miércoles, 21 de enero de 2015

Templarios: La historia oculta. Ricardo de la Cierva


Rennes-le- Château

"En lo esencial, unidad,
 en lo opinable, libertad,
en todo caridad".            
                       San Agustín

Krak de los caballeros

 
 Capítulo I: La conversación de Limasol

Terminaba el mes de junio del año del Señor 1301 cuando una nave rápida de carga, tipo uxer, que arribaba con viento de poniente, en el alba del día 24, a la bocana del puerto de Limasol, abierto en la costa baja que se tiende al sur de Chipre en su parte central, abatía con agilidad su amplia vela cuadrada hasta mantener un impulso decreciente que la condujo al interior de la dársena militar, donde fondeaban las galeras del Temple y el Hospital allí refugiadas desde su huida de San Juan de Acre diez años antes (...) (Pág.13)




Capitulo II: Los Templarios en medio de la lucha medieval por el poder

(...) La lucha por el poder es una constante de la historia humana y por su puesto de la historia de la Iglesia, que pese a su origen divino es también humana. Más aún, la historia de la Iglesia en cualquiera de sus épocas consiste, para quien la observe con tanto respeto como sinceridad, no puede concebirse sin las tensiones, a veces terribles y hasta mortales, entre la fe y el poder....
El contexto histórico de la Orden del Temple coincide con la época de las Cruzadas, que se extiende desde la última década del siglo XI a la última década del siglo XIII. (Pá. 52)


Carcassone, Francia

Jacques de Molay, último gran maestre de los templarios, era el padrino del hijo del rey francés Felipe IV "el Hermoso", un rey que en 1306 se refugió durante tres días en el templo de París para escapar de una revuelta. Tal vez esa visita avivó su codicia por los bienes de las caballeros. En cualquier caso fue la voluntad real la que precipitó los sucesos posteriores, secundado por el Papa.

Carcassone

Clemente V, ex arzobispo de Burdeos, se coronó como Papa en 1305 y trasladó la sede pontificia a Avignon, donde permaneció durante 70 años.

En la noche del 12 de octubre de 1307 tropas del rey Felipe asaltaron el templo parisino y arrestaron a los presentes, incluido el gran Maestre Jacques de Molay.



Tras un larguísimo proceso, lleno de irregularidades, torturas, falsos testimonios y confesiones increíbles, en 1312 la bula papal Vox in excelso declara disuelta la Orden.
El propio Papa reconoció que se carecía de pruebas fehacientes contra los templarios, pero que él mismo estaba convencido de su culpabilidad.





El 14 de marzo de 1314, los cuatro grandes oficiales templarios fueron llevados hasta el patíbulo, para escuchar su sentencia, la cadena perpetua. Entonces Jacques de Molay habló. Adjuró de sus confesiones, obtenidas bajo tortura, proclamó la inocencia de la Orden y condenó la codicia del rey.
El comendador de Normandia, Geoffroy de Charnay, respaldó a su maestre. A la mañana siguiente ambos fueron quemados vivos en una lenta pira mientras proclamaban su inocencia y la de los templarios.
En ese momento Jacques de Molay instó al rey  Felipe y al Papa Clemente a prepararse para el Juicio Final y, a rendir cuentas ante Dios. Pocos días después Clemente murió y el rey lo hizo ese mismo otoño. Además, sus tre hijos y sucesores al trono murieron jóvenes, dando origen a la leyenda de la maldición templaria.

Desde mediados de 1200 habían surgido varias ordenes militares de carácter nacional, fuertemente ligadas a las monarquías. En Portugal, el rey Denís fundó la orden de los Combatientes de Cristo, avalada por el Papa Juan XXII en 1319 y, levantada sobre los restos, materiales y espirituales, del temple en el reino luso. Aunque se estableció su sede en Castro Marim, ya en 1357 se había trasladado a Tomar.





Autor: Ricardo de la Cierva
Título: Templarios: La Historia oculta

Editorial Fénix, S.L.
Serie Máxima

de Páginas: 495










 

1 comentario:

  1. Templarios!!!! Me encantó el libro de Juan Garcia atienza "La Mística Solar de los Templarios".

    ResponderEliminar