sábado, 6 de diciembre de 2014

Jacinto Benavente (1866 - 1954) Cartas de mujeres.


D. Jacinto Benavente
 

Jacinto Benavente nace en Madrid en 1866 y fallece en la misma ciudad en 1954. Premio Nobel de Literatura en 1922. Entre sus obras principales. "Señora ama", "La malquerida", "Los intereses creados", "El nido ajeno","La noche del sábado", "Cartas de mujeres"..."La gobernadora", "Rosas de otoño", "Pepa Doncel", La ciudad alegre y confiada", "Abdicación" etc...

 
 D. Jacinto Benavente
 

  
Ya sabes que no tengo más voluntad que
la tuya; por eso mismo, la tuya debe ser
no contrariarme nunca.                          


Plaza de España, Madrid.

Tendremos una casita tan pequeña,
que a poquita felicidad que entre en
ella la llene toda.                             

 
 

III

Ocho días sin verte! No sé de ti cómo te habrán parecido; de mi, sé que han sido muy largos y muy tristes. No morirá de empacho nuestro cariño, pero pudiera morir de hambre, y de ningún modo quiero que muera.
Sé muy bien, es desgracia mía saberlo todo, que a pesar de tanta reserva, nuestro cariño no es un secreto para algunos. saben poco, pero murmuran mucho. Tal vez si lo supieran todo se ocuparían menos en atisbarnos. En su afán de seguir una pista cierta, temo que se ayuden en su rastreo, de quien ellos han de juzgar más interesado en seguirle, del único que ha de ignorarlo todo, porque es el único que puede separarnos, según derechos exigibles, intransferibles e imprescriptibles.¡Ya ves si conozco bien los tales derechos! De los demás, nada me importa; ni de él tampoco me importaría, si estuviera más segura de tu cariño. (...) (Pág. 32)
 

Fuente del Nacimiento del Agua o Fuente de las Conchas

Un viajecito corto es lo más chic. Eso de pasear    
la luna de miel por los hoteles y los museos sent   
son bourgeois. Pasaremos ocho días en tu quinta
y volveremos a Madrid para las carreras.       



VII

He pasado toda la noche leyendo la "Imitación de Jesucristo". Sus hojas están empapadas de mis lágrimas. Aunque no le debiera más que haber podido llorar al fin, gran alivio me hubiera dado su lectura. Pero me ha dado más, padre mío, me ha dado calma y consuelo. Todos los desengaños, todas las tristezas del mundo parece que han dejado en el sublime libro un lamento, y unidos exhalan uno tristisimo por lo grande, pero consolador por su misma grandeza... (Pág. 63)



¡Cuatro días sin verte y escribes dos renglones!
No, no hijo mío, cuando se quiere a una persona,
el equivalente menor en papel de su cara es... cuatro caras.



 XII

Qué bien has hecho en acordarte de mí! Sabes que mi amistad no puede faltarte nunca ¿Y pides que te juzgue? Todo el día estuve llorando después de leer tu carta. ¡Pobrecita mía! Y ahora, confidencia por confidencia. También yo sufro; me casé como tú, ya lo sabes, como nos casamos todas las muchachas de nuestra clase. Nos educan, según dicen, para que podamos presentarnos en el mundo. ¡Pero qué mundo tan pequeño! Cabe todo él en un salón de baile. Y así es. Al presentarte en el primer baile oyes...(Pág 99)
 
 
 "Así" Gran Vía, 79, Madrid 


I

Papá y mamá me encargan que te diga que llegó el hermanito. Llegó ayer por la mañana, muy colorado y dormido, y todavía no se ha despertado; pero se conoce que sueña y llora mucho. Dice papá que te diga que yo le quiero mucho, y voy a ser su madrina y a regalarle los juguetes que no me sirvan; y eso que tengo muy pocos y todos me sirven; pero cuando tú me mandes otros nuevos, le daré los que tengo ahora, aunque como es niño no le van a gustar. Ya te mandaré dulces del bautizo. También voy a bautizar a la muñeca que me mandaste. Muchos besos de todos y míos también. Tu nieta, (Pág. 28)
  

"Así", muñecos artesanales y exclusivos con nombre propio y prendas personalizadas.


¡Cerca o lejos! De donde, es lo de
menos. De quién, es lo importante.



V

Madre de mi alma, también yo soy madre! ¡Con cuánto orgullo escribo esta palabra que me iguala a ti, santa y adorada madre mía! Soy muy feliz, solo me apena comunicarte por escrito mi alegría, cuando quisiera, para hacerla mayor, tenerte a mi lado, y confundir tus besos con los del hijo de mi vida. ¡Te debo tantos, madre mía! Por todas las ingratitudes, por todo el despego con que habré pagado tu cariño, por todas las lágrimas que te hice verter, de rodillas te pido perdón, ahora que...(Pág.53)
   

Todo acabó. Sé muy feliz. ¡Que trabajo me cuesta desearte
la felicidad! Si eres feliz, no vas a acordarte nunca de mí.

Plaza de Vázquez de Mella (Barrio de Chueca)

Dicen que la música expresa lo inefable del sentimiento,
pero no podría expresar la palabra.
 Pues el beso es la música del amor.   





XIII

Dichosa tú, que lo pasas tan bien según dices, por no haberte dado la pícara ocurrencia de venir aquí como todos los veranos. No tienes idea de cómo está esto; es una desolación, un desastre. Con el luto de los Vallespino y la ausencia de los Monterosa que viajan este año por Alemania, ha caído esto en manos de cuatro cursis que campan y bullen a su antojo. No sé si te acordarás de las de Regulez; unas pobrecillas que viven aquí todo el año, tres hermanas huérfanas de un brigadier, sin más bienes que la pensión de orfandad. Comunmente las llaman: ¿Por quién suspiras? Porque siempre que mientan a su papá, y no se les cae de la boca, o fantasean de sus grandezas pasadas, de sus recepciones y bailes suntuosos, allá en la Habana y Puerto Rico, exhalan un terceto suspiros tristísimos que parten el alma. (...) (Pág.120)




 Autor: Jacinto Benavente
Título: Cartas de Mujeres

Prologo: Jacinto Benavente
Imprenta de Fortanet

Año de la edición: 1904
Nº de Páginas: 212

 

Se acabó de imprimir esta quinta edición,
en el Establecimiento  tipográfico de Fontanet
el 23 de julio de 1904
  





No hay comentarios:

Publicar un comentario