteza abandonada. No son tristes las viejas cortezas.
                                                                                                                Antoine de Saint-Exupéry
                                                                                                                        "El príncipito"     


                                                                                                  Jung-Yeon Min   

                                                                                                              
El viejo siglo XX yace en el pasado de la Humanidad, pero los casi-inmortales ciudadanos del futuro sienten nostalgia de los viejos tiempos, esos en los que los cuerpos podían morir por efecto de la enfermedad o la vejez. Ahora sueñan en sumergirse en la realidad virtual que proporcionan las nuevas "maquinas del tiempo" y les permiten explorar, como si estuvieran en el mitificado siglo XX, la vida caduca y perecedera de antaño.


Jung-Yeon Min


 Jacob Brewer es un ingeniero de realidad virtual y supervisa la "máquina del tiempo" que está en operación en la nave estelar Aspera en su largo camino de miles de años hasta la nueva colonia a instalar en Beta Hydri.
Pero ocurre algo inesperado, una verdadera sorpresa a los ojos de los casi-inmortales humanos del futuro: algunos de los ochocientos tripulantes mueren.
Y Jacob Brewer acabará debatiendo, incluso con una máquina, la fragilidad intrínseca de eso que llamamos vida...


 Jung-Yeon Min


Prólogo

1915

El olor de la muerte siempre va contigo, como el de una mancha aceitosa y podrida en el fondo de la boca. El ron no lo lava y los cigarrillos baratos no lo ocultan. Ese olor es un condimento nada apreciado con cada bocado de raciones.
Nunca ha sido peor que hoy. Miles de muertos cociéndose y pudriéndose bajo el sol de Gallípolli, y yo en el destacamento de enterramiento.
Tres días antes, los turcos habían amasado lo que consideraban una fuerza insuperable y nos habían atacado como a las tres de la mañana, en silencio, lo que no dejaba de ser raro; normalmente gritaban Alá esto o Alá aquello, haciendo atronar las cornetas...(Pág15)
 


Jung-Yeon Min

 
 

 Autor: Joe Halman
Título original: Old Twentieth
Traducción: Pedro Jorge Romero

 
  
Editorial: Libros del Atril S.L.
Edición 2008
Nº Páginas: 265







No hay comentarios:

Publicar un comentario