lunes, 30 de marzo de 2015

Topamos con los británicos. Paul Muldoon


Agnes Boulloche


 Con una obra tan prolífica como transgresora, Paul Muldoon (Portadown, Irlanda del Norte, 1951) contó ya desde sus inicios con el apoyo entusiasta de los poetas mayores en lengua inglesa, y ha sido confirmado como uno de ellos con premios como el Faber Award, el T.S. Eliot Award o el Irish Times  Literature Prize.
 
 El estilo ecléctico he ingenioso que siempre lo ha caracterizado alcanza la plenitud en Topamos con los británicos, que reconoce la cualidad onírica de sus imágenes, pero tiene también mucho de autobiográfico. En este libro se desdibuja la línea que separa la política de la vida, y se conjugan las relaciones de pareja con los acontecimientos históricos, o incluso se mezclan dentro de un mismo poema. En apenas unas páginas, el autor es capaz de viajar desde los lagos de Canadá hasta la castigada Irlanda rural de su infancia, pasando por la España de la Guerra Civil, donde recala para homenajear a Dalí y a Lorca.
Fiel a la mística de las palabras a la hora de la composición, Muldoon sabe enlazar por medio de saltos mortales las nociones más alejadas y en apariencia contradictorias, atreviéndose a conjugar disciplinas como la horticultura y la filosofía o la lingüística.
 
 Al igual que en una buena parte de su producción, la fuerza de este volumen reside en la facilidad del autor para ponerse en la piel de otros personajes y adoptar tanto su punto de vista como sus peculiaridades narrativas.
Así a lo largo de Topamos con los británicos, se oyen acentos tan diversos como el de un indio norteamericano, una bailarina de cabaret, o el de los escritores Carson McCullers, W.H.Auden y Louis MacNeice: un mosaico de voces en el que prima la del propio poeta, tan fértil como, a veces, perturbadora.



Agnes Boulloche
 

 Topamos con los británicos


 La zagala de Aughrim

En un afluente del Amazonas
un niño indio
sale del bosque
y comienza a tocar la flauta.

Imagina cómo me maravillé
cuando apagamos el motor fuera borda
y reconocí los compases
de La zagala de Aughrim.

-Lo que intenta -me explica Jesús-,
es hechizar a los peces
para que salgan del agua

con lo que fue la tibia
de un sacerdote
de una misión abandonada mucho tiempo atrás.

                                            P.M.


Agnes Boulloche


Topamos con los británicos

Nos topamos con los británicos en pleno invierno.
El cielo era lavanda

y la nieve azul lavanda.
Oía, mucho más abajo,

el borboteo de dos arroyos al confluir
(ambos estaban helados)

y -lo que es igual de extraño-, me oía
a mí mismo dando voces en francés

a través del claro
del bosque. Ni el general Jeffrey Amherst

ni el coronel Henry Bouquet
tuvieron estómago para nuestro tabaco de adelfa.

En cuanto al inusitado
aroma cuando el coronel sacudió su

pañuelo: C'est la lavande
une fleur mauve comme le ciel.

Nos dieron seis anzuelos
y dos mantas recamadas con viruela.

                                                        P.M.

 
Agnes Boulloche 



El zorro

Vaya revuelo
montaron anoche
los gansos
en la granja de John Mackle.

Me levanté y abrí
la persiana.
Tú yacías
tres campos más allá

en el cementerio
de Collegelands, en tierra
tan húmeda que, más que enterrado
estabas sumergido.

Eso fue hace un mes.
Veo tu rostro
abotargado de formol
por encima del barbero.

Pareces absorto,
como si te hubiera sorprendido
escribiendo dolorosamente tu nombre
con un lápiz de carpintero

en la tapa
de una caja de setas.
Dices: -Vuelve a la cama.
No es más que el zorro ese.

                                                   P. Muldoon


Agnes Boulloche 


                                              

Autor: Paul Muldoon
Título original: Meeting the British
 
Tradución y notas: Eduardo Iriarte Goñi, 2003
Ilustración cubierta: Tottenham St. Londres (detalle)
 
Diseño: Pepe Far
editorial: La Poesía, señor hidalgo
Nº de páginas: 131
 




Paul Muldoon


Agnes Boulloche


Y algo divertido para los amantes de los gatos.
 


Si tu gato  te masajea con sus patas, no es una muestra de afecto. Está comprobando posibles debilidades de tus órganos internos. Si tu gato te trae un animal muerto no es un regalo. Es una advertencia. Cómo saber si tu gato planea matarte es un hilarante compendio de chistes, historias, anécdotas e instructivas guías sobre mininos, salidos del mundo creativo de The Oatmeal.


Autor: Matthew Inman
Título original: How to Tell If Your Cat Is Plotting to Kill You

Colección Kili Kili
Astiberri Ediciones, 2014

Traducción: Óscar Palmer
Maquetación: Manuel Bartual

Nº de páginas: 132
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario