martes, 24 de marzo de 2015

Martín Chambi y Castro Pietro.


Con el título de "Fiesta de las culturas andinas" la muestra pone en contacto dos universos fotográficos que tienen en común su pasión por Perú y su capacidad para captar todos los matices de su riqueza cultural en dos épocas distantes entre sí más de medio siglo.



Martín Chambi Jiménez

 



Fotografía: Marín Chambi


La selección de obras de martín Chambi (Coaza, 1891 - Cuzco, 1973) combina algunos de los retratos y paisajes que le han dado fama mundial con fotografías nunca antes exhibidas, un fresco de la sociedad peruana de principios del siglo XX que mezcla el trasfondo sociológico con una poderosa carga poética que emana del exquisito respeto con el que el fotógrafo quechua retrata a las comunidades indígenas.


Juicio oral en la Corte Superior, Cuzco, 1929.
Martín Chambi
 


Juan de la Cruz, gigante de Paruro, Sihuana, Cuzco, 1929.
Martín Chambi


Joven mendigo, Cuzco, 1934
Martín Chambi 


Campesina de Q'eromarca con niño, Cuzco, 1926.
Martín Chambi
 

Indumentaria tradicional

En los Andes, muchas comunidades indígenas siguen utilizando de manera cotidiana la indumentaria tradicional, especialmente las mujeres. Hay una gran variedad regional.
El traje femenino tradicional de la región de Cuzco está compuesto por falda (pollera), faja para la cintura (chumpi), chaqueta, manto (lliklla o llijlla) y sombrero (montera). Es de origen español. El borde inferior de la falda suele estar decorado con vistosos colores, en una cenefa llamada buyto o puyto. Normalmente se llevan varias superpuestas, mostrándose el borde inferior de cada una de ellas. La llijlla es una prenda rectangular de origen prehispánico que se lleva sobre los hombros y se cierra con un alfiler llamado tupu. la montera es de origen colonial y supone uno de los mejores indicadores para identificar la localidad de la que procede su portadora. 

La manufactura textil es una de las artes más desarrolladas en el mundo andino desde época prehispánica. Entonces tenía un gran valor económico, simbólico y religioso; los tejidos eran utilizados como tributos, identificadores étnicos y ofrendas y eran una parte fundamental de los ajuares funerarios. Muchos de estos valores se mantienen en la actualidad, aunque también se han producido muchas transformaciones, tanto en la fabricación, con introducción de tejidos comerciales, tintes sintéticos y equipos mecanizados, como en la propia indumentaria, con una presencia cada vez más masiva de ropa comercial. 


 Señorita torera, Cuzco, 1932
Matín Chambi

 
Martín Chambi



Fiesta de la Cruz, Cuzco, 1934
Martín Chambi
 
 
  Hombre de Callacancha, 2000
Juan Manuel Castro Prieto
  

Juan Manuel Castro Prieto
 
 
Las fotografías de Juan Manuel Castro Pietro (Madrid, 1958) son el fruto de una fascinación: desde 1990 ha seguido los pasos del maestro por la geografía andina y los paisajes urbanos de Cuzco para aproximarse a su universo fotográfico desde una óptica contemporánea, permitiéndonos así apreciar las enormes transformaciones que el turismo y las migraciones rurales han provocado en esas sociedades durante ese tiempo.


Perú viaje al sol
Juan Manuel Castro Prieto
 

Fotografo: Juan Manuel Castro Prieto
 

Fotografía: Juan Manuel Castro Prieto

 
Balsa de Totora

Los uru o uro son famosos por sus embarcaciones de totora. En época colonial, constituían una cuarta parte de la población indígena del altiplano andino, pero en la actualidad su número se ha reducido considerablemente y viven en diversos puntos aislados de Bolivia, al norte de Chile y la bahía de Puno en la zona peruana del lago Titicaca. Su cultura tiene muchos elementos en común con la aymara; de hecho, el idioma aymara ha sustituido al uru y son habituales los matrimonios mixtos entre ambas comunidades.

La totora (Schoenoplectus californicus) es un recurso básico para ellas. Sus juncos se emplean también para construir viviendas, hacer esteras o cestas y como pasto para el ganado. Incluso sus raíces sirven como alimento. Las islas flotantes de los uru del lago Titicaca están hechas enteramente con esta planta.

Hay dos tipos de embarcaciones: las balsas individuales, y otras más grandes con vela, como la que aparece en la fotografía de Martín Chambi. Las balsas individuales son impulsadas con una pértiga. Son las que se emplean para pescar y cazar aves acuáticas. las embarcaciones a vela se utilizan en aguas abiertas, para transportar personas y bienes. la vela también se hace con juncos de totora. La fabricación de las embarcaciones es una tarea masculina. 

La pesca es la principal actividad económica de estas comunidades. Se emplean diversas técnicas de pesca, la mayoría con redes, antes de lana de llama y ahora de nailon. También las tradicionales balsas de totora van siendo sustituidas por botes de madera con remos.

 
Martín Chambi


Cerveceros alemanes, Cuzco, Perú
Martín Chambi
 

Fotografo: Martín Chambi 
 

Carnaval
Martín Chambi


Carnaval

En la celebración del carnaval en Perú, se mezclan las raíces prehispánicas con las influencias españolas: el carnaval cristiano se reinterpreta he incluye componentes de la cosmovisión andina. En muchas regiones, son habituales en estas fechas las bromas y los juegos de agua, polvos de talco o harina. Las personas retratadas en la fotografía de martín Chambi posan sin duda después de uno de esos juegos.

En Puno, el carnaval es precedido por la fiesta de la Virgen de la Candelaria, que se celebra en la primera quincena del mes de febrero. Tiene muchos elementos en común con el carnaval de Oruro (Bolivia), realizado en honor de la Virgen del Socavón, una advocación de la Virgen de la Candelaria, patrona de los mineros. En la fiesta del Puno tienen lugar varias misas en la parroquia de San Juan Bautista, donde se encuentra el santuario de la Candelaria, y una procesión por las calles de la ciudad. La música, la danza y la vistosa parafernalia son los protagonistas cuando entran en escena las comparsas o grupos de danzantes, que compiten entre sí en concursos. Diablada, Morenada, Sicuris, Caporales y Llamerada son algunas de las danzas representativas.

Las coloridas máscaras del Museo Nacional de Antropología pertenecen a la Diablada, comparsa compuesta por hombres disfrazados de diablos y representación simbólica de la lucha del bien contra el mal y la victoria sobre el pecado. Tienen los ojos saltones, grandes bocas llenas de dientes brillantes, colmillos y cuernos y están coronadas por serpientes de tres cabezas. La contrapartida femenina del diablo es la China Supay o China Diabla, un personaje con el rostro pálido, grandes ojos azules y cuernos, que lleva minifalda y simboliza la lujuria. En la Diablada, también desfilan los osos (ukumari o jukumari), que representan al oso andino o de anteojos, y San Miguel Arcángel, quien lucha contra los diablos, aunque estos le superan en número y vistosidad.

  

 Museo Nacional de Antropología

C/ Alfonso XII, 68

 






No hay comentarios:

Publicar un comentario