miércoles, 28 de enero de 2015

Camilo José Cela (1916 - 2002) La cucaña.




La Cucaña
memorias de 
Camilo José Cela 
 

 Tranco Primero
Infancia Dorada
Pubertad Siniestra
Primera Juventud

                                             Libro Primero

La Rosa
 

 Mi padre se llama como yo, y yo me llamo como mí hijo. Mi abuelo se llamó como se llama mi padre, y mi nieto, cuando lo tenga, se llamará, probablemente, como nos llamamos todos.
Camilo no es un nombre muy bonito, es un nombre extraño, que suena como a francés o a ruso, pero a mí me hubiera parecido una necedad que mis padres, guiados de un criterio de estética o de historia de guardarropía, me hubiera puesto, al bautizarme, Gustavo Adolfo, o Julio César o Victor Manuel, o Marco Antonio; éstos son nombres de negros de las Antillas.
Yo creo que a las tradiciones familiares no debe uno oponerse, entre otras cosas, porque nadie nos puede garantizar que cambiemos a mejor y no a peor.
Camilo José me parece más bonito que Camilo a secas pero de esto -y de éste- ya hablaré cuando llegue el turno (...) (Pág. 25)
 


   Llegada al mundo y primeras singladuras

A las nueve y veinte de la noche del día 11 de mayo de 1916, jueves, vine a este valle de lágrimas en la casa del paso a nivel de Iria-Flavia, ayuntamiento de Padrón, diócesis de Santiago de Compostela, provincia de La Coruña, banda de estribor de la ría de Arosa, allá donde se encuentran los ríos Sar y Ulla; fui el primer hijo de los varios que tuvieron mis padres.
Mi madre fue asistida por don Manuel Carballido, un viejo médico rural que recetaba tisanas para no marrar el tratamiento, jugaba al tresillo, hablaba con el caballo y predicaba conformidad.
Setecientos veintisiete años atrás, el emperador Barbarroja, salió de Ratisbona camino de la Tercer Cruzada.
Yo nací nieto de ferroviarios, como ya dije, y con la cama de mi madre retemblando por el paso del tren.
Torcuato Tasso es trescientos setenta y dos años más viejo que yo.
En mi casa echaron las campanas al vuelo cuando nací; fue muy festejada mi decisión de haber nacido macho y no hembra y, con ella, me apunté el primero y uno de mis escasos éxitos familiares. Cuando se trata del ganado vacuno pasa al revés, es curioso.
Un siglo y un año antes, el mismo día en que el Papa Pío VII fundó sus Guardias Nobles, Barbudo, toro salmantino mató a Pepe Hillo en la plaza de Madrid; Goya lo dibujó (...) (Pág. 63)




Muchos son los títulos que el extraordinario escritor ha ofrecido a los lectores. Como poeta se dio a conocer en Pisando la dudosa luz del día y escribió numerosas narraciones cortas Nuevo retablo de don Cristobita. Viajero singular, como novelista se situó en primera línea de la narrativa con La familia de Pascual Duarte. Otras novelas suyas  son Pabellón de reposo, La colmena, Mrs. Caldwell habla con su hijo, La Catira etc...



 Autor: Camilo José Cela
Título: La cucaña. Memorias de Camilo José Cela

Ediciones Destino
Edición noviembre 1959

Colección Ser o No Ser
Nº de Páginas: 223






Cuando se ha sabido:
echar raíces firmes,
proyectar sombra,
dejar que aniden en tus ramas,
crecer a lo ancho,
contar los años a través de las talas,
aguantar vientos y sequías,
Cobijar en la tormenta,
brotar desde los huecos,
y mantenerse vivo...
solo cabe la admiración
y el respeto de los que a él se acerquen
y el cuidado más esmerado
de los que pretendan llegar "tan lejos".

 
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario